Noticias de Medioambiente, Legislación Medioambiental y Opinión.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...

 

Las energías renovables son el futuro
Autor: José Santamarta. Director de World Watch

La edad de piedra no acabó por falta de piedras, y la era de los
combustibles fósiles tampoco terminará por el agotamiento del petróleo, el gas natural y el carbón.

Las energías renovables solucionarán muchos de los problemas ambientales, como el cambio climático, los residuos radiactivos, las lluvias ácidas y la contaminación atmosférica. Pero para ello hace falta voluntad política y dinero. En 2003 el consumo mundial de energía superó los 10.500 millones de
toneladas equivalentes de petróleo (Mtep): 2.400 Mtep de carbón, 3.600 Mtep
de petróleo, 2.300 Mtep de gas natural, 610 Mtep de nuclear, 590 Mtep de
hidroeléctrica y cerca de 950 Mtep de biomasa, fundamentalmente leña, y
cantidades aún pequeñas de geotermia, solar y eólica.
La producción, transformación y consumo final de tal cantidad de
energía es la causa principal de la degradación ambiental. El consumo está
muy desigualmente repartido, pues los países de la OCDE, con el 15% de la
población mundial, consumen el 60% de la energía, factor este último a tener
en cuenta a la hora de repartir responsabilidades de la crisis ambiental.


El consumo de energía primaria en España ha pasado de 88 Mtep en 1990
a 132,6 Mtep en el año 2003 (un 50,7% de aumento), año en el que la
dependencia energética alcanzó el 78%, a pesar de que en la producción
nacional se incluye por razones metodológicas muy discutibles la energía
nuclear. Si se cumplen las previsiones del anterior gobierno del PP las
emisiones de dióxido de carbono de origen energético aumentarán un 58% entre
1990 y 2010, en el escenario más favorable, lo que hace matemáticamente
imposible cumplir el Protocolo de Kioto.
La producción, transformación y uso final de tal cantidad de energía
también en España es la causa principal de la degradación ambiental: 9
centrales nucleares en funcionamiento y una cerrada definitivamente, un
grave problema de residuos radiactivos sin resolver, cerca de un millar de
embalses que han anegado de forma irreversible 3.000 kilómetros cuadrados, y
las emisiones de gases de invernadero, que representan el 77,73% del total.
Además se emiten 2,4 millones de toneladas de dióxido de azufre y 1,3
millones de toneladas de óxidos de nitrógeno.
Al ritmo actual de extracción, las reservas estimadas de carbón
durarán 1.500 años, las de gas natural 120 y las de petróleo no menos de 60
años. La mejora de las tecnologías de extracción incrementará la duración de
las reservas, al acceder a las zonas marítimas profundas. No existe un
problema de agotamiento de los combustibles fósiles en un horizonte
inmediato, aunque el consumo actual es 100.000 veces más rápido que su
velocidad de formación; la verdadera cuestión es la de los sumideros, como
la atmósfera, donde se acumula el dióxido de carbono y otros gases de
invernadero, con el subsiguiente calentamiento. Los altos precios del
petróleo agravan la situación, aunque conviene recordar que son muy
inferiores a los de 1980, año en que se llegó a 80 dólares el barril a
precios actuales, pasando el dólar de entonces al de hoy, teniendo en cuenta
la inflación.
La grave crisis ambiental, el agotamiento de los recursos y los
desequilibrios entre el Norte y el Sur, son factores que obligan a acometer
una nueva política energética. A corto plazo la prioridad es incrementar la
eficiencia energética, pero ésta tiene unos límites económicos y
termodinámicos, por lo que a más largo plazo sólo el desarrollo de las
energías renovables permitirá resolver los grandes retos del futuro. Las
energías renovables son la única solución sostenible, y la energía nuclear,
de fisión o fusión, sólo agravaría la situación y conducen a un camino sin
salida, de proliferación nuclear y generación de residuos radiactivos.


¿Qué son las energías renovables?

Bajo la denominación de energías renovables, alternativas o blandas, se
engloban una serie de fuentes energéticas que a veces no son nuevas, como la
leña o las centrales hidroeléctricas, ni renovables en sentido estricto
(geotermia), y que no siempre se utilizan de forma blanda o descentralizada,
y su impacto ambiental puede llegar a ser importante, como los embalses para
usos hidroeléctricos o los monocultivos de biocombustibles. Actualmente
suministran un 20% del consumo mundial (las estadísticas no suelen reflejar
su peso real), siendo su potencial enorme, aunque dificultades de todo orden
han retrasado su desarrollo en el pasado.

Con la excepción de la geotermia, la totalidad de las energías
renovables derivan directa o indirectamente de la energía solar.
Directamente en el caso de la luz y el calor producidos por la radiación
solar, e indirectamente en el caso de las energías eólica, hidráulica,
mareas, olas y biomasa, entre otras. Las energías renovables, a lo largo de
la historia y hasta bien entrado el siglo XIX, han cubierto la práctica
totalidad de las necesidades energéticas del hombre. Sólo en los últimos
cien años han sido superadas, primero por el empleo del carbón, y a partir
de 1950 por el petróleo y en menor medida por el gas natural. La energía
nuclear, con 441 centrales nucleares en 2003, con una potencia instalada de
360 GW, cubre una parte insignificante del consumo mundial, y a pesar de
algunas previsiones optimistas, su papel será siempre marginal.
Aún hoy, para más de dos mil millones de personas de los países del
Sur, la principal fuente energética es la leña, afectada por una auténtica
crisis energética, a causa de la deforestación y del rápido crecimiento
demográfico. La biomasa, y fundamentalmente la leña, suministra un 14% del
consumo mundial, cifra que en los países del Sur se eleva al 35%
globalmente, aunque en Tanzania llega al 90% y en India supera el 50%; en el
país más rico, Estados Unidos, representa el 4% del consumo global,
porcentaje superior al de la energía nuclear, en la Unión Europea el 3,7% y
en España el 3%.
En 1999 se aprobó el Plan de Fomento de las Energías Renovables en
España, donde se establecían los objetivos para el año 2010. Dado el
desarrollo actual, el Plan no se cumplirá, aunque el IDAE ha revisado al
alza los objetivos e intenta crear las condiciones que permitan recuperar el
tiempo perdido. Las energías renovables en el año 2003 representaron el 6%
del consumo de energía primaria, cifra muy alejada del 12% que se quiere
alcanzar en 2010. El Plan de 1999 y la Directiva 2001/77/CE prevén producir
el 29,4% del total de la electricidad en 2010 con renovables.

El sol sale para todos

La energía solar absorbida por la Tierra en un año es equivalente a 20 veces
la energía almacenada en todas las reservas de combustibles fósiles en el
mundo y diez mil veces superior al consumo actual. El sol es la única fuente
de materia orgánica y de energía vital de la Tierra, y aunque a veces nos
pasa desapercibido, ya hoy estamos utilizando masivamente la energía solar,
en forma de alimentos, leña o energía hidroeléctrica. Los mismos
combustibles fósiles, cuya quema está en el origen del deterioro ambiental,
no son otra cosa que energía solar almacenada a lo largo de millones de
años. La fotosíntesis es hoy el empleo más importante de la energía solar, y
la única fuente de materia orgánica, es decir, de alimentos y biomasa.
Aunque todas las fuentes energéticas, salvo la geotermia y la
nuclear, proceden del sol, en la acepción actual el término solar tiene un
significado restringido al empleo directo de la energía del sol, ya sea en
forma de calor o de luz. El sol sale para todos cada día y seguirá
enviándonos asombrosas cantidades de calor y de energía, ajeno al
aprovechamiento que podamos hacer de ella. Su mayor virtud es también su
mayor defecto, al tratarse de una forma de energía difusa y poco
concentrada, y de ahí las dificultades que entraña el aprovechamiento
directo de la radiación solar, en una sociedad en la que el consumo de
energía se concentra en unas pocas fábricas industriales y grandes
metrópolis.
La distribución de la radiación solar registra grandes variaciones
geográficas, pues va desde dos kWh por m2 y día en el norte de Europa a 8
kWh por m2 en el desierto del Sahara. Igualmente importantes son las
variaciones diarias y estacionales de la radiación solar, y sus dos
componentes, la radiación directa y la difusa. La radiación directa es la
recibida del sol cuando el cielo está despejado, y la difusa la que resulta
de reflejarse en la atmósfera y las nubes. Algunos equipos utilizan ambas, y
otros sólo la directa, como es el caso de las centrales de torre.



El aprovechamiento de la energía solar puede ser indirecto, a través
del viento (eólica) y la evaporación del agua (hidráulica), entre otras
formas, o directo, mediante la captación térmica activa o pasiva y merced a
la captación fotónica. Ejemplo de esta última es la captación fotoquímica
que realizan las plantas, y el efecto fotoeléctrico, origen de las actuales
células fotovoltaicas.
Los únicos impactos negativos se podrían dar en el caso hipotético de
grandes centrales solares en el espacio, y en menor medida en las centrales
de torre central, debido al empleo en éstas de sustancias potencialmente
contaminantes, utilizadas para la acumulación y transmisión del calor. Otro
posible efecto es el uso del territorio, debido a las grandes superficies
requeridas, aunque un país como España podría resolver todas sus necesidades
de electricidad con apenas 1.000 km2, el 0,2 % de su territorio.

Hidrógeno

La producción de hidrógeno es un proceso aún inmaduro tecnológicamente y
costoso, por lo que se requerirán enormes inversiones en investigación.
Cuando se llegue a producir hidrógeno comercialmente, dentro de 10 o 20
años, y a partir de factores tan abundantes como son el agua y la energía
solar y eólica, los problemas energéticos y ambientales quedarán resueltos,
pues el hidrógeno, a diferencia de otros combustibles, no es contaminante.
El hidrógeno se produce por electrólisis, proceso que requiere grandes
cantidades de electricidad, la cual puede obtenerse merced a las células
fotovoltaicas y a los aerogeneradores, almacenando de esta forma la energía
solar y eólica.
En cualquier caso en las próximas décadas entraremos en una economía
basada en el hidrógeno como combustible secundario o vector energético; su
combustión apenas contamina. La energía primaria para su obtención será la
solar y la eólica, y la conversión se hará en pilas de combustible, lo que
supondrá una gran revolución. Hacia el año 2020 se espera que la mayor parte
de los vehículos funcionen con pilas de combustible.


Desde la antigua Grecia a hoy

El uso pasivo de la energía solar se inició en un pasado muy lejano. En la
antigua Grecia Sócrates señaló que la casa ideal debería ser fresca en
verano y cálida en invierno, explicando que “en las casas orientadas al sur,
el sol penetra por el pórtico en invierno, mientras que en verano el arco
solar descrito se eleva sobre nuestras cabezas y por encima del tejado, de
manera que hay sombra”. En la época de los romanos, la garantía de los
derechos al sol quedó incorporada en la ley romana, y así, el Código de
Justiniano, recogiendo códigos anteriores, señalaba que “si un objeto está
colocado en manera de ocultar el sol a un heliocaminus, debe afirmarse que
tal objeto crea sombra en un lugar donde la luz solar constituye una
absoluta necesidad. Esto es así en violación del derecho del heliocaminus al
sol”.
Arquímedes, 212 años antes de Cristo, según la leyenda, utilizó
espejos incendiarios para destruir los barcos romanos que sitiaban Siracusa.
Roger Bacon, en el siglo trece, propuso al Papa Clemente IV el empleo de
espejos solares en las Cruzadas, pues “este espejo quemaría ferozmente
cualquier cosa sobre la que se enfocara. Debemos pensar que el Anticristo
utilizará estos espejos para incendiar ciudades, campos y armas”. En 1839,
el científico francés Edmund Becquerel descubre el efecto fotovoltaico y en
1954 la Bell Telephone desarrolla las primeras células fotovoltaicas,
aplicadas posteriormente por la NASA a los satélites espaciales Vanguard y
Skylab, entre otros.
La llamada arquitectura bioclimática, heredera del saber de la
arquitectura popular, es la adaptación de la edificación al clima local,
reduciendo considerablemente el gasto en calefacción y refrigeración,
respecto a la actual edificación. Es posible conseguir, con un consumo
mínimo, edificios confortables y con oscilaciones de temperatura muy
pequeñas a lo largo del año, aunque en el exterior las variaciones
climáticas sean muy acusadas. El diseño, la orientación, el espesor de los
muros, el tamaño de las ventanas, los materiales de construcción empleados y
el tipo de acristalamiento, son algunos de los elementos de la arquitectura
solar pasiva, heredera de la mejor tradición arquitectónica. Inversiones que
rara vez superan el cinco por ciento del coste de la edificación, permiten
ahorros energéticos de hasta un 80% del consumo, amortizándose rápidamente
el sobrecoste inicial.
El uso de la energía solar en la edificación presupone la
desaparición de una única tipología constructiva, utilizada hoy desde las
latitudes frías del norte de Europa hasta el Ecuador. Si la vivienda no se
construye adaptada al clima, calentarla o refrigerarla siempre será un grave
problema que costará grandes cantidades de energía y dinero.




El colector solar

El colector solar plano, utilizado desde principios de siglo para calentar
el agua hasta temperaturas de 80 grados centígrados, es la aplicación más
común de la energía térmica del sol. Países como Alemania, Austria, Japón,
Israel, Chipre o Grecia han instalado varios millones de unidades.


Los elementos básicos de un colector solar plano son la cubierta
transparente de vidrio y una placa absorbente, por la que circula el agua u
otro fluido caloportador. Otros componentes del sistema son el aislamiento,
la caja protectora y un depósito acumulador. Cada metro cuadrado de colector
puede producir anualmente una cantidad de energía equivalente a unos ochenta
kilogramos de petróleo.

Las aplicaciones más extendidas son la generación de agua caliente
para hogares, piscinas, hospitales, hoteles y procesos industriales, y la
calefacción, empleos en los que se requiere calor a bajas temperaturas y que
pueden llegar a representar más de una décima parte del consumo. A
diferencia de las tecnologías convencionales para calentar el agua, las
inversiones iniciales son elevadas y requieren un periodo de amortización
comprendido entre 5 y 7 años, si bien, como es fácil deducir, el combustible
es gratuito y los gastos de mantenimiento son bajos.


Más sofisticados que los colectores planos son los colectores de
vacío y los colectores de concentración, más caros, pero capaces de lograr
temperaturas más elevadas, lo que permite cubrir amplios segmentos de la
demanda industrial e incluso producir electricidad. Los colectores solares
de concentración lineal son espejos cilindroparabólicos, que disponen de un
conducto en la línea focal por el que circula el fluido caloportador, capaz
de alcanzar los 400 grados centígrados. Con tales temperaturas se puede
producir electricidad y calor para procesos industriales. En Estados Unidos
operan más de cien mil metros cuadrados de concentradores lineales, y la
empresa “Luz Internacional” instaló en California seis centrales para
producir electricidad, con una potencia de 354 MW eléctricos (1 MW=1.000
kW), y unos rendimientos satisfactorios. El coste del kWh asciende a 15
céntimos de dólar, todavía superior al convencional, pero interesante en
numerosas zonas alejadas de la red de distribución que tengan buena
insolación. Las perspectivas son halagüeñas, a pesar de algunos fracasos,
como probó la quiebra de Luz en 1991 y su posterior venta, y hoy hay varios
proyectos en marcha en España e India, entre otros países. El plan del
gobierno prevé producir 180 ktep en el año 2010 de solar termoeléctrica, con
una potencia instalada de sólo 200 megavatios y una producción de 458,9
GWh/año.


Los colectores puntuales son espejos parabólicos en cuyo foco se
dispone un receptor, en el que se produce el calentamiento del fluido de
transferencia, posteriormente enviado a una turbina centralizada, o se
instala directamente un motor. Las llamadas centrales solares de torre
central consisten en numerosos espejos de gran superficie (helióstatos) que,
gracias a la orientación constante, concentran la radiación solar en un
receptor de vapor situado en lo alto de una torre. El desarrollo de
helióstatos de bajo coste, utilizando nuevos materiales como el poliéster,
la fibra de vidrio o las membranas tensionadas de fibra de grafito y
receptores más fiables y eficientes, abre nuevas posibilidades al empleo de
la energía solar para la obtención de electricidad.



En España queda mucho por hacer en energía solar. Mientras que en el
año 2002 sólo teníamos 522.561 metros cuadrados de colectores solares, en
Alemania, con mucho menos sol y menos superficie, ¡tenían 3.365.000 metros
cuadrados ya en 2000! En Grecia tenían 2.460.000 metros cuadrados y en
Austria 2.170.000 metros cuadrados. Los objetivos son llegar a 336 ktep en
2010, instalando un total de 4.500.000 metros cuadrados adicionales. Las
nuevas normativas municipales, que obligan a instalar colectores solares en
todas las viviendas de nueva construcción o grandes rehabilitaciones,
permitirán relanzar un mercado con enorme futuro. La demanda potencialmente
atendible con colectores solares planos asciende a 6,1 Mtep.



Células solares

La producción de electricidad a partir de células fotovoltaicas es aún seis
veces más cara que la obtenida en centrales de carbón, pero hace tan sólo
dos décadas era veinte veces más. En 1960 el coste de instalar un solo vatio
de células fotovoltaicas, excluyendo las baterías, transformadores y otros
equipos auxiliares, ascendía a 2.000 dólares; en 1975 era ya sólo 30 dólares
y en 2004 va de 2,62 dólares a 4,25, dependiendo de la cantidad y el tipo de
instalación. Si en 1975 el kWh costaba más de 7 euros, el precio actual está
entre 0,3 y 0,6 euros, lo que permite que el empleo de células fotovoltaicas
para producir electricidad en lugares alejados de las redes de distribución
ya compita con las alternativas existentes, como generadores eléctricos a
partir del petróleo.
Hoy, en Estados Unidos la producción de un kWh cuesta de 4 a 8
céntimos de dólar en una central de carbón, de 4 a 6 en los parques eólicos,
de 5 a 10 en una de petróleo, de 12 a 15 en una central nuclear y de 25 a 40
céntimos utilizando células fotovoltaicas. En los próximos años se espera
reducir el coste del kWh a 12 céntimos de euro antes de 2010 y a 4 céntimos
para el año 2030. Claro que en los costes anteriores no se incluyen los
resultados del deterioro causado al ambiente por las distintas maneras de
producir la electricidad.
El efecto fotovoltaico, descubierto por Becquerel en 1839, consiste
en la generación de una fuerza electromotriz en un dispositivo
semiconductor, debido a la absorción de la radiación luminosa. Las células
fotovoltaicas convierten la energía luminosa del sol en energía eléctrica,
con un único inconveniente: el coste económico todavía muy elevado para la
producción centralizada. Sin embargo, las células fotovoltaicas son ya
competitivas en todos aquellos lugares alejados de la red y con una demanda
reducida, como aldeas y viviendas sin electrificar, repetidores de
televisión, balizas, agricultura, faros, calculadoras y otros bienes de
consumo. A lo largo de toda la década el mercado fotovoltaico creció a
ritmos anuales superiores al 40%, y ya hay más de 2.500 megavatios
instalados en todo el mundo. Se calcula que deberán instalarse aún otros
85.000 MWp, invirtiendo unos 50.000 millones de euros, para conseguir que la
fotovoltaica sea competitiva en el mercado, lo que implica un precio de 1
euro por vatio. Para obtener una reducción del 20% del precio, se debe
duplicar la producción, según la curva de experiencia o de aprendizaje.



Actualmente la mayoría de las células fotovoltaicas son de silicio
monocristalino de gran pureza, material obtenido a partir de la arena, muy
abundante en la naturaleza. La purificación del silicio es un proceso muy
costoso, debido a la dependencia del mercado de componentes electrónicos,
que requiere una pureza (silicio de grado electrónico) superior a la
requerida por las células fotovoltaicas. La obtención de silicio de grado
solar, directamente del silicio metalúrgico, cuya pureza es del 98%,
abarataría considerablemente los costes, al igual que la producción de
células a partir del silicio amorfo u otros procedimientos, hoy en avanzado
estado de investigación y cuyos resultados pueden ser decisivos en la
próxima década. La multinacional BP produce células de alto rendimiento en
su fábrica de Madrid, la denominada Saturno. El apoyo institucional,
abriendo nuevos mercados, puede acortar el tiempo necesario para la plena
competitividad de las células fotovoltaicas.
La superficie ocupada no plantea problemas. En el área mediterránea
se podrían producir 90 millones de kWh anuales por kilómetro cuadrado de
superficie cubierta de células fotovoltaicas, y antes del año 2010, con los
rendimientos previstos, se alcanzarán los 150 millones de kWh por km2. Por
lo que se refiere al almacenamiento, la producción de hidrógeno por
electrólisis y su posterior empleo para producir electricidad u otros usos,
puede ser una óptima solución.
El objetivo del gobierno era tener instalados 143,7 MWp (megavatios
pico) en el año 2010, de ellos 135 MWp nuevos, de los que 61 MWp deberían
instalarse antes de 2006 (el 15% en instalaciones aisladas y el 85% en
instalaciones conectadas a la red). Entre 1998 y 2001 se instalaron sólo 6,9
MWp. Mientras en Alemania tenían 87,5 MWp (siete veces más que en España),
gracias al programa 100.000 tejados solares, que prevé instalar 300 MWp
entre 1999 y 2004. Incluso Holanda, con poco sol y superficie, tenía más
potencia instalada (12,2 MWp). El precio del kWh fotovoltaico, con las
primas, asciende a 0,397 euros (máximo) y a 0,217 euros (mínimo), frente a
0,72 y 0,35 en Austria, 0,48 en Alemania y 0,39 y 0,23 en Portugal. En
España se fabricaron 50,85 MWp de células fotovoltaicas en 2002 (el 36% de
la producción europea), destinados en casi un 90% a la exportación. Los dos
mayores fabricantes son Isofotón y BP Solar, aunque en el sector operan 182
empresas, que emplean a más de 4.000 personas. Los precios de los módulos
fotovoltaicos se han reducido mucho, desde 7,76 euros/Wp en 1990 a 3,3
euros/Wp en 2000. En España, con una radiación solar diaria superior en la
casi totalidad del territorio a 4 kWh por metro cuadrado, el potencial es
inmenso. Sólo en los tejados de las viviendas españolas se podrían producir
anualmente 180 TWh. En el mundo, según el informe “Solar Generation” de la
Asociación de la Industria Fotovoltaica Europea y Greenpeace, se debería
llegar a 276 TWh en el año 2020, con unas inversiones anuales de 75.000
millones de euros.



Ríos de energía

La energía hidroeléctrica se genera haciendo pasar una corriente de agua a
través de una turbina. La electricidad generada por una caída de agua
depende de la cantidad y de la velocidad del agua que pasa a través de la
turbina, cuya eficiencia puede llegar al 90%. El aprovechamiento eléctrico
del agua no produce un consumo físico de ésta, pero puede entrar en
contradicción con otros usos agrícolas o de abastecimiento urbano, y sobre
todo, las grandes centrales tienen un gran impacto ambiental. Las centrales
hidroeléctricas en sí mismas no son contaminantes; sin embargo, su
construcción produce numerosas alteraciones del territorio y de la fauna y
flora: dificulta la migración de peces, la navegación fluvial y el
transporte de elementos nutritivos aguas abajo, provoca una disminución del
caudal del río, modifica el nivel de las capas freáticas, la composición del
agua embalsada y el microclima, y origina el sumergimiento de tierras
cultivables y el desplazamiento forzado de los habitantes de las zonas
anegadas. En la mayoría de los casos es la forma más barata de producir
electricidad, aunque los costes ambientales no han sido seriamente
considerados.


El potencial eléctrico aún sin aprovechar es enorme. Apenas se
utiliza el 17% del potencial a nivel mundial, con una gran disparidad según
los países. Europa ya utiliza el 60% de su potencial técnicamente
aprovechable. Los países del tercer mundo solamente utilizan del 8% de su
potencial hidráulico. En España el potencial adicional técnicamente
desarrollable podría duplicar la producción actual, alcanzando los 65 TWh
anuales, aunque los costes ambientales y sociales serían desproporcionados.
Las minicentrales hidroeléctricas causan menos daños que los grandes
proyectos, y podrían proporcionar electricidad a amplias zonas que carecen
de ella.
El Plan de Fomento fija como objetivo 720 nuevos MW, hasta alcanzar
los 2.230 MW. Entre 1998 y 2001 se han puesto en funcionamiento 95,4 MW, por
lo que al ritmo actual no se alcanzará el objetivo, a causa sobre todo de
las barreras administrativas y el impacto ambiental. En el año 2001 la
potencia de las centrales hidráulicas con menos de 10 MW ascendió a 1.607,3
MW y la producción llegó a 4.825 GWh, y en la gran hidráulica la potencia
fue de 16.399,3 MW y la producción fue de 39.014 GWh. Hay que recordar que
el año 2001 fue excepcional, pues llovió mucho más de lo usual.


Energía eólica

La energía eólica es una variante de la energía solar, pues se deriva del
calentamiento diferencial de la atmósfera y de las irregularidades de
relieve de la superficie terrestre. Sólo una pequeña fracción de la energía
solar recibida por la Tierra se convierte en energía cinética del viento y
sin embargo ésta alcanza cifras enormes, superiores en varias veces a todas
las necesidades actuales de electricidad. La energía eólica podría
proporcionar cinco veces más electricidad que el total consumido en todo el
mundo, sin afectar a las zonas con mayor valor ambiental.



La potencia que se puede obtener con un generador eólico es
proporcional al cubo de la velocidad del viento; al duplicarse la velocidad
del viento la potencia se multiplica por ocho, y de ahí que la velocidad
media del viento sea un factor determinante a la hora de analizar la posible
viabilidad de un sistema eólico. La energía eólica es un recurso muy
variable, tanto en el tiempo como en el lugar, pudiendo cambiar mucho en
distancias muy reducidas. En general, las zonas costeras y las cumbres de
las montañas son las más favorables y mejor dotadas para el aprovechamiento
del viento con fines energéticos.


La conversión de la energía del viento en electricidad se realiza por
medio de aerogeneradores, con tamaños que abarcan desde algunos vatios hasta
los 5.000 kilovatios (5 MW). Los aerogeneradores se han desarrollado
intensamente desde la crisis del petróleo en 1973, habiéndose construido
desde entonces más de 150.000 máquinas. La capacidad instalada era de 40.000
MW en 2003, concentrada en Alemania, España, Estados Unidos y Dinamarca.
En 2004 ya es competitiva la producción de electricidad en los
lugares donde la velocidad media del viento supera los 4 metros por segundo.
Se espera que dentro de unos pocos años también las máquinas grandes
instaladas en el mar lleguen a ser rentables. La energía eólica no contamina
y su impacto ambiental es muy pequeño comparado con otras fuentes
energéticas. De ahí la necesidad de acelerar su implantación en todas las
localizaciones favorables, aunque procurando reducir las posibles
repercusiones negativas, especialmente en las aves y en el paisaje, en
algunas localizaciones.
El carbón, y posteriormente la electricidad, dieron al traste con el
aprovechamiento del viento hasta la crisis energética de 1973, año en que
suben vertiginosamente los precios del petróleo y se inicia el renacimiento
de una fuente cuya aportación en las próximas décadas, puede llegar a cubrir
el 20 por ciento de las necesidades mundiales de electricidad sin cambios en
la gestión de la red de distribución.


En el año 2004 la potencia eólica en España superará los 7.000 MW. El
precio del kWh en España era de 0,0628 euros en el sistema de precios fijo o
de 0,066 del pool más incentivo (0,037 del llamado precio pool y 0,0289 de
compensaciones), frente a los 0,09 de Alemania, y es uno de los más bajos de
la Unión Europea, pero el sistema de apoyo al precio ha demostrado su
eficacia en Alemania y en España. Desde 1996 a 2002 el precio de la tarifa
eólica para los productores acogidos al Real Decreto 2366/94 ha bajado un
36,94%. Los costes de la eólica son ya competitivos con los de las energías
convencionales: unos 900 euros el KW instalado.


En el año 2010 en España llegaremos a 20.000 MW, y en el año 2040
podemos llegar sin problemas a 100.000 MW, produciendo gran parte de la
electricidad que consumimos, y también hidrógeno, pero para ello se deben
superar ciertas dificultades para integrar la eólica en la red eléctrica, y
superar la oposición irracional a los nuevos parques eólicos. Cada kWh
eólico permitiría ahorrar un kilogramo de CO2, entre otras sustancias
contaminantes. La eólica es la manera más económica de reducir las emisiones
contaminantes y avanzar hacia la sostenibilidad.

Energía geotérmica

El gradiente térmico resultante de las altas temperaturas del centro de la
Tierra (superiores a los mil grados centígrados), genera una corriente de
calor hacia la superficie, corriente que es la fuente de la energía
geotérmica. El valor promedio del gradiente térmico es de 25 grados
centígrados por cada kilómetro, siendo superior en algunas zonas sísmicas o
volcánicas. Los flujos y gradientes térmicos anómalos alcanzan valores
máximos en zonas que representan en torno a la décima parte de las tierras
emergidas: costa del Pacífico en América, desde Alaska hasta Chile,
occidente del Pacífico, desde Nueva Zelanda a Japón, el este de África y
alrededor del Mediterráneo. El potencial geotérmico almacenado en los diez
kilómetros exteriores de la corteza terrestre supera en 2.000 veces a las
reservas mundiales de carbón.


La explotación comercial de la geotermia, al margen de los
tradicionales usos termales, comenzó a finales del siglo XIX en Lardarello
(Italia), con la producción de electricidad. Hoy son ya 22 los países que
generan electricidad a partir de la geotermia, con una capacidad instalada
de unos 8.000 MW, equivalente a ocho centrales nucleares de tamaño grande.
Estados Unidos, Filipinas, México, Italia y Japón, en este orden, son los
países con mayor producción geotérmica.



Actualmente, una profundidad de perforación de 3.000 metros
constituye el máximo económicamente viable; otra de las limitaciones de la
geotermia es que las aplicaciones de ésta, electricidad o calor para
calefacciones e invernaderos, deben encontrarse en las proximidades del
yacimiento en explotación. La geotermia puede llegar a causar algún
deterioro al ambiente, aunque la reinyección del agua empleada en la
generación de electricidad minimiza los posibles riesgos.



Los países con mayores recursos, en orden de importancia, son China,
Estados Unidos, Canadá, Indonesia, Perú y México. El potencial geotérmico
español es de 600 ktep anuales, según una estimación muy conservadora del
Instituto Geominero de España. Para el año 2010 se pretende llegar a las 150
Ktep. Los usos serían calefacción, agua caliente sanitaria e invernaderos,
no contemplándose la producción de electricidad.

Biomasa

La utilización de la biomasa es tan antigua como el descubrimiento y el
empleo del fuego para calentarse y preparar alimentos, utilizando la leña.
Aún hoy, la biomasa es la principal fuente de energía para usos domésticos
empleada por más de 2.000 millones de personas en el Tercer Mundo. Los
empleos actuales son la combustión directa de la leña y los residuos
agrícolas y la producción de alcohol como combustible para los automóviles
en Brasil. Los recursos potenciales son ingentes, superando los 120.000
millones de toneladas anuales, recursos que en sus dos terceras partes
corresponden a la producción de los bosques.
¿Es la biomasa una energía alternativa? A lo largo y ancho del
planeta el consumo de leña está ocasionando una deforestación galopante. En
el caso del Brasil se ha criticado el empleo de gran cantidad de tierras
fértiles para producir alcohol que sustituya a la gasolina en los
automóviles, cuando la mitad de la población de aquel país está
subalimentada. Por otra parte, la combustión de la biomasa es contaminante.
En el caso de la incineración de basuras, la combustión emite contaminantes,
algunos de ellos cancerígenos y disruptores hormonales, como las dioxinas.
También es muy discutible el uso de tierras fértiles para producir energía
en vez de alimentos, tal y como se está haciendo en Brasil, o el empleo de
leña sin proceder a reforestar las superficies taladas.



En España actualmente el potencial energético de los residuos
asciende a 26 Mtep, para una cantidad que en toneladas físicas supera los
180 millones: 15 millones de toneladas de Residuos Sólidos Urbanos con un
potencial de 1,8 Mtep, 12 millones de toneladas de lodos de depuradoras, 14
millones de t de residuos industriales (2,5 Mtep), 17 Mt de residuos
forestales (8,1 Mtep), 35 Mt de residuos agrícolas (12,1 Mtep), 30 Mt de
mataderos y 65 Mt de residuos ganaderos (1,3 Mtep). El reciclaje y la
reutilización de los residuos permitirán mejorar el medio ambiente,
ahorrando importantes cantidades de energía y de materias primas, a la vez
que se trata de suprimir la generación de residuos tóxicos y de reducir los
envases. La incineración no es deseable, y probablemente tampoco la
producción de biocombustibles, dadas sus repercusiones sobre la diversidad
biológica, los suelos y el ciclo hidrológico. A más largo plazo, el
hidrógeno es una solución más sostenible que el etanol y el metanol.
El Plan de Fomento de las Energías Renovables en España prevé que la
biomasa llegue a 10.295 ktep. Hoy apenas llegamos a 3.600 ktep (incluyendo
los biocarburantes y el biogás), con un incremento ínfimo respecto a años
anteriores. Y las perspectivas no son mucho mejores. Con las políticas
actuales, en el año 2010 difícilmente se superará el 50% de los objetivos
del Plan (poco más de 5 Mtep), y tampoco se debería hacer mucho más. Los
restos de madera, como sostiene ANFTA (Asociación Nacional de Fabricantes de
Tableros), son demasiado valiosos para ser quemados, pues constituyen la
materia prima base de la industria del tablero aglomerado y sólo debe
quemarse como aprovechamiento último, y España es muy deficitaria en restos
de madera (se importan más de 350.000 m3), y en madera en general (se
importa más del 50%). Además el CO2 se acumula en los tableros (cada metro
cúbico de tablero aglomerado fija 648 kg de CO2), mientras que la quema lo
libera, se genera más empleo en las zonas rurales, más valor añadido y se
producen muebles de madera al alcance de todos. El reciclaje debe tener
prioridad frente al uso energético y los únicos residuos de madera que se
deberían incinerar son las ramas finas de pino, los restos de matorral, las
cortezas y el polvo de lijado.
Los costes de extracción y transporte de las operaciones de limpieza
del monte para las plantas de biomasa son de 0,16 euros por kg, a los que
hay que añadir los de almacén, cribado y astillado, secado, densificación y
el coste del combustible auxiliar. Hoy las centrales termoeléctricas de
biomasa no son viables económicamente, y además esos residuos también son
necesarios para el suelo (aporte de nutrientes, erosión).


Referencias

Internet
www.idae.es
www.appa.es
www.ciemat.es
www.energias-renovables.com
www.ehn.es
www.eufores.es
www.gamesa.es
www.isofoton.es
www.bpsolar.com
www.erec-renewables.org/default.htm

Revistas
APPAINFO
Lasenergías.com
Eficiencia Energética y Energías Renovables, boletín del IDAE. Números 1, 2,
3, 4, 5 y 6.
Energías Renovables
C.V. Revista internacional de energía y medio ambiente
Energética XXI
Era Solar
Tecnoambiente
Infopower
Tecnoenergía
Energía. Ingeniería Energética y Medioambiental
World Watch

Libros y estudios
*IDAE (1999). Plan de Fomento de las Energías Renovables en España. Madrid.
*Ministerio de Economía (2002). Planificación de las redes de transporte
eléctrico y gasista 2002-2011. Madrid.
*ANFTA (Asociación Nacional de Fabricantes de Tableros) (2002). Restos de
madera: demasiado valiosos para ser quemados. Madrid.
*Johansson, T. B. et el (1993): Renewable Energy, Island Press, Washington;
D. Deudney y C. Flavin: Renewable energy: The power to Choose, New York,
Norton, 1983.
*Goldemberg et al.: Energy for a sustainable world, John Wiley and sons, New
Delhi, 1988.
*Ogden, J.M. et Williams R. H.: Solar Hydrogen. Moving Beyond Fossil Fuels,
World Resources Institute, Washington, 1989.
*Maycock, P.: Photovoltaic thecnology, perfomance, cost and market forecast.
PV Energy systems, Casanova, 2004.
*ASIF (2003): Hacia un futuro con electricidad solar. Madrid.



*José Santamarta Flórez es director de World Watch. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.nodo50.org/worldwatch Teléfono: 650 94 90 21

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente