Monografías y Artículos de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...

 

oopinionMás del 63% de los españoles utilizan a diario el coche para ir a trabajar. Además, la tasa media de ocupación de estos vehículos es de 1,2 personas. Este escaso aprovechamiento del transporte privado hace que aquéllos que se desplacen en coche ocupen 90 veces más espacio que aquéllos otros que hagan este mismo desplazamiento en metro y 20 veces más que quienes lo hagan en autobús o tranvía.

 

 


El tráfico es el responsable del 75% de las emisiones totales de CO2 y del 80% del ruido urbano. En la áreas metropolitanas, el consumo energético medio y las emisiones de CO2 por viajero en distancias menores de 10 kilómetros son entre 2 y 3 veces superiores cuando el trayecto se hace en automóvil, que cuando se realiza en autobús o metro. 

Para reducir este consumo, tanto las empresas como personas físicas pueden adoptar una serie de medidas. 

La Unión Europea insiste una y otra vez en que debemos tomar medidas para ser más eficientes. Una de éstas sería reducir el consumo de carburante ya que el automóvil es el método de transporte más utilizado y que más energía consume en nuestro país. De hecho, su consumo representa el 15% del total de la energía utilizada en España. 

Aunque acciones cotidianas como ir al trabajo podrían hacerse a través del transporte público, un gran porcentaje de la población prefiere usar sus vehículos, lo que fomenta el gasto de carburante y emisiones de CO2. 

Asimismo, esta baja ocupación está en la base de los muchos atascos que se forman en las carreteras en las horas punta. 

¿Qué gasta más? 

Es posible que gran parte de esta población siga usando su coche como método habitual de transporte porque no se hayan parado a pensar en el gasto energético y monetario que supone su uso. Según los datos aportados por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), el consumo medio anual de un automóvil es mayor al de una vivienda familiar. Esto también se traduce en cifras económicas: 1.200 euros de gasto anual por coche frente a los 800 euros por hogar. 

En los últimos años, nuestro país ha aprobado una serie de medidas en línea a las recomendadas por la UE, como es el caso de la Directiva Europea de Eficiencia Energética de Edificios del 2002. Su fin es maximizar el consumo de energía de la población. No obstante, para que estas medidas sean realmente efectivas, se necesita de la ayuda y colaboración del consumidor 

Muchos de nosotros nos hemos hecho esta pregunta alguna vez, cuando repostamos gasolina para nuestro coche, encendemos la caldera o conectamos el aire acondicionado. Por supuesto, cada caso es diferente y depende de múltiples factores, como la climatología del lugar en el que vivimos o el número de kilómetros que debemos hacer a diario, además del tamaño de la vivienda o la cilindrada de nuestro vehículo. 

Pero, de media, ¿dónde se produce el mayor gasto energético de una familia, en la carretera o en casa? Según el IDAE, el gasto familiar medio de combustible para el coche es entre un 28% y un 50% mayor que el gasto de la energía consumida en casa. 

Medido en términos energéticos, el consumo de energía de los hogares es atribuible en un 56% al consumo de combustible del vehículo (o vehículos) y el resto (44%) a los consumos de la vivienda. Esto es, el transporte supone en torno a un 30% más que la casa en consumo de energía. 

Esta estimación se basa en considerar que una familia media realiza 30.000 km al año, con un consumo medio de 6 litros de gasóleo a los 100 km. 

Por parte de los hogares, se estima un consumo medio de 1,1 tonelada equivalente de petróleo. Los principales consumos son: 

- Calefacción (46%) 

- Agua caliente (20%) 

- Electrodomésticos (16%) 

- Cocina de alimentos (10%) 

- Iluminación (7%) 

- Aire acondicionado (1%) 

Pero una vez conocidas las cifras, lo importante es saber, en profundidad, analizar la realidad y actuar sobre aquellas cosas en las que podemos intervenir. 

Movilidad sostenible 

Dado que el uso del vehículo particular supone nuestro mayor gasto energético, debemos pensar si está en nuestra mano reducirlo, ya sea: 

- Utilizando otros medios de transporte: a pie para distancias cortas, bicicleta para distancias medias y transporte público para distancias largas. 

- Buscando alternativas para compartir vehículo privado (el conocido "carsharing") 

- O, cuando menos, realizando una conducción eficiente. Son muchos los trucos existentes para conducir más eficientemente: arrancar el motor sin pisar el acelerador; evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios; bajar pendientes levantando el pie del acelerador y aprovechar la inercia del coche; disminuir la velocidad levantando el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida; apagar el motor en paradas de más de 60 segundos; mantener el aire acondicionado del coche entre 23 y 24 grados. 

- Por supuesto, el empleo de vehículos más ecológicos es una alternativa a considerar a la hora de reemplazar nuestro vehículo privado actual. 

Coche eléctrico 

Una de las compañías que más comprometida está con la búsqueda de un modelo de transporte sostenible es Endesa. Su modelo, basado en el vehículo eléctrico como una de las vías principales en su lucha contra el cambio climático, está reflejado en su Plan Estratégico de Sostenibilidad 2008-2012. En España, está ya trabajando en los despliegues de movilidad eléctrica (Plan MOVELE) de Madrid y Barcelona, en las principales iniciativas tecnológicas (Cenit VERDE, proyectos DER22@ y REVE) y ha firmado recientemente acuerdos con empresas de primera fila, como Telefónica, que fomenten el despegue de la movilidad eléctrica. En Europa, es la única empresa española presente en los consorcios ELVIRE y G4V, cuyo objetivo principal es desarrollar la tecnología, soluciones y servicios necesarios que permitan la interacción continua entre los conductores, sus proveedores de energía y la red inteligente y evaluar el impacto a gran escala de la implantación del vehículo eléctrico en la infraestructura de red, respectivamente. Endesa ha sido además de los primeros agentes en incorporarse a grupos internacionales de estandarización y normalización de equipos, sistemas y soluciones de movilidad eléctrica. Recientemente se ha unido también a CHAdeMO, la asociación japonesa que da servicio de carga rápida a vehículos eléctricos de mayor implantación mundial y que tiene como objetivo incrementar la instalación en todo el mundo de estos puntos de recarga rápida así como la homogeneización de los estándares de recarga.Más del 63% de los españoles utilizan a diario el coche para ir a trabajar. Además, la tasa media de ocupación de estos vehículos es de 1,2 personas. Este escaso aprovechamiento del transporte privado hace que aquéllos que se desplacen en coche ocupen 90 veces más espacio que aquéllos otros que hagan este mismo desplazamiento en metro y 20 veces más que quienes lo hagan en autobús o tranvía.


El tráfico es el responsable del 75% de las emisiones totales de CO2 y del 80% del ruido urbano. En la áreas metropolitanas, el consumo energético medio y las emisiones de CO2 por viajero en distancias menores de 10 kilómetros son entre 2 y 3 veces superiores cuando el trayecto se hace en automóvil, que cuando se realiza en autobús o metro. 

Para reducir este consumo, tanto las empresas como personas físicas pueden adoptar una serie de medidas. 

La Unión Europea insiste una y otra vez en que debemos tomar medidas para ser más eficientes. Una de éstas sería reducir el consumo de carburante ya que el automóvil es el método de transporte más utilizado y que más energía consume en nuestro país. De hecho, su consumo representa el 15% del total de la energía utilizada en España. 

Aunque acciones cotidianas como ir al trabajo podrían hacerse a través del transporte público, un gran porcentaje de la población prefiere usar sus vehículos, lo que fomenta el gasto de carburante y emisiones de CO2. 

Asimismo, esta baja ocupación está en la base de los muchos atascos que se forman en las carreteras en las horas punta. 

¿Qué gasta más? 

Es posible que gran parte de esta población siga usando su coche como método habitual de transporte porque no se hayan parado a pensar en el gasto energético y monetario que supone su uso. Según los datos aportados por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), el consumo medio anual de un automóvil es mayor al de una vivienda familiar. Esto también se traduce en cifras económicas: 1.200 euros de gasto anual por coche frente a los 800 euros por hogar. 

En los últimos años, nuestro país ha aprobado una serie de medidas en línea a las recomendadas por la UE, como es el caso de la Directiva Europea de Eficiencia Energética de Edificios del 2002. Su fin es maximizar el consumo de energía de la población. No obstante, para que estas medidas sean realmente efectivas, se necesita de la ayuda y colaboración del consumidor 

Muchos de nosotros nos hemos hecho esta pregunta alguna vez, cuando repostamos gasolina para nuestro coche, encendemos la caldera o conectamos el aire acondicionado. Por supuesto, cada caso es diferente y depende de múltiples factores, como la climatología del lugar en el que vivimos o el número de kilómetros que debemos hacer a diario, además del tamaño de la vivienda o la cilindrada de nuestro vehículo. 

Pero, de media, ¿dónde se produce el mayor gasto energético de una familia, en la carretera o en casa? Según el IDAE, el gasto familiar medio de combustible para el coche es entre un 28% y un 50% mayor que el gasto de la energía consumida en casa. 

Medido en términos energéticos, el consumo de energía de los hogares es atribuible en un 56% al consumo de combustible del vehículo (o vehículos) y el resto (44%) a los consumos de la vivienda. Esto es, el transporte supone en torno a un 30% más que la casa en consumo de energía. 

Esta estimación se basa en considerar que una familia media realiza 30.000 km al año, con un consumo medio de 6 litros de gasóleo a los 100 km. 

Por parte de los hogares, se estima un consumo medio de 1,1 tonelada equivalente de petróleo. Los principales consumos son: 

- Calefacción (46%) 

- Agua caliente (20%) 

- Electrodomésticos (16%) 

- Cocina de alimentos (10%) 

- Iluminación (7%) 

- Aire acondicionado (1%) 

Pero una vez conocidas las cifras, lo importante es saber, en profundidad, analizar la realidad y actuar sobre aquellas cosas en las que podemos intervenir. 

Movilidad sostenible 

Dado que el uso del vehículo particular supone nuestro mayor gasto energético, debemos pensar si está en nuestra mano reducirlo, ya sea: 

- Utilizando otros medios de transporte: a pie para distancias cortas, bicicleta para distancias medias y transporte público para distancias largas. 

- Buscando alternativas para compartir vehículo privado (el conocido "carsharing") 

- O, cuando menos, realizando una conducción eficiente. Son muchos los trucos existentes para conducir más eficientemente: arrancar el motor sin pisar el acelerador; evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios; bajar pendientes levantando el pie del acelerador y aprovechar la inercia del coche; disminuir la velocidad levantando el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida; apagar el motor en paradas de más de 60 segundos; mantener el aire acondicionado del coche entre 23 y 24 grados. 

- Por supuesto, el empleo de vehículos más ecológicos es una alternativa a considerar a la hora de reemplazar nuestro vehículo privado actual. 

Coche eléctrico 

Una de las compañías que más comprometida está con la búsqueda de un modelo de transporte sostenible es Endesa. Su modelo, basado en el vehículo eléctrico como una de las vías principales en su lucha contra el cambio climático, está reflejado en su Plan Estratégico de Sostenibilidad 2008-2012. En España, está ya trabajando en los despliegues de movilidad eléctrica (Plan MOVELE) de Madrid y Barcelona, en las principales iniciativas tecnológicas (Cenit VERDE, proyectos DER22@ y REVE) y ha firmado recientemente acuerdos con empresas de primera fila, como Telefónica, que fomenten el despegue de la movilidad eléctrica. En Europa, es la única empresa española presente en los consorcios ELVIRE y G4V, cuyo objetivo principal es desarrollar la tecnología, soluciones y servicios necesarios que permitan la interacción continua entre los conductores, sus proveedores de energía y la red inteligente y evaluar el impacto a gran escala de la implantación del vehículo eléctrico en la infraestructura de red, respectivamente. Endesa ha sido además de los primeros agentes en incorporarse a grupos internacionales de estandarización y normalización de equipos, sistemas y soluciones de movilidad eléctrica. Recientemente se ha unido también a CHAdeMO, la asociación japonesa que da servicio de carga rápida a vehículos eléctricos de mayor implantación mundial y que tiene como objetivo incrementar la instalación en todo el mundo de estos puntos de recarga rápida así como la homogeneización de los estándares de recarga.

 

Fuente: Portal del Medio Ambiente

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente