Monografías y Artículos de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
aprende opina

Si se considera que para el año 2050 está previsto que seamos 9.000 millones de personas en la tierra, no quedaría más remedio que plantear casi diariamente una alternativa sostenible a todas nuestras tareas, individuales y en conjunto, para garantizar la capacidad y calidad del capital natural de nuestro planeta y dar la bienvenida a esa población, previsible y futura, con la satisfacción de poderles ofrecer todo lo que nos regalaron a nosotros e, incluso, más y mejor.

Todas las relaciones/interacciones entre los seres vivos que ocurren en nuestro planeta, y los seres vivos mismos, constituyen los factores bióticos. Si en dichos factores también estamos incluidos los humanos y, las relaciones que mantenemos con el resto de la biota de la tierra, cabría preguntar; ¿Existe otro factor biótico que rompa las relaciones o los ciclos naturales como los humanos? ¿Debemos luchar para poder dar la bienvenida a las generaciones futuras o hacerlo también para no despedirnos cada día de una especie en peligro de extinción y/o de un árbol que intencionadamente muere después de cientos años de existencia?

Por tanto, nos encontramos ante una ambiciosa visión y un poderoso impulsor de economías, negocios y sociedades. Las empresas que construirán este futuro serán las llamadas "rejuvenative enterprises" o empresas regeneradoras, los elementos probióticos de la naturaleza.

La "Rejuvenative Technology" se definiría como "la tecnología o el conocimiento que otorga fortaleza y vitalidad al capital natural de la tierra y las sociedades de las que dependen las habilidades, los recursos, los mercados y los consumidores". Entre los principios que este tipo de empresas han de ser capaces de demostrar, se encuentran:

  • Ser termodinámicamente óptimas: el uso de la energía y de los materiales irá en consonancia con las características físicas y límites del planeta. Su enfoque será hacia la "eficiencia entrópica".
  • Valorar la abundancia en lugar de la escasez: priorizar tecnologías y comportamientos que, ofrezcan abundancia natural (ej.: comportamiento biológico) o gestionada (eje.: creando ciclos cerrados)
  • Mejorar la vitalidad natural: valorando tecnologías y procedimientos que hagan uso de las habilidades productivas y rejuvenecedoras naturales del planeta, aprendiendo y usando las técnicas de producción naturales como base de sus modelos tecnológicos e industriales.
  • Equilibrar su interdependencia: reconocer y equilibrar la red de interdependencias sociales que existen dentro, buscando la equidad mutua dentro de todas las relaciones.

Para poder llegar a construir un futuro equitativo y sostenible a través de las "rejuvenative enterprises" hace falta una hoja de ruta que marque la evolución corporativa desde las prácticas de las compañías líderes actuales hacia las empresas regeneradoras por venir.

Enfocándonos en las áreas clave de la práctica empresarial, hay tres etapas fundamentales en este viaje evolutivo: Empresas Transitorias, Sostenibles y Regeneradoras.

  • Empresas Transitorias: en este tipo de empresas la sostenibilidad se incorpora en algunas actividades y productos de la empresa, se trabaja fundamentalmente dentro de los modelos tradicionales de "la cuna a la tumba", se usan las fuentes convencionales de energía principalmente junto con algunas renovables, las estrategias de RSE y de sostenibilidad se integran en la estructura de negocio y los grupos de interés participan de algunos procesos.
  • Empresas Sostenibles: la sostenibilidad es parte de la estrategia de su negocio, examinan sus productos y servicios en profundidad y se esfuerzan por operar siguiendo las mejores prácticas de sostenibilidad. Se basan normalmente en la metodología de "la cuna a la cuna" en la mayoría de sus productos, y la cartera de productos, en general, está basada en "cero impacto".
  • Empresas Regeneradoras: alinean y optimizan sus actividades a los factores de sostenibilidad a largo plazo, como por ejemplo que su capacidad de crecimiento no esté determinada por los límites tradicionales de los recursos, haciendo una contribución positiva a la capacidad ecológica y social. Se utiliza un enfoque circular de la cuna a la cuna en todos los aspectos de las operaciones de negocio de materiales escasos y potencialmente peligrosos. En este tipo de empresas se requiere que la ejecución de las actividades comerciales demuestre una contribución positiva a la utilidad ecológica y social.

 

Fuente: Ecoavantis

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente