Monografías y Artículos de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...

La bioenergía: una oportunidad medioambiental y económica única para España

ATEGRUS®-Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente celebró los pasados días 1 y 2 de marzo de 2007 su III Conferencia sobre Bioenergía, llamada BIOENERGÍA 2007, con una participación relativamente alta, ya que asistieron más de 150 representantes del sector de las bioenergías y un total de 25 ponentes repartidos en siete sesiones que trataron todos los temas relacionados con el desarrollo de las bioenergías: legislación, situación actual, la biomasa, los biocombustibles y el biogás, así como, como novedad de este año, una mesa redonda sobre las oportunidades de negocio con las principales entidades financieras del sector. Julián Uriarte Jaureguízar, Presidente de ATEGRUS® abrió la Conferencia, insistiendo en el gran potencial de los distintos tipos de bioenergía: biomasa forestal, agrícola, residuos de todo tipo, bioetanol, biodiesel… y de la importancia que esta fuente energética tiene y tendrá en la innovación tecnológica de todo el país.

Mª Teresa Estevan Bolea, expresidenta del Consejo de Seguridad Nuclear, inauguró las jornadas con una conferencia magistral en la que trazó una visión global de la estrategia energética, insistiendo en la importancia del mix energético para atender al consumo, y con especial atención a la hidroeléctrica y al gas natural. Hizo referencia a la cogeneración, insistiendo en la necesidad de fomentar la cogeneración de biomasa en las centrales térmicas. Terminó su intervención animando a la audiencia a invertir en plantas de valorización energética de biomasa, siempre con una información adecuada sobre el mercado y la situación real.

María Candelas Sánchez, del Comité Económico y Social Europeo, expuso la posición de las instituciones europeas frente al desarrollo de los biocombustibles, y subrayó la importancia de encontrar un equilibrio entre los intereses energéticos y los agrícolas, teniendo en cuenta que el modelo de cultivo agrícola europeo se caracteriza, en general, por el mantenimiento de los parámetros ambientales, la renta de los agricultores, un empleo agrario que fija la población rural, y sobre todo un modelo respetuoso con la población civil.

Se iniciaron las sesiones técnicas con una sesión dedicada a la situación actual de la bioenergía. Lara Pérez Dueñas, de ATEGRUS®, presentó el trabajo realizado por la Asociación, de identificación de las plantas de producción de biodiesel y de bioetanol, mostrando que hay un total de 14 plantas funcionando, 18 en construcción y más de 30 en proyecto. Si todos estos proyectos se llevan a cabo, la capacidad de producción de biodiesel en España será de más 5 millones de toneladas/año, frente a las 300.000 toneladas actuales. Este aumento será más moderado en el caso del bioetanol, observando que aunque España es hoy líder europeo de producción de este biocombustible, países europeos como Francia y Alemania le están adelantando a grandes pasos.

Edita Vagonyte, representante de la Asociación Europea para la Biomasa, hizo una revisión de los recientes avances legislativos promovidos por la Unión Europea: el “paquete de energía” presentado el 10 de enero, la hoja de ruta de las energías renovables, así como la propuesta de directiva de biocombustibles, que propondrán como objetivos un 20% de energías renovables y un 10% de biocombustibles en 2020. El potencial de aprovechamiento de la biomasa en Europa es altísimo: se estima en más de 180 Mtep en 2010, que llegarán a los 300 Mtep en 2030.

Daniel Massó, representante de AENOR, presentó las normas desarrolladas por su entidad y por el Comité Europeo de Normalización en el ámbito de la biomasa y animó a los stakeholders a hacer uso de la normativa, para evitar errores técnicos y aportar calidad y una mayor homogeneidad en los productos y sistemas. En España constatamos que se están demandando normas en el sector de la biomasa aunque es un sector que se está empezando a desarrollar.

Roberto de Antonio, de la empresa FactorVerde, presentó a la biomasa como “la asignatura pendiente en España”, ya que la cifra de potencia instalada en 2005 (366 MW) dista mucho del objetivo que había fijado el Plan de Energías Renovables (más de 4 veces más). La falta de una política forestal, la tolerancia existente hacia el vertido y la quema de residuos agrícolas, así como las bajas primas, son algunas de las razones para este incumplimiento, a pesar de que el aprovechamiento de la biomasa ofrece un potencial económico enorme para España, además de una ayuda para luchar contra los incendios forestales.

Para Heikki Willstedt, de la asociación WWF/ADENA, los biocombustibles son parte de la solución, aunque no son la solución única, que pasará por una combinación de un cambio en los hábitos de consumo, un cambio en las fuentes energéticas y un cambio en la tecnología hacia mayor eficiencia. Hay que tener en cuenta también los posibles impactos que puede tener la producción a gran escala de biocombustibles –mayor consumo de agua, de fertilizantes y deforestación, especialmente grave en bosques tropicales.

En la sesión dedicada a la agroenergía, José Carlos Caballero de ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) presentó la visión del sector agrícola en el campo de los biocombustibles. Esta fuente energética puede constituir una gran oportunidad para el sector, pero aún no se ha verificado y queda mucho por hacer.

Neus Puy y Carles Martínez, investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, compararon las oportunidades y riesgos de los cultivos energéticos y del aprovechamiento de la biomasa forestal. Ambas técnicas presentaron numerosas ventajas tanto ambientales como económicas y se subrayaron algunas cuestiones clave que es necesario considerar para una explotación óptima, como una buena planificación y redes de logística adecuadas.

En la sesión sobre el aprovechamiento energético de la biomasa, se habló ampliamente de la valorización de la biomasa forestal. Francisco Dans, Director de la Asociación Forestal de Galicia, presentó el proyecto europeo Enersilva que tiene como objetivo estudiar el aprovechamiento de este recurso que en muchos casos se deja pudrir en los bosques, presentándose las condiciones de viabilidad y los costes de la puesta en marcha de un proyecto de valorización. En este mismo tema, Carmen García, de REFORA, expuso los aspectos técnicos para un aprovechamiento de los residuos forestales.

Por otro lado, Santiago Díez Castilla, técnico del Ente Regional de la Energía de Castilla y León presentó la experiencia de esta Comunidad Autónoma en el aprovechamiento energético de la biomasa en sus diferentes formas, que está en pleno desarrollo.

Se expusieron igualmente distintas tecnologías para el aprovechamiento de la biomasa. Ana Quijano de Fundación Cartif habló de la co-combustión de biomasa en centrales térmicas, afirmando que, a pesar de su potencial y de la apuesta que se ha hecho por esta tecnología en el Plan de Energías Renovables, la co-combustión está aún en fase de desarrollo, con muy pocas experiencias a escala real. Vista la experiencia en otros países europeos, es muy probable que asistamos a un despegue de esta tecnología en España. David Moldes López, de la empresa ERATIC, presentó sus nuevas centrales termoeléctricas de biomasa, basadas en el Ciclo Orgánico de Rankine. Por último, Lluís Otero, del Grupo Hera, expuso la tecnología del plasma que permite valorizar de manera absoluta un residuo, mediante su atomización y vitrificación. Se obtiene así un gas de síntesis de alta calidad y un material inertizado con interesantes propiedades, todo ello con un nivel de emisiones mínimo.

Jean Marie Chauvet, del Polo de Competitividad “Industrias y Agrorecursos” de la región francesa de Picardie-Champagne-Ardenne, expuso en la sesión de Nuevos Desarrollos en los Biocombustibles, las posibilidades de las llamadas biorrefinerías, que van más allá de la simple producción de biocombustibles al valorizar la planta entera, convirtiéndola en productos con aplicaciones no sólo energéticas, sino también químicas, alimenticias y de producción de materiales como biopolímeros. Entraremos así en la era de la “bioeconomía”, que pasará obligatoriamente por el aprovechamiento de la biomasa celulósica.

Las empresas IVECO, MSP-Capstone, Jenbacher y Grupo Hera participaron en la mesa redonda sobre el aprovechamiento energético del biogás, mediante sus representantes Manuel Lage, Manel Blasco, Alejandro Held y Lelio Buitrago. Según los participantes, el gas es la mejor alternativa al diesel para la utilización urbana, y en particular el biogás procedente de biomasa o de vertederos, que permite la reducción de emisiones acústicas y gaseosas, a la vez que permite una utilización en pilas de combustible. El biogás proveniente de la fermentación de estiércol o purines tiene también un gran potencial para la producción de energía térmica y eléctrica mediante cogeneración. Se presentó, además, la tecnología de las microturbinas, máquinas de última generación para la producción de electricidad a partir de biogás proveniente de vertederos o plantas depuradoras.

Por último tuvo lugar una mesa redonda sobre las oportunidades de negocio de las bioenergías, y en particular de los biocombustibles, donde participaron importantes entidades financieras como Climate Change Capital (Rocío Oriol), Banco Santander (Adrian Katzew), SI Capital (Eusebio Güell) y Banco Sabadell (David Noguera). Se presentó el gran potencial del crecimiento del negocio de las bioenergías, un sector con interesantes rentabilidades pero con una gestión compleja y sujeto a importantes volatilidades (precio del gasóleo, precio de la materia prima, cuestiones de abastecimiento y complejidad de la logística…). Se subrayó que una renovación de la legislación que, por ejemplo, incluya un porcentaje de obligatoriedad de biocombustibles en los carburantes tradicionales, será positivo para el sector.

Como conclusión de las jornadas, podemos destacar que el sector de las bioenergías está en gran crecimiento, a lo que contribuyen ampliamente los cambios legislativos europeos y lo que ofrece interesantes perspectivas económicas, tecnológicas, energéticas y medioambientales para nuestro país. Sin embargo, la legislación española es aún algo confusa y necesita una readaptación, cambios que se esperan con impaciencia en el sector. Es necesario considerar ciertas cuestiones que pueden reducir los beneficios del desarrollo de los biocombustibles, como el impacto medioambiental de los cultivos de materia prima (agua, energía, deforestación…) o la competición con los mercados de alimentos (aumento de los precios de materia prima). Algunas de estas cuestiones podrían resolverse mediante el uso de cultivos lignocelulósicos, que constituyen el futuro de los biocombustibles. Tampoco hay que olvidar al sector agrícola, que podría reforzarse si recibe el apoyo adecuado. Existen numerosas tecnologías para valorizar energéticamente la biomasa, tanto de origen agrícola o forestal, o también los residuos, y podemos observar que España tiene ya una buena base tecnológica y experiencias que pueden servir como modelo. El uso de biomasa para la producción de calor o electricidad redunda en beneficios innegables, entre los que cabe destacar la prevención de incendios forestales. Aún así, es necesario impulsar mucho más la utilización de estas fuentes energéticas, cuyo enorme potencial estamos aún lejos de cubrir.

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente