Monografías y Artículos de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...

cat monografia

En la década de los 60 del siglo XX, la UICN lanzó la iniciativa de la “Lista Roja” de especies, probablemente el inventario más completo del estado de conservación de especies de animales y plantas del mundo. Con el mismo espíritu de llamar la atención pero esta vez de forma positiva, la UICN ha lanzado la “Lista Verde” para celebrar el éxito de los resultados de la gestión de las áreas protegidas.

 

El interés de UICN en la evaluación de la efectividad de la gestión de las áreas protegidas comienza a tomar cuerpo en 2008, en una reunión para evaluar los progresos realizados desde el quinto Congreso Mundial de Parques de Durban en 2003, planteando la idea de desarrollar una Lista Verde de áreas protegidas gestionadas de forma ejemplar. En el Congreso Mundial de la Conservación en Jeju, en 2012, UICN aprobó una Resolución apoyando la creación de dicha Lista Verde. Así nació la iniciativa “Lista Verde de Áreas Protegidas”, integrada en el Programa de Áreas Protegidas, iniciándose una fase piloto que culminó en el Congreso Mundial de Parques de Sidney, en 2014.

Por tanto, esta iniciativa busca reconocer y promover a escala mundial la gestión eficaz y equitativa de las áreas protegidas, contribuyendo así a la Meta 11 del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 de Aichi en el marco del Convenio de Diversidad Biológica.

 

¿Qué beneficios tiene para el área protegida estar en la Lista Verde?

Según UICN, la Lista Verde aportará a las áreas protegidas mayor reconocimiento internacional, mayor apoyo político y financiero, motivación para alcanzar y mantener altos estándares de gestión, reconocimiento de la participación en los beneficios del área protegida por parte de las comunidades locales y reconocimiento de la industria turística y de los visitantes.

La medida en que estos beneficios se concreten dependerá mucho de la implicación de todos los actores, del rigor con el que se siga el procedimiento y del compromiso por mantener la calidad a largo plazo. El reto no es sencillo, y muchas áreas protegidas no estarán aún preparadas para demostrar un nivel de excelencia como el que se pretende con esta iniciativa, pero el interés radica en facilitar un camino para avanzar en la eficacia de la gestión.

 

¿Qué requisitos debe cumplir un área de la Lista Verde?

Las áreas protegidas de la Lista Verde deben demostrar un nivel de planificación y gestión eficaz a largo plazo. Cualquiera que sea la categoría del área (desde una pequeña reserva natural a un gran parque nacional), ya sea terrestre o marina, el objetivo de la Lista Verde es demostrar los éxitos en la gestión conforme a sus objetivos de conservación de la naturaleza y de acuerdo con criterios de equidad social y transparencia.

Para demostrar estos éxitos, se establece un procedimiento voluntario que consiste en la aplicación de un estándar global de calidad organizado en cuatro niveles jerárquicos (pilares, criterios, indicadores y medios de verificación). Este estándar fue desarrollado por expertos de la UICN vinculados a la evaluación de la eficacia de las áreas protegidas.

En esencia, se trata de demostrar que:

  • Hay suficiente conocimiento en profundidad del espacio, de sus valores naturales y de las amenazas que pesan sobre sus ecosistemas y especies.
  • La protección del espacio tiene un apoyo institucional adecuado. Por tanto, existe una declaración legal y una planificación y ordenación de usos y actividades adecuada a las características ecológicas del área y a las amenazas identificadas.
  • Hay suficientes recursos materiales, económicos y humanos para la gestión del área protegida.
  • Se evalúan las repercusiones sociales y económicas de la protección del espacio sobre la población local, y existen garantías de que se respetan los derechos legítimos de las personas, ya sea por las consecuencias de la protección del espacio cuando las limitaciones son necesarias para garantizar la conservación, ya sea por la existencia de cauces accesibles y adecuados para atender sus reclamaciones o resolver los conflictos.
  • Se garantiza la participación de los agentes socioeconómicos en la gestión del espacio y el acceso a la información pública de todo lo relacionado con su conservación y gestión.
  • Se utilizan indicadores para el seguimiento y la evaluación de los objetivos de conservación y se puede documentar el logro de los objetivos del área protegida.

UICN criterios

 

¿Quién participa en el proceso?

Para la preparación de la candidatura, el área protegida puede contar con un “mentor”, una figura que en la fase piloto desarrollada en 2014 ha demostrado ser de gran utilidad. El “mentor” es una persona que apoya a los gestores del área protegida en la recopilación de la documentación para cumplir con el estándar global. Para apoyar el proceso en cada país, se constituyeron los llamados “grupos de referencia” compuestos por expertos de acuerdo a un procedimiento reglado y autorizado por la UICN.

Las candidaturas son evaluadas por un experto externo, independiente, que trabajando estrechamente con el grupo de referencia y con el mentor, eleva la propuesta al Comité de UICN de la Lista Verde.

El procedimiento está actualmente en revisión tras la experiencia de 2014 que culminó en el Congreso Mundial de Sidney con el reconocimiento de 22 áreas protegidas de 8 países (se analizaron 28 candidaturas de las que 16 fueron
aprobadas directamente (entre ellas el Espacio Natural de Sierra Nevada), una aplazada (Doñana, finalmente aprobada en 2015), 7 remitidas para más aclaraciones y 4 rechazadas.

 

Perspectivas de futuro

Tras la evaluación de la fase piloto, la UICN ha dado nuevos pasos que permitirán la incorporación al proceso de nuevas áreas protegidas en 2016. Los principales pasos serán:

  1. Diversificación de la composición de los grupos de referencia (EAGL) y asignación de un revisor independiente y acreditado a cada grupo.
  2. Ratificación del nuevo estándar.
  3. Puesta en marcha una nueva plataforma web.
  4. Inclusión de una etapa de “registro” y “candidatura” en el proceso que ayude a articular los pasos que el área protegida debe dar para alcanzar el cumplimiento pleno del estándar.
  5. Anuncio en el Congreso Mundial de UICN (septiembre de 2016 en Hawaii) las áreas registradas.
  6. Presentación de los candidatos exitosos en la COP de México (diciembre 2016).
  7. Nueva ronda para candidaturas en años sucesivos.

La iniciativa de la Lista Verde fue reconocida en el Congreso Mundial de Parques de Sidney y ratificada en el Congreso europeo Little Sidney de Austria como una de las herramientas a impulsar en las próximas décadas para mejorar la eficacia de la gestión de las áreas protegidas. El camino no ha hecho más que empezar. Confiemos en que ayude a mejorar la conservación de la naturaleza en una sociedad más justa y equitativa.

 

La Lista Verde de UICN para las áreas protegidas: una oportunidad para avanzar en la eficacia de la gestión, por Marta Múgica de la Guerra, de la Oficina Técnica de EUROPARC-España y miembro del Grupo de referencia de la Lista Verde en España (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.). Más información en el Boletín 40 de EUROPARC-España, página 6.

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente