Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
COP_21_logo

Casi 200 países buscarán reemplazar el Protocolo de Kioto, un pacto que desde su aprobación en 1997 no ha conseguido reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero, por el primer acuerdo global en París contra el cambio climático durante los próximos 15 días. A diferencia de Kioto, que cubría el 11% de las emisiones —y que no vinculó a China y EE UU en la mitigación—, en esta COP21 se intenta un pacto que comprometa a todos. Cerca de 180 países han presentado antes de la cumbre planes voluntarios de reducción de emisiones. Pero esos esfuerzos no son suficientes para impedir que la temperatura suba más de dos grados a final de siglo, el límite fijado por la ciencia como crítico. Encontrar la forma de superar esa brecha, la financiación de la adaptación y el grado de vinculación son los retos de la cumbre.

Más de 140 presidentes y jefes de Estado tomarán la palabra hoy en la capital francesa en uno de los mayores encuentros diplomáticos registrados fuera de Nueva York, sede de la ONU. Y sus discursos versarán sobre un problema común que recorre de norte a sur el planeta: el calentamiento global. "La lucha contra el cambio climático y la lucha contra el terrorismo serán los dos principales desafíos del siglo XXI", decía este sábado Laurent Fabius, ministro de Exteriores de Francia, el país anfitrión que lleva meses de trabajo diplomático para que se cierre un acuerdo el 11 de diciembre.

El nombre de París, una ciudad traumatizada por los atentados de hace unos días, puede quedar unido para muchas décadas a la lucha contra el calentamiento global si de la cumbre internacional que acoge, COP21, sale un pacto efectivo dentro de dos semanas. Este 2015 está a punto de cerrarse como el año más cálido desde que hay registros. Paralelamente, la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera también está en niveles históricos. La ciencia (de forma casi unánime) relaciona estos dos hechos y los Gobiernos han asumido ya esa vinculación.

Pese a las alertas, el ser humano ha seguido aumentando las emisiones a través de la generación de energía, la industria, el transporte y la agricultura en las últimas décadas. Se prevé que en 2020 el volumen de emisiones mundiales anuales se duplique respecto a 1970.

Ya se han celebrado 20 reuniones de la ONU como la que acoge París, sin que se haya cerrado un acuerdo que comprometa a todos en la reducción de emisiones. El protocolo que se quiere sustituir, el de Kioto (1997), solo cubría el 11% de las emisiones mundiales. Ahora se quiere llegar al 100% y para eso es necesario que esta vez estén China y Estados Unidos, las dos principales potencias económicas y emisoras de CO2. Ambos han dado algunos pasos, como presentar sus planes de reducción de emisiones ante la ONU. Pero sus compromisos no están entre los más ambiciosos.

La Unión Europea, que negocia como un bloque, llega con una de las propuestas más fuertes: reducir al menos un 40% sus emisiones en 2030 respecto a 1990. Y con un mensaje: se puede crecer económicamente con menos CO2. Entre 1990 y 2012, las emisiones cayeron en Europa un 17,9%. Eso es en términos globales, porque hay excepciones nacionales como España, donde en ese mismo plazo crecieron un 22,5%.

Pero Europa solo representa al 10% de las emisiones mundiales. Sin China y EE UU, se volverá a fracasar en el objetivo que se quiere fijar: reducir las emisiones para que en 2100 el incremento de la temperatura no supere los dos grados de media respecto a antes de la Revolución Industrial.

Esta vez, tras seis años intentando cerrar el pacto, las dos principales potencias han mostrado voluntad de acuerdo. El problema surge al bajar al detalle. Por ejemplo, la UE quiere que el acuerdo tenga puntos jurídicamente vinculantes, algo que incomoda EE UU, que no llegó a ratificar Kioto precisamente por esa obligación jurídica. "La UE no aceptará solo una declaración de principios", dice el secretario de Estado de Medio Ambiente de España, Pablo Saavedra.

"El acuerdo debe ser jurídicamente vinculante y con metas claras", insiste el ministro colombiano de Medio Ambiente, Gabriel Vallejo. Su país está dentro del bloque de países que no son los principales causantes del cambio climático pero que han presentado compromisos de reducción de emisiones. Colombia propone bajarlas un 20% respecto a 2010. Pero podría llegar al 30% si recibiera financiación extra.

Aquí está otro de los puntos de tensión de París: la financiación. Hay dudas sobre quién debe poner los 100.000 millones de dólares anuales que a partir de 2020 deben estar dentro del llamado Fondo Verde. "Tiene que aportar todo aquel que pueda según sus capacidades", opina Vallejo. Sin embargo, otros Estados insisten en que tienen que encargarse de la financiación los que han desatado el problema: los países desarrollados tras décadas de emisiones.

En el pacto parece que fijará la meta de los dos grados. Pero los compromisos de mitigación que 180 países —el 95% de las emisiones mundiales— han presentado antes de la cumbre no son suficientes y colocan al planeta en un incremento de al menos 2,7 grados. La UE pretende que, para solucionar esta brecha, cada cinco años se revise al alza el acuerdo. "Ni China ni EE UU quieren la revisión al alza", dice Valvanera Ulargui, directora de la Oficina Española de Cambio Climático.

Teresa Ribera —directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales de París y que acude a la cumbre con la delegación francesa— se fija en las consecuencias que tendrá cerrar un acuerdo ambicioso. En su opinión, se lanzará un mensaje a los inversores internacionales del sector de la energía, "que en este momento están parados".

 

India y los países del ALBA, en la línea dura de la negociación

Antes de que comiencen las negociaciones de París, los expertos sitúan a India y a los países que forman el grupo ALBA en la línea dura de la negociación. India mantuvo una de las posiciones más duras en la última reunión del G-20 en Turquía. De allí, salió el compromiso de cerrar en París un acuerdo "con fuerza legal", "aplicable a todos" y "ambicioso, justo, equilibrado, durable y dinámico".

India, responsable del 10% de las emisiones mundiales, ha presentado compromisos de reducción de emisiones antes de la cumbre. Pero en su plan este país sostiene que sus esfuerzos estarán condicionados a que les llegue una financiación de 206.000 millones de dólares. Además, en ese texto recuerda que "no es parte del problema" del cambio climático, en referencia a que han sido las economías desarrolladas las que han desencadenado el calentamiento tras décadas de uso de combustibles fósiles. Este país también presiona para que desde Occidente se le transfiera tecnología para poder seguir creciendo sin depender tantos de los combustibles fósiles.

Venezuela —con una economía de pendiente de las fósiles— y Nicaragua ni siquiera han presentado compromisos de reducción de gases de efecto invernadero. Bolivia sí ha mandado a la ONU su programa. Pero en el preámbulo lanza una advertencia: repudia "la visión de los imperios y de las transnacionales" y apuesta por crear un "camino para alcanzar una solución a la crisis climática desde una visión alternativa a la actual".

Los países productores de petróleo también se muestran reacios a un acuerdo. Un informe del Instituto para los Recursos Sostenibles de Reino Unido establecía que, para cumplir con la meta de los dos grados, se necesitaría dejar bajo tierra un tercio de las reservas mundiales ya conocidas de petróleo, la mitad del gas y el 80% del carbón.

 

Fuente: modificado de El País.

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente