Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...

Noticias Medioambiente

ACS ha encargado a Société Générale y a BBVA la búsqueda de compradores para Urbaser, el buque insignia de la constructora en el área de medioambiente. Según las fuentes consultadas, la valoración de la compañía podría rondar entre 2.000 millones y 2.500 millones de euros (incluida una deuda de 800 millones de euros). Fondos de inversión asiáticos y soberanos, junto a grupos industriales de la talla de la francesa Suez Environnement, figuran en la lista de posibles pretendientes. ACS destinará los recursos de esta desinversión a reducir aún más su endeudamiento.

acs

No es la primera vez que ACS explora el mercado en busca de interesados por su filial de medioambiente. En 2008, la compañía presidida por Florentino Pérez, en plena batalla por el control de Iberdrola, también intentó vender Urbaser sin éxito. Al no prosperar la desinversión, ACS optó por la venta selectiva de activos, ya que Urbaser es la suma de más de un centenar de filiales distribuidas por distintos países de Europa (España, Francia y Reino Unido) y Latinoamérica (México, Colombia, Chile y Argentina) y con presencia en actividades múltiples desde el tratamiento de residuos, hasta los servicios urbanos, pasando por el tratamiento de agua y la generación energética.

En los últimos años la compañía ha negociado la venta de su actividad en Marruecos y Colombia y traspasado el negocio de tratamiento de residuos hospitalarios. En el mercado apuntan que también podría desgajar Socamex, una de las filiales de Urbaser especializadas en tratamiento de agua.

 

Líderes del sector

Según las cifras de 2014, ACS factura con su área medioambiental 2.338 millones, de los que unos 1.600 millones los aporta Urbaser y el resto, los servicios logísticos y Clece. Según fuentes inmersas en la operación, Urbaser cerrará el año con un resultado bruto de explotación (ebitda) de unos 270 millones. En función del tamaño y la duración de los contratos, las empresas del sector se valoran con múltiplos de ebitda de entre siete y 10 veces, con lo que Urbaser podría acercarse a los 2.700 millones de euros.

"En la actualidad, esta operación, por su magnitud sólo está al alcance de grandes fondos de inversión asiáticos muy interesados en este tipo de activos", asegura uno de los rivales de ACS en España.

El líder del sector en España es FCC, cuyo interés por Urbaser parece descartado por su posición de dominio y porque, en la actualidad, la compañía controlada por Carlos Slim se encuentra en plena reestructuración financiera.

Entre los inversores industriales que podrían abordar una operación de esta magnitud figura Suez Environnement. El gigante galo es líder en su país en el negocio del tratamiento y recogida de basuras, pero su presencia en España se circunscribe casi en su totalidad al sector del agua (Agbar). En 2003, Suez vendió el negocio de limpieza urbana (Cespa) en España a Ferrovial.

La venta de Urbaser daría un impulso al plan de ACS de reducir aún más su endeudamiento y dejar la relación con el ebitda en menos de una vez. Actualmente, la deuda bancaria de ACS supera los 6.000 millones de euros, de los que más de la mitad vence a largo plazo. Urbaser forma parte de esta carga financiera, ya que la filial de medioambiente firmó en 2014 un crédito sindicado de 600 millones de euros que vence en 2017. Société Générale es el banco agente de esta financiación. La deuda neta de ACS hasta septiembre de este año asciende a 3.880 millones de euros.

ACS forma parte de las compañías que han sufrido en Bolsa los efectos de la caída del crudo, la inestabilidad institucional ante las elecciones del próximo 20 de diciembre y el posible contagio del preconcurso de acreedores de Abengoa. La constructora cerró ayer en Bolsa a 26,5 euros, un 0,15% menos. En el año, el grupo retrocede un 4,8%. La semana pasada ACS indicó que iba a presentar una demanda contra los gestores del fondo Bodenholm por insinuar irregularidades contables y deuda oculta del grupo español que, en su opinión, provocarán un desplome aún mayor de la empresa en Bolsa.

Hasta septiembre de este año, ACS ganó 574 millones, con un incremento del 4,2%, impulsado por la actividad internacional, la apreciación del dólar frente al euro y la reversión de varias provisiones en Cimic. El beneficio bruto de explotación (ebitda) alcanzó 1.816 millones, con una progresión del 4,7%.

En materia de desinversiones, además de Urbaser, ACS controla el 17% de Yoigo, compañía por la que han mostrado interés los dueños de Telecable (Zegona). En el mercado estiman que esa participación podría alcanzar un valor de unos 120 millones. En noviembre, la constructora vendió parte de su paquete accionarial en la autopista canadiense Nouvelle Autoroute 30 al fondo TIAA con una plusvalía de 16,5 millones.

 

Fuente: Expansión.

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente