Noticias de Medioambiente, Legislación Medioambiental y Opinión.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
noticiasactualidad

La Comunidad de Madrid se ha convertido en la región española con mayor densidad de árboles singulares y en la de mayor diversidad de especies entre estos ejemplares. La última revisión del Catálogo de Árboles Singulares ha supuesto la inclusión de otros 69 ejemplares pertenecientes a diez especies distintas y la descatalogación de 43 que habían perdido su singularidad, lo que se traduce en una ampliación del Catálogo del 10%.

Bajo la figura de árboles singulares se recogen los ejemplares de flora de características extraordinarias que por su rareza, excelencia de porte, edad, tamaño, significación histórica, cultural o científica constituyen un patrimonio merecedor de especial protección por parte de la Administración regional. Las nuevas incorporaciones al Catálogo son el resultado de una selección sobre un grupo inicial de 475 candidatos propuestos por Administraciones, entes públicos, ayuntamientos, asociaciones de conservación y universidades.

En estos momentos, el Catálogo de la Comunidad es el más amplio en cuanto a representatividad de especies arbóreas, llegando a contar un total de 97 especies de flora distintas, tanto coníferas como frondosas autóctonas y alóctonas.

La existencia de una extensa franja montañosa formada por las sierras de Guadarrama y Somosierra ha permitido la conservación de bosques primigenios y de ejemplares de gran interés, en muchos casos por las dificultades de acceso y de aprovechamiento por parte del hombre. También ha contribuido a esta diversidad el asentamiento durante siglos de la Corte española, que gustó de grandes espacios ajardinados y fincas de recreo que aseguraron la conservación de algunas especies y la plantación de otras traídas de ultramar.

 

Preservación de flora y de fauna

Desde la creación del Catálogo de Árboles Singulares en 1992, el Gobierno regional ha realizado múltiples actuaciones de protección y conservación de los ejemplares. A los trabajos de poda o saneamiento de copas hay que añadir los tratamientos fitosanitarios, estructurales y de mejora del sustrato y el acondicionamiento para su uso público, es decir, su señalización, cerramiento perimetral e instalación de carteles informativos para favorecer su conocimiento y su conservación. En este sentido, destaca también los trabajos de clonación desarrollados por el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), que de esta forma ha logrado preservar el patrimonio genético de 41 alcornoques, tejos, olmos y plátanos singulares.

Además de los 283 ejemplares incluidos en el Catálogo de Árboles Singulares, hay que considerar los 95 taxones distintos incluidos en el Catálogo de Especies Amenazadas de fauna y flora silvestre. De ellos, el 20% son árboles, el 13% arbustos y el resto pertenecen a otros estratos de vegetación. Quince de los taxones de flora están considerados como endemismos ibéricos, como el Geranio del Paular, la azucena silvestre o el trébol de agua, entre otras.

En la Comunidad están presentes más de 2.716 especies de flora, el 36% de todas las presentes en la Península Ibérica y más de las que atesoran países como Alemania, Reino Unido o Portugal.

 

Fuente: Madrid.org

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente