Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
noticias_medioambiente

El cambio hacia una economía circular, abandonando el modelo lineal actual, debería ser inminente. Si se cumpliese la gestión europea para avanzar en esa dirección, se podrían llegar a ahorrar 600.000 millones y se crearían 600.000 puestos de trabajo en la gestión de los residuos. Así lo ha asegurado Jorge Díaz del Castillo, de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, en la sala dinámica sobre Economía Circular organizada por el MAGRAMA el pasado miércoles en el marco de Conama 2014.

Jorge Díaz del Castillo aseguró que los porcentajes de ahorro posibles con una economía circular son de un enorme calado: 45% en materiales, 20% en mano de obra y 2% en energía. Pero no solo él, todos los demás participantes en la sala dinámica coincidieron en que la economía circular es el único camino a seguir.

Gullermina Yanguas Montero, Directora General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, destacó que se debe hacer hincapié en la concienciación ciudadana, ya que la generación de residuos comienza en el hogar y, por tanto, cada persona debería adoptar la correcta política de gestión de residuos. Janguas también defendió la necesidad de contar con políticas fiscales sobre gestión de residuos para lograr los objetivos tan ambiciosos establecidos. Y consideró de vital importancia incorporar una iniciativa para la recogida de datos estadísticos, de manera que sepamos si las medidas implementadas están siendo eficientes.

Por último, declaró que es muy fácil hacer demagogia y no tan fácil establecer una política de gestión de residuos, fundamental para generar empleo y llevar a cabo medidas de economía circular independientemente del color político.

Josep María Tost, Director de l'Agència de Residus de Catalunya y President de ACR+, mostró un escenario diferente en gestión de residuos, el de Cataluña. Tost destacó la importancia de establecer por ley un canon económico o tasa verde, ya que, aseguró, resulta clave para el correcto funcionamiento de dicha gestión. Comentó, asimismo, que los ciudadanos no saben porqué pagan ni dónde aparece ese pago (factura del gas, de la luz, etc), con lo que la medida correcta en este caso sería implementar la clasificación diferenciada de cada residuo.

Otro punto que introdujo en su discurso es el concepto "puerta a puerta", medida que funciona en Cataluña. La ciudad italiana de Milán también acaba de implantar esta medida, lo que demuestra su capacidad de extrapolarla a otros territorios. Para el director de la agencia catalán las instalaciones de tratamiento deben ser, además, adaptables, para que sean reversibles. "Los modelos finalistas deben erradicarse", dijo.

"En Cataluña se están buscando tecnologías para acabar de aprovechar residuos con carbono, obtener etanol de ellos y aprovechar al máximo su vida útil, antes de depositarlos en vertederos". Otra de las claves consiste en desincentivar el vertedero, lo que significa que aquellos consorcios exclusivamente con vertedero pidan al gobierno una planta y hagan políticas de prevención.

El canon en Cataluña tiene una segunda vertiente: retorna al mundo municipal. De los 25 a 30 millones al año que se recaudan, revierte un 96% a los ayuntamientos. Tost indicó que esto se lleva a cabo mediante la compensación: 34 euros por tonelada. "Ese es el pacto establecido con los municipios para incrementar el canon", dijo. Por último, aseguró que en Cataluña se sabe que se pueden cumplir los porcentajes europeos establecidos del 60%, ya que existen municipios que actualmente están incluso por encima de este porcentaje.

En su intervención, Carmen Laínez, Directora de Residuos de la Mancomunidad de Pamplona, puso sobre la mesa ciertas medidas llevadas a cabo en Pamplona, como el compostaje doméstico y comunitario, el banco de alimentos o la implementación de un cubo de basura específico para "resto" con llave. Laínez coincidió con Janguas Montero en que la concienciación ciudadana es vital; de ahí que se pusiera en marcha en Pamplona un programa educativo para que el ciudadano del futuro sepa cómo separar la basura. Pero los resultados tras implementar estas medidas no fueron todo los positivos que se esperaba, reconoció Laínez: a pesar de que el índice de participación fue de un 45% (el ciudadano debía inscribirse para obtener la llave del contenedor específico para "restos") el resultado fue de un 35%. Carmen Láinez aseguró, no obstante, que llegar a los porcentajes establecidos es posible.

El Presidente de Honor de la Fundación para la Economía Circular, Carlos Martínez Orgado, destacó que la primera necesidad imprescindible es disponer de datos estadísticos sobre la generación, la prevención, el reciclado y la valorización de los residuos de manera armonizada. "Es obvio que no es lo mismo contabilizar el reciclado a la entrada de las instalaciones de clasificación que a la salida de las plantas de reciclado o en cualquiera de los puntos intermedios. Ni tampoco es lo mismo incluir los residuos municipales de origen comercial o no incluirlos", indicó.

Martínez Orgado expuso algunos de los datos del estudio realizado por la Fundación que preside, en el que han participado más de una veintena de entidades públicas y privadas y han colaborado otra docena de organizaciones. De acuerdo con los resultados de este estudio, la foto actual del reciclado en España, incluyendo los residuos de origen comercial, está en torno al 38%. En palabras de Martínez Orgado, "este dato es menos dramático que el que se viene contando pero todavía está muy lejos de los objetivos 2020". En cualquier caso, aseguró que el concepto de economía circular supone un cambio de paradigma, si bien este cambio de paradigma tiene muchos aspectos que si no se abordan harán que todo lo demás se convierta en mera cosmética.

"Hemos de asistir a un cambio de modelo productivo en el que se ponga el énfasis en que los productos puedan ser desmontados, reparados, actualizados, etc., para prolongar al máximo su vida útil", señaló. "Se ha de priorizar la producción de energía próxima a los lugares de consumo a partir de fuentes renovables y avanzar hacia una economía baja en carbono". En definitiva, "se debe transformar a una ciudadanía que compra innumerables productos en otra que compra los servicios que ofrecen esos productos y favorecer la reparación y reutilización de aparatos y enseres. Y se debe actuar con voluntad política en este ámbito", advirtió, coincidiendo así con sus compañeros de mesa.

Otra cuestión clave analizada en el debate fueron los instrumentos legales; instrumentos como la prohibición del vertido de residuos reciclables o combustibles. Martínez Orgado dijo que dicha prohibición aparece en el paquete de economía circular pero existe desde hace más de 15 años en varios países de nuestro entorno. "Es esencial que, sin más demora, se establezca en nuestro país una hoja de ruta que permita a todo el mundo conocer que el futuro será un futuro sin vertederos. Si esto no se hace, una transformación de este calado no será posible", aseguró.

Los ponentes también coincidieron en señalar que para avanzar decididamente en la prevención, el reciclado y el abandono del vertedero existen dos instrumentos económicos de probado éxito. Uno de ellos es implementar progresivamente la figura de la tasa de residuos y ésta debe tener, al menos, un tramo del tipo "paga por lo que tiras". Es fundamental, destacaron, que el ciudadano que colabora en generar menos residuos y en posibilitar el reciclaje se vea discriminado positivamente frente a los que no lo hacen.

Otro instrumento económico es el canon sobre el vertedero, que quite cualquier atractivo a su utilización y que permita que el dinero obtenido se utilice a favor de acciones en el ámbito de la prevención y el reciclado.

Otra llamada de atención que hicieron tiene como protagonistas los puntos limpios que, en España, recogen casi el 8% del total de los residuos municipales generados y que, sin embargo, ofrecen resultados muy pobres en la recuperación, al contrario de lo que ocurre en muchos de nuestros vecinos europeos.

En definitiva, si decimos economía circular, hagamos economía circular y no sigamos manoseando los residuos.

 

Fuente: Fundación para la Economía Circular.

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente