cat monografia

No solamente las barbacoas desechables son objetos totalmente insostenibles. Hay muchos más por ahí, rodeándonos. Son incompatibles con una vida sana, sin excesivos gastos y buena para nuestro medio ambiente. Algunos están ante nuestras narices, otros algo más lejos. Aquí te damos unas ideas para localizarlos y hacer lo posible para resolver el problema que suponen.

 

Los electrodomésticos absurdos, es decir, aquellos inútiles o que, siendo de utilidad, no se pueden apagar. En la primera categoría está la famosa licuadora, un artefacto que, usado una vez, no volverá a usarse jamás. En la segunda, aparatos inapagables, infinidad de aparatos de imagen y sonido.

Acción: regalar o vender los que ya poseemos. Enchufar a una regleta con botón de apagado todos aquellos que no tienen botón de off/on.

 

El dinero lejano, es decir, fuera de nuestro control. Se trata de eso que los bancos llaman depósitos o imposiciones a plazo fijo o similares. El banco se queda con tu dinero durante mucho tiempo (varios años), lo exprime hasta sacarle todo el jugo en inversiones de las que tú no tienes la menor idea y te lo devuelve con una diminuta gratificación.

Acción: si necesitas o quieres invertir tu dinero, hazlo a través de un banco ético o en negocios y asuntos que conozcas bien y contribuyan al bienestar de la humanidad. Puedes comprar participaciones en cooperativas de energías limpias.

 

El transporte exagerado. Exagerar es mover a una persona de 70 kg unos pocos kilómetros de distancia usando un vehículo de dos toneladas y quemando varios litros de gasoil o gasolina, que producirán la correspondiente proporción de gases de invernadero y de venenos atmosféricos.

Acción: ponte calzado cómodo y camina hasta tu destino (factible hasta 4 km de distancia). Para distancias mayores, puedes ir en bicicleta, en autobús, en metro, en taxi, en coche compartido o en coche eléctrico.

 

La comida indescriptible, “Contiene metabisulfitos alquílicos betaconformados”, frases como esta y peores se pueden leer en las etiquetas de muchos alimentos. Se trata de comida de mala calidad, que necesita de muletas químicas para mantener un simulacro de aspecto apetitoso.

Acción: compra alimentos frescos o, si están envasados, con la etiqueta más corta posible. Rechaza los que tienen cosas que no conoces en la lista de ingredientes

 

Fuente: Boletín Ecotopics, número 44.

 


Colaboramos con: