Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
Noticias Medioambiente

Las energías renovables, en especial la eólica y la fotovoltaica, ya no están fuera del rango de coste de las energías convencionales, tras el fuerte abaratamiento que han experimentado en los últimos cinco años. Así lo certifican la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la Agencia de la Energía Nuclear en la octava edición del informe 'Projected Costs of Generating Electricity', que se publica de lustro en lustro.

El estudio se ha elaborado tras analizar 181 plantas de producción de electricidad en 22 países, y la muestra por primera vez incluye una participación relevante de las tecnologías renovables; de hecho, con 120 instalaciones, son la mayoría; el resto son 17 plantas de gas -13 de ciclo combinado y cuatro de ciclo abierto-, 14 de carbón, 11 nucleares y 19 cogeneraciones.

España ha participado en el informe con tres instalaciones fotovoltaicas -un tejado residencial, otro comercial y una planta en suelo-, una central solar termoeléctrica sin almacenamiento, un parque eólico terrestre, cuatro minihidráulicas -dos fluyentes y dos con embalse-, dos plantas de biogás, una de biomasa, una de tratamiento de residuos y dos cogeneraciones.

 

Amplia horquilla de costes

El informe llama la atención sobre la gran variabilidad de los costes de las renovables, muy superiores a los de las tecnologías convencionales, hecho que se explica porque las primeras dependen de la disponibilidad del recurso que explotan, mientras que las segundas dependen del coste del combustible.

Para obtener una visión más amplia de las opciones, por primera vez se plantean los resultados en tres escenarios diferentes, según el coste del capital, fundamental en la industria energética: se aplica un 3% para las situaciones más favorables, un 7% para mercados desregulados y un 10% para situaciones de riesgo.

El análisis en estos tres escenarios permite comparar el gran impacto que el coste del capital tiene en tecnologías como la nuclear, que pasa de ser la más barata de las fuentes convencionales en el primero a ser la más cara en el último.

En el caso de las renovables, la eólica terrestre resulta la más barata -puede ser la más barata de todas- y tampoco experimenta una variación importante de un escenario a otro.

 

Evolución desde 2010

Comparando los resultados del informe de hace cinco años con el actual, las tecnologías convencionales presentan un incremento de sus costes, sobre todo en el caso del carbón, aunque en parte se debe a nuevas asunciones.

Justo lo contrario sucede con las tecnologías renovables, y en particular con la fotovoltaica, que ha experimentado un acentuado descenso. La eólica también se abarata, pero en una proporción muy inferior.

En el caso de España sólo se faciltan costes para las renovables. Van de los 18,2 euros por MWh de la gran hidroeléctrica en el escenario más favorable (3%) a los 379,3 euros por MWh de la solar termoeléctrica sin almacenamiento en el peor (10%).

 

Fuente: El Economista.es

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente