Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
noticias_medioambiente

Leticia Olasolo Viteri (Fuenmayor, 1981) se trasladó a León para estudiar la licenciatura de Ciencias Ambientales. Tras obtener en el 2004 el título en la universidad de la ciudad castellano-leonesa, regresó a La Rioja para realizar el doctorado en Ciencias Agrarias en la UR.

Su formación se completaría después con un par de becas (para tecnólogos y predoctoral), que acabarían por encauzar su orientación profesional. Gracias a ellas empezó a trabajar en el Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico Agroalimentario (CIDA). De forma paralela preparó su tesis doctoral sobre el problema ambiental de la contaminación de las aguas por causa de los nitratos provenientes de las actividades agrícolas y ganaderas y la presentó en julio del 2013.

El paso por el CIDA y la tesis resultarían determinantes a la hora de que Olasolo apostase por emprender. En primer lugar porque le permitieron conocer a la que hoy es su socia, Nuria Vázquez, y quien antes de este estadio codirigió su trabajo doctoral y formaba parte del equipo de investigadores del centro adscrito al Gobierno de La Rioja. En segundo término porque la estancia en el CIDA le sirvió para advertir la existencia de un nicho de mercado. «Hay una falta de transferencia de los conocimientos que se desarrollan en los centros de investigación hacia los sectores productivos y esto aún resulta más patente en la agricultura», afirma.

Así que, cuando finalizó su tesis, sopesó aprovechar ese vacío en vez de acabar haciendo las maletas para esquivar los recortes que con la crisis se han producido en el campo de la investigación. «Vi que la llamada 'fuga de cerebros' podía afectarme de lleno y yo quería trabajar en La Rioja por una especie de compromiso con la tierra donde me había formado».

Unió sus ilusiones a las de Nuria Vázquez, ingeniera agrónoma con más de 14 años de trayectoria en ese momento, y juntas alumbraron Inicia Sostenibilidad Agraria. La empresa se dedica a la ejecución de proyectos de mejora de la práctica agraria y de conservación del entorno.

«Ambas contamos con una formación muy especializada y avanzada y queremos aprovechar este bagaje para transferir ese conocimiento a los agricultores», comenta Olasolo. Y es que, además de por sus estudios y experiencia laboral, la fuenmayorense confiesa que siempre se ha sentido muy ligada al medio rural por su contexto familiar.

 

Seminarios y plataformas

Desde su puesta en marcha, Inicia ha impartido jornadas de divulgación de los resultados de algunos de sus proyectos de investigación y un seminario para el análisis rápido de los nitratos. Asimismo, han creado una plataforma de gestión de las explotaciones, que contiene recomendaciones sobre riego, uso de fertilizantes y cumplimentación de los cuadernos de campo. Ahora mismo, la empresa se encuentra inmersa en un proyecto dirigido a la Comunidad de Regantes del Najerilla para el empleo eficiente del agua y la energía en los mecanismos de riego en esta zona con cultivos de remolacha, patata y judía verde.

Los esfuerzos de Inicia Sostenibilidad Agraria pretenden salvar las dificultades para que los últimos avances calen en el medio rural. Esto obedece, según la emprendedora de Fuenmayor, a varios motivos: «la escasa difusión de sus resultados que realizan las entidades que hacen investigación y la falta de transferencia de los mismos al sector productor; el elevado porcentaje de población envejecida entre los agricultores y la escasa incorporación de jóvenes, siempre más abiertos a incorporar nuevas técnicas; y el pequeño tamaño de las explotaciones agrícolas en La Rioja, en las que resulta más complicado implantar las nuevas tecnologías».

Para ir aminorando esta 'brecha', Inicia trata de llegar a los productores por medio de agrupaciones de agricultores y cooperativas. «A nivel organizativo se pueden llevar a cabo más cosas», sostiene Olasolo. En ese camino perseveran con la satisfacción de «crear tus propios proyectos, trabajar de forma autónoma y avanzar en ámbitos que te gustan y en los que puedes aportar».

Aunque esta emprendedora admite que montar tu propia sociedad conlleva enfrentarse a algunos desafíos. «Lo más difícil es llegar a los clientes, porque eres nuevo y no te conocen. También que tienes que saber de todo. Asumes el tema fiscal, pero además debes encargarte de las ventas, de la web....». Han contado con el apoyo de la ADER y nadie les gana a motivación, por lo que no cejarán en su empeño de proporcionar mejores herramientas a los agricultores de La Rioja y del resto del valle del Ebro.

 

Fuente: La Rioja.com

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente