Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...

cat noticias

Es fundamental esperar a que exista una conclusión única y consensuada de la Comisión de Expertos que asegure el mínimo riesgo de impacto ambiental en el plan de restauración de las balsas de los fosfoyesos, situación que actualmente no se da, puesto que existen varios informes contradictorios, Tal y como ya adelantó el Colegio Profesional de Licenciados y Graduados en Ciencias Ambientales de Andalucía.

El  COAMBA, en una nota de prensa anterior, ya señaló que no existía una opinión científica consensuada sobre la mejor solución para la restauración y recuperación de la superficie de 1.000 hectáreas donde se ubican los fosfoyesos en las marismas del Pinar, del Rincón y de Medaña.

Según el informe presentado por TRAGSATEC en enero de 2011, faltan informes geotécnicos específicos para poder concluir si la solución final adoptada es la adecuada para todas las zonas afectadas por el depósito. El informe de la comisión de expertos, que firman las Universidades de Huelva, y Sevilla, CSI-CEBAS, CSIC-EEZ y CEDEX-Ministerio de Fomento, concluye que el plan de recuperación es incompleto y recomienda una reevaluación. EGMASA concluye que el traslado a vertedero de las balsas de fosfoyesos de Huelva supondría la generación de numerosos impactos negativos, críticos y severos. A estos informes hay que sumar el último del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) que alerta de posibles riesgos geotectónicos y sísmicos que podría tener la solución finalmente adoptada.

Toda esta catarata de informes y resultados, que se contradicen entre sí, no son “de recibo” y generan alarma social y ambiental. Desde COAMBA entendemos que debe primar el Principio de Precaución que exige la adopción de medidas de protección, antes de que se produzca realmente el deterioro del medio ambiente, operando ante la amenaza a la salud o al medio ambiente y la falta de certeza científica sobre sus causas y efectos. En definitiva, que si no se permite concluir con certeza sobre un cierto nivel de riesgo, en cuanto a las balsas de fosfoyesos, entonces las medidas de gestión del riesgo que se tomen se harán sobre la base de una apreciación política y esto no es admisible, desde el punto de vista de colegio profesional.

Un depósito de estas características, con un volumen aproximado de 50,3 millones de toneladas de ácido fosfórico requiere de un estudio pormenorizado y un debate sosegado, en los ámbitos científico y social de la ciudad de Huelva, para poder llegar a una posición común, que si bien puede no satisfacer a todas las partes, sí por lo menos asegura unas conclusiones contrastadas que propongan una única solución que minimice los potenciales impactos ambientales.

Entendemos que si se ha esperado desde 1998 para dar una solución definitiva se puede esperar un poco más y hacer un esfuerzo adicional para llegar a unas conclusiones conjuntas y definitivas de la Comisión de Expertos que aglutinen los resultados de todos los estudios e informes realizados, que se realicen nuevas pruebas y ensayos si fuese necesario, y que se alcance un acuerdo sobre una propuesta final para la solución del problema de las balsas de fosfoyesos.

Desde COAMBA se ofrece ayudar a la Comisión de Expertos a terminar de elaborar un nuevo informe de conclusiones, lo antes posible, para que sea tenido en cuenta en las decisiones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente respecto de las balsas de fosfoyesos de Huelva.

 

Fuente: HuelvaYa.es

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente