Noticias de Medioambiente.

Compartir en Facebook Compartir en Lindkedin twittear Más...
noticias_medioambiente

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en colaboración con técnicos de la Confederación Hidrográfica del Segura Murcia (CHS) y de la Entidad de Saneamiento y Depuración de la Región de Murcia (ESAMUR), desarrollaron la operación Metálica, en la que esclarecieron el vertido de residuos peligrosos en las proximidades de una empresa de venta productos químicos y gestora de residuos tóxicos y peligrosos en Molina de Segura. La operación se saldó con la detención de seis personas relacionadas con delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y delitos de daños.

La investigación se inició a finales del mes de julio de 2014, cuando el SEPRONA, gracias a la colaboración ciudadana, fue alertado de la existencia de olores y sustancias anómalas. Ante las sospechas de que se estuviera cometiendo un ilícito medioambiental, especialistas del SEPRONA inspeccionaron las instalaciones objeto de la comunicación, donde fueron hallados numerosos almacenamientos clandestinos de residuos peligrosos, en una cantidad aproximada de 2800 m3. Además se localizó, en un recinto vallado colindante, un agujero de grandes dimensiones practicado sobre el terreno, sin impermeabilizar y repleto de residuos peligrosos en estado fangoso, cuyo contenido se estaba filtrando al subsuelo.

De las sustancias se recogieron muestras para su posterior análisis, tras lo cual los residuos fueron extraídos para evitar que continuaran filtrándose en el terreno con el consiguiente riesgo de contaminación de los acuíferos de la zona.

La investigación continuó cuando a través de la Entidad de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (ESAMUR), se conoció el importante incremento de metales pesados en varias depuradoras de la Región, motivado, presuntamente, por el vertido indiscriminado de residuos peligrosos a la red de alcantarillado municipal.

 

Naves que ocultaban sustancias nocivas y peligrosas

Abierta una nueva línea de investigación, se localizaron dos naves industriales próximas a las depuradoras de agua perjudicadas que habían sido arrendadas por personas vinculadas a la empresa de venta de productos químicos previamente investigada. Las vigilancias sobre dichas naves llevaron a constatar cómo era habitual la llegada de camiones de transporte de sustancias nocivas o peligrosas, un hecho que contrastaba con la aparente ausencia de actividad industrial en su interior.

Las indagaciones practicadas sobre estos dos inmuebles supusieron la identificación, a través del análisis de las muestras recogidas, de metales pesados en las redes de saneamiento de las propias naves, supuestamente por el vertido ilegal de residuos peligrosos al alcantarillado por parte de los camiones que hasta las mismas llegaban, una circunstancia que habría supuesto a su vez el notable incremento de los niveles de metales pesados en las depuradoras.

 

Eludían los gastos de un correcto tratamiento de los residuos tóxicos

La investigación concluyó que se trataba de una trama a través de la cual la empresa de gestión de residuos tóxicos y peligrosos investigada, que inicialmente se hallaba autorizada para la gestión de los mismos, obtenía cuantiosos beneficios al eludir los gastos que supone el tratamiento adecuado de estos residuos, que presuntamente almacenaba sin control o vertía de manera indiscriminada, con el consiguiente riesgo tanto para la salud pública como para el medio ambiente.

Los detenidos, con edades comprendidas entre 26 y 74 años, fueron el gerente de la empresa investigada y principal responsable de los hechos, su hijo –también trabajador de la sociedad–, el conductor de un camión de transporte de residuos peligrosos, y tres personas más relacionadas con la propiedad y el arrendamiento de las naves en cuyo alcantarillado eran supuestamente realizados los vertidos.

 

Fuente: GuardiaCivil.es

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con:

Pregunta y Opina

Foro para Ambientólogos y otros Profesionales del Medio Ambiente