legislacionCon motivo de la transposición de la nueva Directiva Marco de Residuos, publicada el pasado 19 de noviembre de 2008, el ejecutivo español se encuentra en la fase de adaptar esta normativa al marco jurídico español. Con este telón de fondo, el Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos (ISR) celebró el 28 de abril a Conferencia “Industria y Residuos: entre el PNIR; la Directiva y la Nueva Ley”. Esta Conferencia centrada en los residuos generados en las industrias, tanto peligrosos como no peligrosos, analizó los aspectos relevantes que esta nueva ley debiera incorporar.

Durante la inauguración del acto, Ana Rodríguez Cruz, Subdirectora General de Producción y Consumo Sostenible de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha expresado “que se está trabajando en el borrador de la transposición de la Directiva, que entrará cuanto antes en Consejo de Ministros, y se prevé su discusión en las Cortes en el último trimestre. Con la transposición de la Directiva europea se generará una nueva ley de Residuos con el objetivo de simplificar y organizar la legislación. Esta nueva Ley aumentará la transparencia y eficacia y pretende ser un instrumento útil para la sociedad española en general y los agentes implicados en particular. Aspectos como la responsabilidad final del productor, la planificación y los programas de prevención son especialmente importantes”.

Por su parte, el Presidente del ISR, Carlos Martínez Orgado ha señalado “es un momento oportuno para tener esta discusión ya que estaos en pleno final de la elaboración del borrador de la ley que transpondrá la Directiva europea. La Conferencia debatirá sobre la implementación de las nuevas obligaciones de la Directiva y su impacto sobre la industria española”.

Las conclusiones de esta conferencia en la que han participad de manera equilibrada representantes tanto de las administraciones públicas como empresas del sector privado relacionadas con la gestión de los residuos han sido las siguientes:

1.- En los últimos 20 años e ha avanzado mucho en la cuestión del seguimiento y control Aunque habría que hacer un gran esfuerzo de simplificación y uso de las nuevas tecnologías de la información y conocimiento. Finalmente las normas existentes están fuera de la jerarquía de gestión de residuos definida en la Directiva. En especial habría que poner en valor las existentes en relación con la minimización y prevención de residuos industriales, prácticamente olvidadas. Es necesario una urgente adecuación y el establecimiento de metodologías para poder administrar las nuevas obligaciones.

2.- Los aspectos más relevantes de la Directiva en relación a los residuos industriales son básicamente dos. Por una parte la aplicación de todos sus principios, en especial la jerarquía de residuos y la obligación de valorizar siempre que sea viable desde un punto económico, tecnológico, social y ambiental, en definitiva, el vertedero como última opción (y siempre con residuos tratados previamente). En segundo lugar el establecimiento de la condición de subproducto y las condiciones para que un residuo deje de serlo.

3.- Las condiciones para implementar la consideración de subproducto y de cuando un residuo deja de serlo en cada Comunidad Autónoma es un tema que debe ser armonizado. Desde luego en el ámbito español, pero también en el europeo. Se debería anticipar a nivel nacional metodologías de evaluación armonizadas para la toma de decisiones. Yo no esperaría a tener algo a que la Comisión produzca una Comunicación en este sentido porque puede ser una espera casi eterna. Hay muchos conceptos que son muy fáciles de tratar. Sin embargo es muy importante no abrir una vía de descontrol para los residuos. Para ello, tal como indica la Directiva el residuos será un subproducto si y solo si cada uno concreto tiene un destino en otra industria. Por ello la condición de subproducto se debería adquirir frente a la acreditación de su entrada en destino.

4.- En relación con el viejo problema de la validez de las autorizaciones de una Comunidad Autónoma a otra parece claro que hay que hacer compatibles las responsabilidades competenciales de las diferentes Comunidades Autónomas con una simplificación burocrática en la línea de la “Better Regulation”. Si existen normas armonizadas no debería existir mayor inconveniente para el reconocimiento de las autorizaciones. Hay múltiples ejemplos que funcionan bien en otros campos, como por ejemplo en las firmas reconocidas en los colegios profesionales de ingenieros.

5.- En relación con el vacío legal existente en la actualidad concerniente a los residuos industriales no peligrosos, convendría legislar sobre todo en el ámbito de la información. Es muy difícil para las administraciones seguir el cumplimiento de los objetivos ambientales de las diferentes normas sobre residuos sin conocer con precisión y fehacientemente las cantidades, tipos, destinos, cantidades recicladas, etc. Las obligaciones de entrega a gestores autorizados existen en las normas generales.

Este acto se celebró en colaboración con la asociación Cluster de Industrias de Medio Ambiente del País Vasco (ACLIMA), la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos y Recursos Especiales (ASEGRE),y el Instituto de Ingeniería de España (IIES).


Buscar Masters, Cursos, Congresos...