Agotado el Plan de gestión aprobado en 2006, con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2012 y teniendo en cuenta que la Comisión Europea se ha dirigido a España poniendo de manifiesto la necesidad de que los puntos de referencia biológicos (niveles de explotación utilizados como indicadores para la gestión sostenible de los recursos), así como las consideraciones socioeconómicas y referencias a las medidas técnicas y normas de explotación ya existentes, fueran incluidas en la propia norma que contiene el Plan; se ha dado lugar a la aprobación de este nuevo Plan Integral para la conservación de los recursos pesqueros en el Mediterráneo afectados por las pesquerías realizadas con redes de cerco, redes de arrastre y artes fijos y menores, para el período 2013-2017.

Su finalidad es facilitar la consecución de los objetivos biológicos y de gestión sostenible de las actividades pesqueras en el caladero Mediterráneo para evitar una sobreexplotación o el riesgo de que la misma se produzca. Sus medidas se aplicarán a todos los buques de pabellón español autorizados a ejercer la pesca en las modalidades de cerco, arrastre de fondo, palangre de fondo y artes menores del caladero mediterráneo en el mar territorial español, en la zona de protección pesquera, establecida en el Real Decreto 1315/1997, de 1 de agosto.

A lo largo de los dieciocho artículos que componen la Orden, se establecen los límites biológicos que aseguren que las poblaciones susceptibles de ser capturadas se exploten de forma sostenible. Se contemplan las medidas de gestión y normas de explotación para la pesca de cerco, de arrastre de fondo y con artes fijos y menores; así como el tamaño mínimo de los ejemplares que pueden conservarse a bordo y desembarcarse. Se determinan las zonas y períodos restringidos para la actividad pesquera así como las zonas y hábitats protegidos donde queda prohibida la pesca. Asimismo, se establece el límite máximo de capturas y desembarques diarios en los puertos situados en el litoral de la Comunidad Autónoma de Andalucía e Islas Baleares y en el resto.

El Plan extenderá su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017 y podrá ser prorrogado, si bien se establece un plazo para el alcance de los objetivos y posibles medidas de salvaguarda.

Cierran esta Orden los preceptos relativos a su seguimiento, evaluación, vigilancia y control, así como el régimen sancionador.

BOE

Fuente