cat noticias

Siemens Gamesa está dando más prioridad a la tecnología de almacenamiento de energía, el último signo de la creciente importancia de las baterías para incrementar el uso de la energía eólica y la energía solar. Su consejero delegado Markus Tacke ha declarado que su objetivo es conseguir que las fuentes de energía renovables estén disponibles a demanda, aunque el viento no sople y el sol no brille. "La parte que falta es el almacenamiento. Para superar las posibles limitaciones de crecimiento, esa es la tecnología que hay que desarrollar", ha dicho en esta entrevista con Expansión.

subasta eolica fotovoltaica

Tacke señaló que como el coste de las turbinas eólicas ha bajado, tiene sentido acoplarlas con la energía solar o almacenar la energía para tener una fuente de energía más constante, y que Siemens Gamesa está incrementando su inversión en baterías y otros tipos de almacenamiento de energía, como una fábrica de roca caliente (donde el exceso de energía se retiene calentando rocas) que suministra energía a una fundición de aluminio de Hamburgo. La compañía también está probando en un centro de investigación en España un sistema de baterías de flujo redox de vanadio, una tecnología nicho que algunos creen que en un futuro podría rivalizar con las baterías de iones de litio para almacenar energía.

Siemens Gamesa tuvo un primer año difícil tras su creación a partir de la fusión de la división de turbinas eólicas de Siemens con la española Gamesa y el precio de su acción ha caído casi un tercio desde que la fusión se completó en abril del año pasado. Tacke, que era director de la división eólica de Siemens, pasó a ser el consejero delegado de la nueva compañía.

La complicada estructura de propiedad de la empresa, en la cual Siemens posee una participación mayoritaria pero no controla el consejo de administración, ha provocado disputas por el control que se han extendido a la esfera pública. Iberdrola, que era el mayor accionista de Gamesa antes de la fusión y posee el 8% de la compañía combinada, ha exigido más derechos para los accionistas minoritarios y garantías de que la sede central de la compañía permanezca en España. Tras la fusión, Siemens Gamesa inició una reestructuración que incluyó 6.000 despidos y la reubicación de una fábrica de Dinamarca a Marruecos para reducir costes. La compañía ha declarado que su objetivo es reducir los costes en unos 2.000 millones de euros en 2020.

"La energía eólica es un sector que necesita tener una cierta magnitud para ser rentable, cubrir los costes de investigación y desarrollo, tener un alcance global y que los proveedores sobrevivan. El volumen ayuda a ser competitivo en el entorno actual"

Markus Tacke

El precio de las turbinas eólicas ha disminuido notablemente en los últimos diez años, y a medida que los márgenes de beneficio han bajado, también lo ha hecho la cantidad de fabricantes de turbinas. A pesar de que las instalaciones eólicas llevan bajando desde 2015 a nivel mundial, según el Consejo Global de la Energía Eólica, Tacke cree que el mercado pronto volverá a crecer. Prevé que el mercado de las turbinas eólicas marinas crecerá más del doble que el de las turbinas eólicas terrestres, un 13% anual frente a un 5%. Las ventas de Siemens Gamesa en el último trimestre cayeron un 29% a 2.200 millones de euros, pero la compañía declaró que la cantidad de nuevos pedidos era grande.

 

Fuente: Expansión

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: