El premio, un segundo puesto en la categoría de Ciencias Ambientales, fue obtenido por cuatro alumnos de la Escuela Técnica Nº 12 de la ciudad de Buenos Aires: Jorge David Varlotta, Ruth Maurente Jaime; Elisa Bustamante y Julio García Guerra. Su grupo concursó junto a otros quince alumnos argentinos como parte de la delegación nacional, que reunió a representantes de ocho provincias y estuvo coordinada este año por la bióloga platense Andrea Dippolito.

EL PROYECTO DISTINGUIDO

La idea que habría de otorgarles a los chicos de la Técnica Nº 12 un segundo premio en la Feria Internacional de Ciencias nació como un impulso solidario. Jorge, Ruth, Elisa y Julio se habían enterado de las dificultades para obtener agua potable en una escuela jujeña, debido a la contaminación de las napas por la actividad minera, y decidieron hacer algo.

Fue así que se les ocurrió diseñar un sistema que permitiera a sus compañeros de Jujuy transformar el agua contaminada en agua segura para el cultivo de alimentos. Con ese objetivo y la ayuda del profesor Daniel Frijón, diseñaron un sistema autosustentable de doble destilación basado en energía solar y una propiedad de los helechos.

Su invento consiste en una suerte de antena parabólica que concentra el calor del sol sobre un recipiente de vidrio para facilitar la evaporación y condensación del agua librándola así de sustancias nocivas como el cianuro. Pero el proceso de potabilización se completa recién en una segunda etapa donde esa agua destilada pasa a unas bateas donde flotan raíces de helechos.

"Los helechos tienen la capacidad de absorber y acumular cianuro, por lo cual solucionan el otro gran problema que tiene el agua en esa zona", explicaron los autores del proyecto, quienes aseguran que su diseño puede potabilizar hasta 80 litros en verano y 57 litros en invierno. Por su creatividad y su espíritu innovador, los miembros del jurado de la Feria Internacional de Ciencias reconocieron la valía del trabajo y lo premiaron con 1.500 dólares.

 

Fuente: EL DIA