cat noticias

La inquietud de vivir otra experiencia y poder aportar sus conocimientos a un campo práctico es lo que llevó a la malagueña Paula Díaz, estudiante de Ciencias Ambientales, a Santo Domingo, capital de la República Dominicana en una experiencia de dos meses que difícilmente olvidará.

ambientologa Paula Diaz Republica Dominicana

"Aprendí un montón. Cosas que aquí como teoría las sabes pero que realmente nunca he llegado a aplicar"

Paula Díaz, futura ambientóloga natural de Alhaurín el Grande

La capital de la República Dominicana está encima de un acuífero y toda esa agua, que es la que utiliza la población, está contaminada porque no tienen sistema de depuración. La misión de esta estudiante de Ciencias Ambientales ha sido coger muestras de diferentes pozos, comparar los parámetros hidrogeológicos y realizar mapas de las zonas más contaminadas.

«Nos levantábamos e íbamos al Servicio Geológico Nacional, al principio nos explicaban su forma de trabajar. Salíamos por la mañana temprano a coger muestras y volvíamos por la tarde», explica, recordando cómo era el día a día. La población no es consciente del problema, «algunos nos decían: 'pues yo bebo agua del grifo y aquí estoy'», explica mencionando una ocasión en la que sin querer enjuagó una fruta en el grifo y se puso enferma.

La decisión de marcharse fue todo un acierto: «Conocimos un montón de gente, me di cuenta de que no somos tan diferentes», cuenta. «Me ha ayudado a darme cuenta de que no hacen falta tantas cosas, ellos se preocupan menos y son más felices, están todo el día bailando y cantando, aquí todo es una preocupación», recuerda.

 

Fuente: texto e imagen de diarioSur

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: