Andalucía lidera el proyecto NACAO (Nature based Carbon Offsets) de compensación de emisiones de CO2 a partir de soluciones basadas en la naturaleza en el que participan cinco regiones europeas con un presupuesto de 1,5 millones de euros.

La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía actuará durante los próximos cuatro años como jefe de fila de un proyecto de lucha contra el cambio climático en el que participan departamentos de medio ambiente y cambio climático del Gobierno Regional de Las Marcas (Italia), del Gobierno Regional de Świętokrzyskie (Polonia), del Gobierno Regional de Finlandia Central, del Gobierno Regional del Estado de Baja Sajonia (Alemania) y de la Agencia de Medioambiente y Energía de la región de Auvergne-Rhône-Alpes (Francia).

La Dirección General de Sostenibilidad Ambiental y Cambio Climático de la consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul presentaba candidatura para el desarrollo de este proyecto a la primera convocatoria del programa Interreg Europe 2021-2027 el pasado mes de mayo y ha sido este mes de diciembre cuando se ha conocido oficialmente su selección de cara a su financiación con fondos europeos. La resolución implica, además, que es Andalucía la que lidera el proyecto y asume la dirección del plan de trabajo y financiación, además de la coordinación de los otros cuatro socios con los que se trabajará en red.

Es una magnífica noticia que va a permitir a los cinco socios europeos intercambiar buenas prácticas en lo que tiene que ver con la compensación de emisiones de gases de efecto invernadero, incorporar experiencias de otros territorios a sus políticas públicas y compartir conocimientos en esta materia”, explica la directora general de Sostenibilidad Ambiental y Cambio Climático, María López Sanchís.

Compensar además de reducir

El proyecto aborda la necesidad que tienen las regiones de desarrollar medidas de compensación de carbono que vengan a mitigar los efectos del cambio climático, ya que las medidas de reducción de emisiones por sí solas no son suficientes para alcanzar los objetivos de neutralidad climática para 2030 y 2050.

NACAO, de hecho, es un proyecto que promueve que sean las regiones las que fomenten la compensación de carbono mediante el uso de soluciones basadas en la naturaleza. Es decir, en medidas dirigidas a proteger, restaurar y gestionar de manera sostenible los ecosistemas de forma que aumenten su capacidad para operar como sumideros de carbono, además de salvaguardar la biodiversidad y aumentar su resiliencia.

Es el caso de la gestión sostenible de los bosques o la conservación y restauración de marismas, además de la protección y ampliación de praderas de fanerógamas marinas, entre otras soluciones, apunta López Sanchís. El proyecto aborda soluciones y políticas de implementación de carbono verde y azul. La primera apunta al almacenamiento de carbono en plantas y suelos, mientras que la segunda incide en el carbono capturado por el océano, los ecosistemas costeros y los humedales.

En marcha en 2023

Andalucía comenzará a liderar el proyecto a comienzos de 2023, cuando todas las regiones socio se pongan a trabajar en este estudio dirigido a definir y clasificar buenas prácticas y oportunidades de mejora, además de identificar sumideros de carbono verde y azul existentes en cada región. Posteriormente, las buenas prácticas recopiladas serán objeto de seminarios temáticos, que versarán en torno a temas como “soluciones en carbono verde y azul e instrumentos relacionados”, “mercados de emisiones en relación con soluciones basadas en naturaleza” o “cómo comprometer a organizaciones y ciudadanos en compensación de emisiones mediante soluciones basadas en la naturaleza” o “soluciones para la compensación no limitadas a naturaleza”.

El programa de intercambios y aprendizaje se completará con visitas de estudio ‘in situ’ a varias de las buenas prácticas objeto de estudio. El presupuesto aprobado para el proyecto es de 1,5 millones de euros, cofinanciados en un 80% por fondos europeos. La Política de Cohesión apoya acciones que ayudan a las regiones europeas a ser más innovadoras, sostenibles e integradoras. Y NACAO contribuye a la Política de Cohesión de la Unión Europea (UE) al abordar la mejora de las políticas regionales de cambio climático en el territorio como “piedra angular para la sostenibilidad”.

El campo de la compensación de carbono que se abordará gracias al proyecto es un tema en auge, del que se prevé un importante desarrollo en las políticas regionales de medio ambiente y cambio climático, por lo que la importancia y posicionamiento de Andalucía y su papel de liderazgo adquiere gran relevancia, contribuyendo claramente a avanzar hacia los objetivos del Pacto Verde Europeo, siendo el principal que la UE
sea el primer continente climáticamente
”, concluye la directora general de Sostenibilidad Ambiental y Cambio Climático.

Con estas líneas de actuación, el Gobierno andaluz pretende continuar con el impulso de los proyectos de compensación de emisiones difusas de gases de efecto invernadero, tanto en el ámbito público como privado, como mecanismo de lucha frente al cambio climático y de preservación de la biodiversidad andaluza, que además suponen la activación económica en los emplazamientos donde se desarrollen, fundamentalmente de ámbito rural.

 

Fuente: Junta de Andalucía