El Banco de España insta a las firmas de ráting a evaluar el riesgo medioambiental

España

cat noticias

El Banco de España quiere que el sector financiero juegue un papel significativo como catalizador y motor de cambio del proceso de transición energética hacia una economía más sostenible. Durante el discurso de apertura del encuentro El papel de los inversores en el modelo de transición energética, organizado por Expansión y patrocinado por Acciona, Margarita Delgado, subgobernadora de la institución, instó ayer al sector financiero a ser consciente de la relevancia de su rol en este ámbito.

Apoyo a ESMA

El Banco de España considera "esencial" dentro de sus competencias conocer cómo están tratando las entidades de crédito los riesgos medioambientales y qué están haciendo para mitigarlos. Dando un paso más, la subgobernadora animó ayer a las agencias de ráting a incorporar en las evaluaciones de las compañías que cubren el riesgo medioambiental. "Al igual que el BCE, apoyamos decididamente la iniciativa que, como regulador de las agencias de ráting, ha lanzado recientemente ESMA [supervisor europeo de los mercados] de cara a establecer guías para que estas entidades hagan pública la forma en la que incorporan los elementos de sostenibilidad en sus valoraciones", señaló Delgado.

La subgobernadora reconoce, no obstante, que los propios bancos centrales todavía no tienen en cuenta esta variable en los rátings internos que elaboran para la gestión de las reservas. "Estamos trabajando para corregir esta situación", dijo.

Las agencias de ráting preparan modelos de calificación de crédito complementarios al ráting tradicional -que mide la probabilidad de impago- centrados en criterios sociales, medioambientales y de gobierno corporativo. El problema es que acostumbran a evaluar el riesgo a 12 meses vista, mientras que los efectos derivados del cambio climático cobran importancia a largo plazo, por lo que las principales firmas de calificación crediticia están todavía estudiando cómo abordar este tema.

El Banco de España pidió ayer a los bancos españoles que ya informan de los riesgos medioambientales en sus informes de responsabilidad social -muchos cuantifican la huella de carbono que generan con su actividad, entre otras cosas- que se aseguren de que esta información se incorpora en sus estrategias y seguimiento de riesgos financieros y de que llega "hasta el propio consejo de la entidad".

"Las entidades deben ser capaces de evaluar cómo puede afectar [el cambio climático] a su modelo de negocio, así como de integrarlo dentro de su marco de apetito al riesgo, para lo que se espera que empleen análisis de estrés y escenarios hipotéticos", dijo ayer la subgobernadora.

"Si identifican y cuantifican adecuadamente en precio y necesidades de capital estos riesgos, no sólo estarían mejorando la sensibilidad al riesgo, sino que favorecerían que llegue financiación a aquellas actividades que contribuyen más a la transformación sostenible de la economía", dijo.

La solvencia de los bancos se puede ver afectada por el proceso de transición energética de dos maneras. La primera son los efectos directos provocados por el cambio climático, como sequías e inundaciones. La segunda es indirecta y tiene que ver con el efecto que provocan las medidas encaminadas a una economía más sostenible en las empresas a las que financian.

El Banco de España considera que la evaluación de los riesgos de los acreedores debe ser parte esencial del trabajo de una entidad de crédito responsable y debe situarse al mismo nivel que el riesgo derivado del cambio de paradigma tecnológico o regulatorio. "Todos tenemos en mente ejemplos de compañías solventes, muchas de ellas líderes internacionales, que han desaparecido en el plazo escaso de años al no haberse sabido adaptar a un cambio tecnológico o al comportamiento del supervisor", señaló ayer Delgado.

La subgobernadora también puso de relieve la proliferación de emisiones de bonos verdes en el mercado. Incluso por parte del sector público, como se ha visto con la operación lanzada recientemente por el ICO.

 

Fuente: Expansión

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: