Estás en Ciencias Ambientales España, ¿Conoces Ciencias Ambientales México ciencias ambientales mexico?

vista Chernobyl

A partir del año 2016, cada 26 de Abril se celebrará el Día Internacional para el Recuerdo de la Catástrofe de Chernobyl. En 1986 tuvo lugar la mayor catástrofe nuclear de la historia, en Pripyat. Tras la catástrofe la Unión Soviética asumió la responsabilidad y no fue hasta cuatro años después cuando el gobierno soviético pidió ayuda global. De esta manera la Asamblea General redactó la Resolución 45/190 para pedir cooperación internacional para abordar y mitigar las consecuencias del accidente en la planta nuclear de Chernobyl. A partir de esta fecha se realizaron diversas acciones y políticas hasta la fecha, como la creación del Fondo Fiduciario para Chernobyl que en la actualidad es la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Se realizaron estudios y proyectos sobre la salud, seguridad nuclear, rehabilitación, medio ambiente, cómo obtener alimentos limpios e información. En 2001 el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) comenzó a centrar esfuerzos en el desarrollo de las zonas afectadas a largo plazo en vez de la asistencia humanitaria de emergencia. Además, en 2009 se creó la Red Internacional de Investigación e Información sobre Chernobyl. Actualmente existen foros donde analizar las teorías en común.

¿Qué ocurrió el 26 de Abril de 1986?

Se estaba realizando una prueba del sistema eléctrico como tantas otras pruebas se habían realizado, pero esta fue diferente. Siete segundos después del inicio de la prueba hubo una subida de tensión, el agua de refrigeración del reactor se vaporizó instantáneamente, rompiendo las barras combustibles y provocando una explosión química que liberó 520 radionúclidos nocivos a la atmósfera. Los reactores occidentales están encerrados en el interior de gruesos edificios de acero y hormigón, pero éste no tenía materiales resistentes que contuvieran la explosión. El estallido levantó el techo, dispersó las entrañas del reactor alrededor del edificio y provocó un feroz incendio en lo que quedaba de núcleo de grafito.

panel control chernobyl

La potencia de la explosión fue tan grande que la radiactividad alcanzó los países de Bielorrusia, Ucrania y Rusia, ocupando una extensión de 150.000 kilómetros cuadrados. Murieron en el acto 31 personas y 600.000 personas que realizaron labores de limpieza de la zona estuvieron expuestas. Entre otros, las zonas fueron contaminadas con cesio-137 que tiene un periodo de semidesintegración de 30 años y con estroncio-90 con un periodo de semidesintegración de 28 años. Entendemos el periodo de semidesintegración como el tiempo necesario para que se desintegren la mitad de los núcleos.

Durante los días que siguieron a la explosión, otros miles de trabajadores, llamados «liquidadores», fueron conducidos a toda prisa hasta Chernobil para dominar el infierno radiactivo. Mineros del carbón excavaron bajo el núcleo para bombear nitrógeno líquido y enfriar así el combustible nuclear. Pilotos de helicópteros arrojaron 4.500 toneladas de plomo, arena, arcilla y otros materiales para sofocar las llamas. El ejército hizo incursiones cronometradas al techo de la central para echar en el interior del reactor los bloques humeantes de grafito desalojados por la explosión. Apodados irónicamente «biorrobots », muchos de esos 3.400 hombres que participaron en la operación absorbieron en unos segundos la dosis de radiación de toda una vida.

No se hizo pública la catástrofe hasta 3 días después cuando Suecia detectó niveles elevados de radiación, que comparándolos con la dirección del viento anunciaron al mundo que había sucedido un accidente en alguna parte de la Unión Soviética. Tras estos años se ha pasado de la catástrofe a la recuperación y el desarrollo económico y social sostenible de las zonas afectadas. Debemos celebrar el Día Internacional para el Recuerdo de la Catástrofe de Chernobyl para rememorar a las víctimas y para recordar lo peligroso que puede llegar a ser un fallo en una central nuclear.

 

Fuente: National Geographic.

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: