La pandemia de COVID-19 ha reabierto el debate de cómo deben ser las ciudades del futuro . Si ya en el siglo XIX las epidemias medievales de peste y cólera propiciaron el ensanchamiento de calles, la crisis sanitaria actual, según los expertos, supondrá una apuesta decidida por la sostenibilidad, el medio ambiente y la peatonalización .

 

Desde CEAC, centro de formación profesional y técnica a distancia de referencia en España, afirman que nos encontramos a las puertas de una nueva revolución en la vida urbana. Desde el Curso Técnico en Jardinería y Diseño de Paisajes apuntan 5 tendencias clave de las ciudades del futuro:

  1. Humanas y saludables . La primera tendencia, que algunas ciudades españolas llevan años liderando, es la de reivindicar el espacio de los peatones. La ciudad antropocéntrica, humana o caminable ha salido ganando de la pandemia de COVID19, demostrando cómo es de esencial que los ciudadanos tienen su espacio. Una ciudad caminable y verde mejora la salud de sus peatones: promueve el ejercicio físico y evita el sedentarismo, a la vez que reduce la contaminación al reducir el espacio al automóvil.

    En España destaca el ejemplo de Pontevedra: el 70% de los desplazamientos se realizan en bicicleta; 4 de cada 5 niños van andando al colegio; y ya no existe el aparcamiento regulado, sino plazas de aparcamiento gratuitas que solo pueden ocupar durante 15 minutos. En la misma línea, la zona de bajas emisiones de Madrid Central impuso restricciones al tráfico, apostando por la movilidad sostenible; y el plan de supermanzanas de Barcelona lucha por crear espacios de encuentro entre sus ciudadanos.

  2. Compactas y conectadas . El modelo caminable es uno de los ejes de la ciudad compacta, de proximidad, que quiere reducir la necesidad del ciudadano de utilizar el vehículo privado. La ciudad de cercanía se contrapone al modelo tradicional de ciudad dispersa, donde la población debe cubrir largas distancias en sus trayectos cotidianos. Una ciudad compacta y de proximidad coloca al ciudadano en el centro, y todas sus necesidades deben estar en un paso: colegio, trabajo, hospital y tiendas. Destaca la apuesta de París por la ciudad de los 15 minutos: la población se mueve dentro de distintos núcleos compactos integrados en una gran red policéntrica.

  3. Móviles e inclusivas . El modelo más nuevo lo propone Suecia, la ciudad de 1 minuto quiere que los ciudadanos sean co-arquitectos y rediseñen sus propias calles (en un minuto). Es un proyecto hiperlocal, puesto que se enfocan en el paisaje urbano inmediato, entendiendo la calle como unidad básica de la ciudad. Suecia ha desarrollado un kit de mobiliario urbano que los vecinos pueden manipular según sus necesidades: maceteros, asientos, parkings de bicicletas, espacios infantiles o gimnasios al aire libre. Esta ciudad móvil se incluye en la tendencia del urbanismo táctico y participativo.

  4. INTELIGENTE . La tecnología nos acerca cada vez más a la Smart City, un modelo inteligente que proporciona información constante al ciudadano para hacer su vida más fácil. Los semáforos, autobuses y tiendas se comunicarán entre sí; las aplicaciones te mostrarán las plazas de aparcamiento cercano; y habrá una wifi común en toda la ciudad, entre otras. Tokio destaca habiendo aunado la sostenibilidad con la tecnología, una Smart City enfocada a crear energía renovable para el alumbrado público.

  5. Verdes y sostenibles . La pandemia de COVID-19 ha mostrado la importancia de la naturaleza y el aire libre en el bienestar emocional de la población. Ha aumentado la demanda de jardines y espacios abiertos; y se ha convertido en la constante en todos los modelos de ciudad del futuro.

 

Contacto de prensa: Sergio Vicente   651 85 29 95