"La contaminación ambiental en interiores está infravalorada"

España

cat noticias

El investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del CSIC y ambientólogo Xavier Querol y la jefa del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Dexeus, Anna Cisteró, advirtieron el pasado jueves de la contaminación que acecha ambientes interiores. Sitúan en el interior de estancias 900 tipos de sustancias contaminantes, entre los que Querol cita los contaminantes volátiles, las partículas ultrafinas de impresoras láser o el radón.

"La contaminación interior está infravalorada e infracontrolada", ha subrayado Querol, que ha situado los contaminantes volátiles --pinturas, disolventes y químicos del hogar-- como los principales agentes, seguidos de partículas en suspensión procedentes del exterior como óxidos de nitrógeno --NOx--, seguidos de partículas ultrafinas --como PM2,5 de fuera o de impresoras láser--.

Tanto Cisteró como Querol han señalado las ultrafinas como las partículas "más peligrosas" por su tamaño minúsculo que les permite una mayor capacidad de penetración, convirtiéndose en causa de enfermedades respiratorias, pero especialmente cardiovasculares.

Para ejemplificar el pequeño tamaño de partículas como las PM2,5, también presentes en los hogares, el epidemiólogo ha situado el tamaño de un grano de polen en 20 micras, frente a las 0,04 micras de una partícula de diésel. Sitúan en el ambiente interior 900 tipos de sustancias contaminantes, entre los que Querol ha citado el radón: un gas radioactivo que procede de la desintegración natural del uranio de las rocas, el suelo y el agua.

Vacío legal

El ambientólogo reclama una legislación que siga la estela de las normativas impulsadas en Francia y Portugal para conseguir que la contaminación interior deje de ser un "vacío legal" y se convierta en un frente a tener en cuenta. Si bien ha defendido reducir la contaminación exterior, para mejorar el ambiente de las oficinas, escuelas hogares y espacios interiores, ha visto con buenos ojos la posibilidad de utilizar máquinas de purificación de aire para mejorar espacios que no se pueden separar al menos 100 metros --recomienda la OMS-- del tráfico rodado como escuelas. 

 

Fuente: La Vanguardia

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: