Dudas sobre el recorrido en el ultratrail de Petrer

España
Alicante/Alacant

cat noticias

La ambientóloga y antropóloga Ana Campos, presidenta de la Junta del Paisaje Protegido de la Serra del Maigmó y la Serra del Sit, intervino en la reunión que debe decidir el itinerario de la carrera de ultratrail que pretende el próximo 23 de marzo recorrer las 17 cumbres de Petrer. Campos expuso los inconvenientes para la fauna rapaz y para la erosionabilidad de la zona de este tipo de competiciones, pero ahondó en una cuestión de mayor calado: la figura de espacio protegido de una zona la hace más atractiva para un turismo que puede incrementarse en decenas de miles de un año para otro, en lugar de resultar un condicionante para su descarte o para su control turístico.

gavilan Paisaje Protegido Maigmo Cid

Un gavilán fija su mirada en una ardilla. Fotografía de Rafa Laín

El medio petreraldia.com informaba el pasado enero de las legítimas dudas que había en torno a la realización de la Ultratrail del Cid Falcoxtrem (80 kilómetros en 24 horas, con 500 participantes). Entre otras, unas dudas que incluían un trazado que en muchos tramos abandona los senderos homologados para pruebas deportivas en el municipio, que pasa por varias propiedades privadas sin contar con el permiso de los propietarios (en algunos casos, incluso con su negativa explícita) ni con el de los gestores de los cotos cinegéticos, y que no respeta la época de nidificación de aves ni otros criterios ecológicos.

A falta de un mes y medio aproximado para la carrera y todavía sin autorización de la Conselleria de Justicia y Espectáculos, estas dudas persisten, y en algunos puntos se han visto ampliadas tras la reunión de la Junta de Participación del Paisaje Protegido Maigmó-Cid del pasado jueves 7 de febrero.

La Serra del Maigmó y la Serra del Sit fueron declaradas Paisaje Protegido por Decreto el 23 de febrero de 2007, al considerarse que sus valores naturales y paisajísticos eran merecedores de una protección especial tanto por la relación armoniosa entre el hombre y el medio natural como por su relevancia estética y cultural. Dos años más tarde, en 2009, se sumó otra protección al espacio, la consideración ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves), incluyendo también la sierra de Biar. Hablamos de una extensión de 15.482 hectáreas, el Paisaje Protegido más extenso de la Comunidad Valenciana. El objetivo por el que se declaró Paisaje Protegido fue hacer compatible la preservación de sus valores ecológicos con el uso público, el disfrute de sus visitantes y el desarrollo socioeconómico de su ámbito territorial y de su área de influencia.

Junta del Paisaje Protegido de la Serra del Maigmó y la Serra del Sit

La reunión de la Junta convocó a cerca de cuarenta personas en la Casa de la Cultura de Castalla. El asunto de las carreras deportivas y en concreto el “Ultratrail FalcoCid 17 cumbres de Petrer” figuraba como uno de los puntos de debate del día.

Entre otros, y presidido el encuentro por Ana Campos, estaban el Jefe del Servicio de Gestión de Espacios Naturales Protegidos, José Antonio Hernández; el técnico de gestión del Paisaje Protegido, Salvador F. Palop; el investigador medioambiental y profesor en la Universidad de Alicante, Carlos Martín Cantarino; representantes de la Federación Valenciana de Deportes de Montaña y Escalada y de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, así como del presidente de la Unión Local de Cazadores, José Ramón Colomer; el alcalde de Castalla, Antoni Bernabeu; así como concejales y técnicos de los ayuntamientos de Tibi, Petrer y Agost, y asimismo representantes de la Agencia Valenciana de Turismo, de los propietarios afectados por el recorrido, de varias asociaciones vinculadas a la montaña (como Cuentamontes) y por supuesto de los organizadores de la carrera (junto a la asociación Falco), el Centro Excursionista de Petrer, con su presidente Vicente Verdú y Manuel Ricote como director técnico de la carrera a la cabeza de su comitiva.

Una reunión muy importante para el futuro de la carrera pues, aunque la aprobación del trazado y autorización para su realización recae en la Conselleria de Justicia, la Conselleria de Medio Ambiente va a emitir informe al respecto, y algunos de los responsables de la misma estuvieron en la reunión. Y no olvidemos al resto de implicados: el representante de los propietarios anunció que varios de ellos reiteraban que desde la organización no se habían dirigido a ellos y que se habían enterado por las redes sociales o la prensa, y que formalmente emitirían escritos formales de no autorización, como ha sucedido esta semana (cuyas fincas abarcarían sumados cerca de un cuarto del espacio del Paisaje Protegido, y sin duda muchas sendas señaladas en el track de la carrera presentado por los organizadores). Igualmente, quisieron remarcar que “no se trata de no dejar pasar a un grupo de personas por una finca a ver algo en concreto o a pasear, algo para lo que nunca hemos tenido problema, sino de permitir el paso de una actividad lucrativa con cientos de participantes”.

Además, y sobre este punto, los técnicos presentes recordaron el procedimiento, por el cual no son los propietarios los que tienen que presentar sus negativas oficiales activamente, sino que son los organizadores los que tienen que presentar ante las autoridades las autorizaciones de paso de los mismos.

Igualmente, los representantes de los cazadores, que velan varios cotos por donde también pasaría la carrera, se mostraron contrarios a su cesión para la disputa de la prueba. Mostraron asimismo su disgusto por la carencia de contactos previos con la organización y sobre esta repetida queja, el alcalde de Castalla, Antonio Bernabeu, dijo explícitamente en la reunión que “no se había informado en su ayuntamiento”.

En cuanto a los criterios ambientales, la presidenta de la Junta del Paisaje Protegido, Ana Campos, también licenciada en Ciencias Ambientales y Antropología, responde a esta publicación indicando que sus respuestas refieren el sentir generalizado de los presentes, y enmarcando un debate que no sólo afecta a esta carrera en concreto, sino al uso público que se le quiere dar a un espacio protegido.

“Hay una preocupación que se extiende en toda la red de espacios naturales, referida a la intensificación de las competiciones deportivas, no solamente carreras de tipo pedestre, también las de bicicletas. Lo cierto es que la naturaleza se ha convertido hoy en día en el nuevo escenario de ocio, lo de “deporte” hasta lo pongo en comillas, pues esto muchas veces tiene que ver más con los nuevos modelos de disfrute de la sociedad”, comienza Ana Campos. “Por eso, en primer lugar, ya se señalizó un recorrido para pruebas deportivas, ratificado por la Dirección Territorial hace apenas tres años, trazado que abandona la carrera por cierto en varios puntos”.

“Y ateniéndonos rigurosamente a ese trazado”, ilustra Ana, “todavía habría otros criterios que considerar, como el muy importante de las aves”. La zona es especialmente valiosa por la concentración de rapaces, y se encontrarán en un momento de vulnerabilidad crítica, en plena nidificación, en la fecha de la carrera. La propia normativa ZEPA estipula que no pueden causarse perturbaciones en esta época a las aves, debiendo desplazarse cualquier actividad en el terreno a al menos 500 metros de distancia del nido. En su recorrido actual, la carrera pasaría a menos de 300 metros de nidos de águila real (Aquila chrysaetos), que cuenta con dos parejas nidificantes en el territorio; de águila culebrera (Cirqaetus gallicus), que también que cuenta con un par de nidos documentados; otro nido de águila perdicera (Aquila fasciata); dos nidos de gavilanes (Accipiter nisus), otro de azor (Accipiter gentilis), cinco nidos de halcones.

aguila real Paisaje Protegido Maigmo Cid

Águila real saliendo de un nido en el Paisaje Protegido (fotografía de Néstor Rico)

“Simplemente, no es la fecha. A cualquier persona con un poco de contacto con la naturaleza no se le ocurre meter en la primavera rabiosa alicantina una carrera nocturna. Nuestras primaveras son más adelantadas, no es lo mismo que el interior de Castellón, o la serranía valenciana. Y por la noche, donde se amplifican los perjuicios a la fauna…”, prosigue la ambientóloga y presidenta de la Junta del Paisaje Protegido, que se muestra tajante. “Y al final, siempre me permito recordar que se trata de eso, de paisaje protegido. Pro-te-gi-do. Y no olvidemos que la figura de protección se establece preservar su fauna y flora, sus recursos geológicos y patrimoniales, etc. Lo que debe primar, por encima de todo y en todo momento, es asegurarse unas determinadas condiciones medioambientales, unas garantías para la biodiversidad, que esta carrera no reúne”.

Erosionabilidad y densidad poblacional

Esto lleva a otro tema muy importante también esgrimido en la reunión: la erosionabilidad del paisaje. “La cartografía proporcionada por la Generalitat muestra que no sólo estamos en una de las zonas de más alta erosionabilidad de la Comunidad, sino de hasta incluso del país. Cualquiera que conozca las zonas de terreno margoso calizos y los yesos comprende que el pateo de 500 corredores, más los voluntarios, más espectadores, etc., ya es motivo para cuestionarse si este es el lugar para este tipo de eventos deportivos”. La presidenta (también presidenta del Observatorio del Vinalopó) pone como ejemplo la senda norte, la cuesta tradicional del Cid, donde ciertamente se puede comprobar hasta qué punto ha impactado la acción humana en su configuración, y los escasos éxitos que han tenido las tareas de repoblación para proteger a los pueblos circundantes de los efectos de la terrible erosión. Simplemente no hay donde agarrar.

Ana Campos introduce nuevos hechos en su argumentación: “El Paisaje Protegido está enclavado entre el triángulo Elda-Petrer, Elche-Aspe-Novelda y Alicante capital. Hablamos de una de las zonas con mayor densidad poblacional de la Península Ibérica y que ya realiza un gran uso del espacio, digamos que ya en el límite de su capacidad de carga. Por no hablar de que somos el farolillo rojo de la desertificación”.

Sobre este asunto de la capacidad de carga (presencia humana simultánea sin causar alteraciones) recordó los recientes ejemplos de otros entornos naturales cercanos. “Mira lo que ha pasado en Mariola, donde han tenido que cortar por lo sano, o en las Lagunas de La Mata… No creo que en este paisaje acabemos como en el Peñón de Ifach, con un contador de personas, pero vamos hacia eso, porque cada vez que declaramos algo protegido lo convertimos en foco mediático… Otro ejemplo es la Cueva Tallada del Montgó y así te puedo poner muchos ejemplos. Yo ya estoy en contra de que se declaren los espacios protegidos, pues esta figura en vez de resultar un condicionante para su descarte o para su control turístico, al estar protegido para preservar su frágil ecosistema, pues es lo contrario y lo hace más atractivo para un turismo que puede incrementarse en decenas de miles de un año para otro, y sé de lo que hablo”.

Todavía no está resuelto el uso público del paisaje, “pese a mi insistencia en abordarlo con las autoridades”, y que clarificaría aspectos como este, de cupo, itinerarios y fechas de competiciones deportivas en todo el Espacio Protegido Sierra Maimgó-Cid. “En mi opinión, y esto sí es mi estricta opinión, si unimos la tremenda presión de uso público que ya hay en la zona, su incuestionable gran valía ambiental y la altísima erosionabilidad del paisaje, digo yo que la administración deberá ser muy pero que muy riguroso y cuidadosa con los cupos. Es más, es una obligación de la administración ponerle un marco estrecho y someter a vigilancia a estos procesos globales de mercantilización de las montañas”.

En este punto, Campos sostiene que mostró en la reunión “documentos de la Federación Madrileña de Montañismo, redactados por los propios montañeros donde reconocen que con todo esto se ha generado una actividad mercantil. Esos documentos también recogían que habría que excluir la primavera siempre, en todo caso una fecha más adecuada sería a finales de verano”.

No se quieren prohibir las carreras

No obstante, en la Junta los responsables de la Conselleria sí dejaron claro que “en ningún caso”, y lo reiteraron mucho, “se trata de prohibir las carreras y competiciones deportivas”. De hecho, parece que finalmente se va a afrontar esta cuestión con la creación de una comisión para el uso público con miembros de la Junta de Protección para establecer qué parámetros y qué competiciones deportivas se van a autorizar en el Paisaje Protegido, buscando aquellas que tengan algún tipo de componente tradicional o ya se hayan realizado. Y una vez que ya se haya establecido ese límite, marcar fechas y trazados fijos”.

Más allá de los aspectos legales (como propiedad privada), a los criterios medioambientales (e incluso éticos) se le pueden oponer otros de naturaleza turística y comercial. Por toda la geografía nacional, hay carreras masivas en montaña que cuentan con el apoyo de Diputaciones, Ayuntamientos y hasta Juntas de Comunidad. En otros casos, carreras incluso más grandes y con más gente involucrada se han echado abajo por objeciones menores a las que afronta la carrera del “Ultratrail 17 cumbres Petrer”. También se ha dado el caso de carreras que se han realizado a las bravas, sin ningún permiso, incluso con miembros de la Guardia Civil y del Seprona en su salida, superados simplemente por la fuerza del número de sus participantes.

Varias administraciones tienen que posicionarse y no deja de haber cierta confusión sobre su postura. Por ejemplo, el caso del ayuntamiento de Petrer. Sabemos que el departamento técnico de Medio Ambiente emitirá informe negativo si abandona el trazado homologado o no tiene permiso de los propietarios, pero sin embargo la carrera ha recibido patrocinio local y aparece apoyada incluso en la página web oficial. Por otra parte, la presidenta de la Junta de Participación del Paisaje Protegido, Ana Campos, ha denunciado ante el medio petreraldia.com que la alcaldesa de la localidad, Irene Navarro, no se quiso reunir con ella. “Como presidenta, pedí reunión formal con la alcaldesa ya en diciembre y no me la dieron.

El futuro

¿Qué sucederá en este caso? Con el trazado actual, parece difícil poder sortearse la negativa de los propietarios y de los cotos, y sin entrar más en ello, el verdadero meollo se encuentra en qué criterio se impondrá en la administración. Se espera que se pronuncien las autoridades políticas de los tres pueblos implicados (Petrer, Castalla y Tibi) así como la Conselleria de Medio Ambiente y la Conselleria de Justicia y Espectáculos. ¿Se impondrá el criterio medioambiental, de protección y conservación de nuestros bienes naturales?

Antes que una cancelación (opción siempre presente aunque aparatosa por el volumen de venta y gente involucrada), se podría cambiar el recorrido para que pasase casi en exclusiva por terreno público (o por privado con servidumbre de paso), lo que implicaría muchas más pistas y caminos con mucho menos atractivo para los corredores. Con una institución de la longevidad e implantación del Centro Excursionista de Petrer detrás de la organización del evento, la tercera opción, tirar hacia delante sin ningún autorización, casi que la daríamos por descartada.

 

Fuente: petreraldia.com

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: