cat monografia

La sociedad pública de gestión ambiental del gobierno vasco, Ihobe, ha publicado recientemente un documento que recoge y describe cada uno de los 36 proyectos empresariales realizados en el marco de la convocatoria 2014-2016 del Programa de Ayudas de Economía Circular, convocada por el mismo organismo.

En las convocatorias de los años 2014, 2015 y 2016, de “Proyectos Demostración en Economía Circular”, se han apoyado 36 proyectos de diferentes características. Los proyectos desarrollados se han valorado en función de su grado de transferibilidad al resto del tejido industrial, de la intensidad de la colaboración con empresas de la cadena de valor, del grado de innovación y de la relevancia de la colaboración pública, a fin de que, más allá de la financiación, la solución demostrada se establezca en el mercado.

En cuanto a los resultados obtenidos en las citadas convocatorias se pueden resumir de la siguiente manera:

  • En cuanto al grado de transferibilidad, sólo un 25% de los proyectos van dirigidos a demostrar soluciones particulares de una empresa, sin apenas potencial de replicación. Sin embargo, la colaboración de diferentes empresas de la cadena de valor en los proyectos, una característica necesaria en proyectos de economía circular, es elevada en un 39% de los casos y media en un 61%.
  • El grado de desarrollo e innovación de los proyectos, planteado como “nivel de madurez de la tecnología” o “Technology Readiness Level” (TRL), se concentra en valores altos de madurez (TRL 7-8) en un 44%, seguido de otro grupo de madurez intermedio alto en un 56% (RL 5-6).

El documento Iniciativas empresariales de economía circular en el País Vasco ha conseguido extraer conclusiones muy interesantes como por ejemplo que los proyectos con demostración contribuyen a facilitar el acceso al mercado de las soluciones desarrolladas, o que los proyectos requieren de la colaboración público-privada para lograr sus objetivos. También se han podido ver que muchas soluciones de reciclaje no se encuentran en la propia cadena de valor o sector y que la recuperación de productos y componentes, genera mayor valor añadido que la recuperación de materiales.

 

Fuente: Economía Circular.

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: