El consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Ramón Fernández- Pacheco, ha defendido las políticas climáticas andaluzas frente al cambio climático y como impulso hacia la transición energética y lo ha hecho en la apertura de las III ‘Jornadas de intercambio de experiencias: Acción Climática y Energética’ que en Sevilla reúnen, de la mano del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, a administraciones y entidades privadas de cuatro comunidades autónomas.

Acompañado por el viceconsejero, Sergio Arjona, la directora general técnica de la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Rafaela Artacho, el director general de Política Forestal y Biodiversidad, Giuseppe Aloisio, y la directora general de Sostenibilidad y Cambio Climático, María López Sanchís, el consejero ha puesto el acento en lo adecuado de encuentros como el que se celebra en Sevilla de cara a poner sobre la mesa diferentes experiencias que, a nivel autonómico, se están desarrollando frente al cambio climático, de modo que todos, entidades públicas y privadas, puedan seguir aprendiendo y avanzando hacia uno de los retos actuales más importantes.

Conscientes de que el cambio climático y la transición energética son procesos transversales y de que se trata de un fenómeno global al hay que dar soluciones globales desde lo local, la Junta de Andalucía se ha mostrado particularmente activa en el desarrollo de políticas climáticas dada la vulnerabilidad del territorio a potenciales efectos del cambio climático. Así lo ha señalado Fernández-Pacheco que ha recordado cómo Andalucía ha desarrollado planes y estrategias de energía y clima como el Plan Andaluz de Acción por el Clima y la Estrategia Energética de Andalucía con horizonte 2030.

Estas dos planificaciones, ha señalado el consejero, “dan un papel preponderante a las energías renovables”. Tecnologías que está previsto tengan un desarrollo significativo en Andalucía que, además, se ha marcado el reto de multiplicar por cuatro la potencia instalada en un plazo de diez años. Un reto “mayúsculo” tanto desde el punto de vista técnico como económico, ambiental y también administrativo, ha subrayado a la par que ha incidido en que conllevará importantes inversiones y un gran número de tramitaciones ambientales en tiempo limitado.

Por lo pronto, el Plan Andaluz de Acción por el Clima, ha resaltado el consejero, ofrece resultados y ya ha registrado un total de 119 actuaciones en materia de acción climática desarrolladas por todas y cada una de las consejerías de la Junta entre 2021 y 2022.

Actuaciones relativas a restauración forestal de zonas incendiadas, acciones de eficiencia energética en viviendas, hospitales y centros educativos, programas de educación y sensibilización en movilidad sostenible además de otras relacionadas con la gestión de especies exóticas invasoras o a los instrumentos para la compensación de emisiones a través de sumideros de carbono (verde y azul), entre otras muchas ejecutadas con un presupuesto de 1.783 euros.

Economía circular y revolución verde

Muchas de ellas son acciones vinculadas a la apuesta por el cambio de modelo productivo que favorecerá la Ley de Economía Circular de Andalucía (LECA) y que es la base de la revolución verde andaluza y un importante plan de reacción contra el cambio climático al apostar por acabar con el paradigma de ‘usar y tirar’ y sustituirlo por el de ‘producir, usar y reutilizar’.

Todas estas iniciativas, acciones y políticas climáticas andaluzas han quedado expuestas en el marco de estas jornadas en las que han participado comunidades autónomas como Madrid, Murcia o Extremadura, además de Andalucía, y en las que el consejero ha valorado “muy positivamente” la colaboración público-privada tanto para la organización de eventos como el que ha permitido el intercambio de iniciativas entre comunidades como para la lucha contra el cambio climático y el cambio de modelo productivo.