Los equipos de educación ambiental ocupan un papel fundamental en la concienciación de la ciudadanía sobre la importancia de separar los residuos en origen, el primer paso para poder ser tratados y, posteriormente, valorizados. 

Por ello, el Consorcio Valencia Interior (CVI) ha organizado el primer encuentro de educación ambiental en las instalaciones de Caudete de las Fuentes, donde los equipos procedentes de las comarcas consorciadas han conocido el proceso completo de tratamiento de residuos, así como las infraestructuras con las que cuenta este complejo.

Así, al acto asistieron los equipos de educación ambiental que llevan a cabo su tarea en los municipios y mancomunidades del CVI, así como invitados procedentes del resto de la provincia de Valencia.

A lo largo de la mañana, los asistentes han podido comprobar el funcionamiento de la nave de triaje, en las que se recuperan diversos tipos de plásticos, metales, cartón y vidrio, a través de un cribado manual por parte de los operarios de la planta y, seguidamente, de un proceso de separación mecanizado. Además, en esta zona de la planta se recupera la materia orgánica, que posteriormente se traslada a los túneles de compostaje, donde se induce una fermentación acelerada que higieniza el residuo.

A continuación, el grupo se ha dirigido a la nave de afino, en la que esta materia orgánica pasa un nuevo cribado que recupera pequeños envases de plástico ligero, cápsulas de café o fragmentos de vidrio. Al final del proceso, se obtiene el compost que sirve de abono para los viñedos de la zona y otros cultivos.

Asimismo, los equipos ambientales también han podido conocer de primera mano el proceso de gestión de los lixiviados que el CVI logra transformarlos en agua limpia mediante un proceso de tratamiento y depuración.

Prescriptores en la reducción

La jornada ha servido también para resolver dudas por parte de los profesionales y generar debate alrededor de la cuestión de los residuos. Así, las personas asistentes han señalado que el encuentro ha resultado “muy interesante y útil” para poder trasladar a la ciudadanía “la necesidad no solo de separar correctamente los residuos, también de reducirlos”. “Necesitamos fomentar la economía circular, dejar de consumir sin control y, sobre todo, no comprar productos con un ciclo de vida tan corto, ya que esto tiene una repercusión directa en nuestro entorno”, aseguraban. “Es muy importante que las educadoras y los educadores ambientales seamos conscientes del camino que siguen los residuos y cuántos de ellos acaban depositados en un vertedero. Tener presente todo esto es la mejor forma de sensibilizar”, han concluido.

 

Fuente: Consorcio Valencia Interior