El sistema de las etiquetas energéticas surgió en 1995, pero solo para algunos electrodomésticos como el frigorífico, el congelador, lavavajillas y las lavadoras. Con el paso del tiempo esta etiqueta se fue implementando en otros productos como televisiones, hornos, etc. Actualmente el etiquetado energético es obligatorio y está regulado por la Directiva 92/75 / CEE de la Unión Europea .

El formato de la etiqueta se ha transformado a lo largo de los años, en un principio la escala iba de A a G. Sin embargo, hubo que implementar categorías superiores y que los electrodomésticos eran muy eficientes. Esta escala quedó obsoleta, por lo que aparecieron las categorías A + + + +, A + +, A + y desaparecieron las categorías inferiores E, F y G. Los símbolos + significaban la máxima eficiencia, mientras que las letras E, F y G indicaban una menor eficiencia. El cambio de esta escala confundió al público general, ya que el valor A, el cual era la máxima eficiencia había pasado a ser un producto regular.

Debido a esto la Comisión Europea decretó un nuevo reescalado, lo que significaba la desaparición de los símbolos + y la vuelta a la escala de la A a la G. Este nuevo etiquetado ha entrado en vigor el pasado 1 de marzo de 2021, pero solo para algunos electrodomésticos, las demás etiquetas se irán añadiendo hasta 2030.

La revisión se está introduciendo por etapas, desde el 1 de marzo de 2021, la nueva escala se aplica a: Frigorífico, Congeladores, Aparatos de almacenamiento de vino, Lavavajillas, Lavadora, Lavadoras-secadoras combinadas y Pantallas electrónicas.

Las nuevas etiquetas se implantarán cuando entren en vigor los pertinentes. Se espera la introducción de estos grupos de productos a partir del 2022, para productos como secadoras, aspiradoras, calentadores de agua, etc.

Con los requisitos revisados ​​los métodos de prueba y cálculo han cambiado, lo que significa que los valores de las etiquetas energéticas reescaladas pueden desviarse. Sin embargo, el electrodoméstico es el mismo y los cambios similares son los mismos para todos los productos dentro de esa categoría de electrodoméstico.

Información de las etiquetas

Todos los electrodomésticos llevan una etiqueta que indica la eficiencia energética , además del consumo de agua y el nivel de presión sonora . Cuanto más eficiente es un producto menor consumo y por tanto un mayor ahorro de electricidad.

 

Fuente: Vida Sostenible