La flexibilidad en el consumo energético por parte del sector industrial contribuye a conseguir un ahorro en la factura de la electricidad. Esa es la principal conclusión del estudio realizado entre octubre de 2016 y marzo de 2017 en SCM Fonderie, la fundición del Grupo SCM, corporación industrial dedicada a diseñar, producir y distribuir maquinaria, componentes industriales y piezas de fundición de hierro. Dicha flexibilidad en el consumo energético permitiría obtener una reducción cercana al 17% en el gasto de su horno de inducción. El estudio se encuadra dentro del proyecto IndustRE, financiado por la Comisión Europea, y en el que participa el Instituto Europeo del Cobre.

Según explica Diego García, Director de la Oficina en España del Instituto Europeo del Cobre, “muchas industrias no son conscientes del potencial de flexibilidad del proceso desde la óptica del consumo de energía ni de los beneficios económicos asociados. A partir de la experiencia en SCM, IndustRE ha desarrollado una metodología fácil de usar que, en cuestión de horas, permite estimar dichos ahorros con bastante precisión y que resultaría de gran utilidad para otras industrias de elevado consumo eléctrico”.

En el caso concreto de la fundición del Grupo SCM, la flexibilidad se logra adecuando los horarios de consumo de energía del horno con los momentos del día en los que el precio de la electricidad es menor. La flexibilidad del consumo energético no afecta al normal funcionamiento de las instalaciones, ya que siempre se mantiene la temperatura dentro del rango requerido.

El estudio que se ha realizado en esta compañía es extrapolable a otros sectores electro-intensivos, tales como la industria química, la metalúrgica, la papelera, el tratamiento de aguas o el almacenamiento frigorífico. Estos sectores representan el 10% del consumo total de electricidad en Europa y podrían beneficiarse de los resultados del proyecto IndustRE.

El Proyecto IndustRE constituye un punto de encuentro entre la industria electro-intensiva y el sector de las energías renovables. El principal objetivo del proyecto es identificar modelos de negocio que permitan explotar el potencial de flexibilidad del sector industrial, reduciendo así sus costes, y a la vez facilitando la integración de energías renovables en la red. Para ello, el consorcio cuenta con representantes del sector industrial (SCM Group, Instituto Europeo del Cobre), del sector renovable (Società Energie Rinnovabili), expertos en mercado y redes eléctricas (IIT- Universidad Pontificia de Comillas, Imperial College London), expertos en procesos industriales (VITO), juristas (BBH) y un coordinador general (WIP).

El Instituto Europeo del Cobre (European Copper Institute - ECI), fundado en Reino Unido en 1996 y con sede central en Bruselas desde 1998, surge de la asociación entre las principales compañías mineras del mundo, las empresas fundidoras y semitransformadoras - representadas por la International Copper Association -, y la industria europea del cobre. ECI también forma parte de Copper Alliance, una red internacional de asociaciones patrocinada por la industria del cobre, cuya misión común es ayudar a desarrollar y defender los mercados del cobre, en base a sus excelentes características técnicas y a su contribución a una mejor calidad de vida.

 

Contacto de prensa: Asesores de Relaciones Públicas y Comunicación, Pilar Pascual, 915774554, ppascual@comunicacionrrpp.es.