Reciclar aluminio para un futuro mejor. Éste es el fin que mueve a Grupo Baux que contiene la sostenibilidad en el ADN de su estrategia de negocio. Así, la compañía, líder en su sector, se ha convertido en una de las tres empresas de la Comunitat Valenciana en obtener la certificación RS10 de AENOR, una herramienta de referencia en la gestión de responsabilidad social que impulsa las mejores prácticas y recomendaciones a nivel internacional en la materia.

La compañía, en palabras de la vicepresidenta de Recursos Humanos y responsable de Sostenibilidad de Grupo Baux, Arantxa Suñer, “lleva la sostenibilidad en sus genes”. “La composición de nuestros productos está certificada como 99,5% reciclada, trabajamos bajo el modelo de economía circular y reciclamos importantes cantidades de aluminio, de ahí que la huella de carbono de nuestros productos sea la más baja del sector en Europa”, explica.

Así, esta certificación por parte de AENOR en base al estándar IQNet SR10 verifica la coherencia de la estrategia de la compañía y le brinda un instrumento que le permite progresar en esta línea y, al mismo tiempo, hacer partícipes de sus avances a todos los grupos de interés de mayor impacto en su negocio: trabajadores, proveedores, clientes, administraciones y otras entidades.

Tenemos el convencimiento de que la sostenibilidad, la responsabilidad social y la buena gobernanza son claves para el progreso de la sociedad y el futuro de las nuevas generaciones. Por ello, queremos ser parte de ello, ser un referente en el sector y actuar como agentes de cambio en materia de sostenibilidad y responsabilidad social”, añade la responsable de Sostenibilidad de Grupo Baux en este punto.

La sostenibilidad empresarial ya no es meramente accesoria

“La sostenibilidad ha dejado de ser algo accesorio para las empresas”, destaca la directora de Ética Sostenibilidad, Sabrina Femenía. “No podemos quedarnos atrás en un contexto como el actual, donde entidades financieras, iersores y administraciones ya han empezado a incluir esta información en sus evaluaciones y ratings, lo que afecta, y en algunos casos condiciona, la financiación e inversión”, explica Femenía al respecto.

Y es que Ética Sostenibilidad ha caminado junto a Grupo Baux en este proceso de cambio desde los primeros pasos. “Para nosotros, acompañar a una empresa como Baux en este camino hacia su transformación empresarial sostenible ha sido muy gratificante. La obtención de esta certificación respalda la calidad y coherencia del trabajo realizado que cuenta ya con unas bases muy sólidas y, sin duda, habrá que seguir manteniendo y desarrollando”, señala la de directora de la consultora.

Un sistema de gestión eficazmente probado

Este reconocimiento por parte de una entidad independiente como AENOR pone en
evidencia el compromiso público de Grupo Baux con la implantación de una herramienta que supone un abordaje integral de los aspectos más relevantes de sostenibilidad, tanto económicos, ambientales, sociales como de buen gobierno, y de las relaciones con los grupos de interés, que permite reducir riesgos e identificar oportunidades.

La eficacia y robustez del Sistema de Gestión Integrado de Calidad, Medioambiente y Seguridad de la compañía ya se había constatado a través de anteriores certificaciones como la ISO 9001, ISO 14001 e ISO 45000. En este sentido, se han revisado y actualizado diversos procedimientos conforme a la nueva norma RS10IQNet. La puesta en marcha del Canal Interno de Quejas, el Protocolo de Acoso laboral, Sexual o por razón de Género y el nuevo Código Ético son algunos de los ejemplos más destacados.

La política anticorrupción, la política retributiva o la política de compras son otras nuevas medidas de gran impacto que Grupo Baux ha implementado. Asimismo, el grupo industrial ha creado un mecanismo para establecer la matriz de materialidad, detectar los principales grupos de interés en el negocio e implementar herramientas que faciliten la comunicación con ellos.

 

Contacto de prensa: Amparo Cervantes 607 67 31 85