cat monografia

El portal Climate Home News ha filtrado el borrador del informe que está elaborando el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), una de las piezas clave durante la COP24, que se celebrará en Katowice en noviembre de este año. Según el informe, limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC (en 2100) requerirá una rápida y profunda reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Incluso superando de forma temporal este nivel, las emisiones establecidas para 2030 bajo el Acuerdo de París son superiores a los escenarios compatibles con el horizonte de 1,5ºC”.

informe IPCC Katowice

Este informe debe dar respuesta a tres preguntas:

1. ¿Cuáles serán las diferentes consecuencias de limitar el incremento de la temperatura a 1,5ºC o a 2ºC?

El informe detecta que alcanzar los 2ºC conllevaría un importante aumento en la intensidad de las consecuencias del cambio climático. El informe señala que ya se han observado importantes cambios en temperaturas y precipitaciones al comparar el periodo de 1991-2010 con el periodo de 1960-1979, cuando se ha experimentado un aumento de 0,5ºC de la temperatura media global. En muchas regiones planetarias este incremento podría ser hasta tres veces mayor.

Entre las principales consecuencias de no ser capaces de limitar el calentamiento global a 1,5ºC y quedarse por debajo de los 2ºC cabe destacar un 10 % más de días con temperaturas extremas, un 25 % más de ecosistemas que se verán forzados a desplazarse a latitudes o altitudes más frías o un incremento del 50% del estrés hídrico a nivel mundial. La desaparición del hielo ártico en septiembre se dará con una alta probabilidad en el horizonte de 1,5ºC. En ese mismo horizonte ya se establece la desaparición de grandes cantidades de corales en las barreras marinas o el desplazamiento de 100 millones de personas. Unas consecuencias que son especialmente relevantes en el área mediterránea, donde el estrés hídrico tendrá mayores consecuencias.

2. ¿Qué medidas habría que tomar para alcanzar esa limitación a 1,5ºC?

Este informe afirma que “limitar el calentamiento global a 1,5ºC (en 2100) requerirá una rápida y profunda reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Incluso si se supera temporalmente ese nivel […] las emisiones establecidas para 2030 bajo el Acuerdo de París son superiores a los escenarios compatibles con el horizonte de 1,5ºC”.

Para no alcanzar ese horizonte, el informe identifica varios presupuestos de carbono, es decir, la cantidad de emisiones máximas que se podrán producir durante todo el siglo 21. Para ello, se basa en dos hipótesis: alcanzar un pico máximo en 1,5ºC, o bien la superación momentánea de esa temperatura para con posterioridad reducir las emisiones acumuladas.

La ausencia de datos en el que debería ser el horizonte a alcanzar implica que ya no nos encontramos en disposición de alcanzar ese horizonte. El informe señala además la imposibilidad de dilatar aún más la toma de medidas efectivas, ya que si se siguen manteniendo niveles superiores a 2015 en los próximos 12 años este presupuesto sería inalcanzable. Alcanzar este objetivo requiere una rápida descarbonización de la economía.

Unos esfuerzos que no deben quedar supeditados a tecnologías de almacenamiento y captura de carbono, que como el propio informe señala se encuentran en un estado de inmadurez y presentan enormes problemas económicos, sociales y ambientales. Señala además como gran parte de estas medidas incrementarían las presiones sobre la biomasa, poniendo en riesgo la provisión de recursos hídricos y alimentarios.

Unos esfuerzos que no deben quedar supeditados a opciones de geoingeniería como las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono, ya que gran parte de estas necesidades se debe a la falta de medidas ambiciosas. El informe avisa además de que otras opciones de geoingeniería como las técnicas basadas en el manejo de la radiación solar presentan problemas de madurez tecnológica y de límites de conocimiento en cuanto a las bases físicas de los procesos. Mantienen que, aún superando esas limitaciones, sus implicaciones económicas, sociales y de gobernanza hacen que no sea factible.

La transición energética se está dando rápidamente en algunos sectores como el eléctrico. Sin embargo en otros sectores intensivos como la industria y el transporte internacional es muy lento. Para no sobrepasar el 1,5ºC un tercio de la energía deberá ser renovable en 2030, dos tercios en 2050 y alcanzar 0 en 2060. Así, debe dejarse de usar el carbón con la mayor brevedad posible y en un ritmo no inferior a un 4-5% anual, además de experimentar descensos en el consumo total de energía de al menos un 40 % en el sector del transporte, un 22 % en la edificación, un 28 % en la industria.

3. ¿Qué implicaciones tendría sobre la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

La relación entre el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es una de las piezas clave de este informe que en primer lugar señala cómo las asimetrías del poder limitan los derechos, valores y prioridades de la población más vulnerable.

La enorme relación entre la lucha contra el cambio climático y los Objetivos para el Desarrollo Sostenible hace que evitar el calentamiento global cumpla un doble objetivo: evitar mayores pérdidas de trabajo y recursos así como desarrollar bajo los pilares de la equidad y la ética una rápida transformación social. Prueba de ello es que las trayectorias con importantes reducciones del consumo final de energía tienen importantes efectos positivos en los indicadores de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible.

 

Fuente: Climate Home NewsEcologistas en Acción

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: