monografia

Los ciudadanos utilizamos una gran cantidad de agua para beber, cocinar y lavar, pero utilizamos todavía más en la producción de bienes tales como alimentos, papel, prendas de algodón, etc. La huella hídrica es un indicador de uso de agua que tiene en cuenta tanto el uso directo como indirecto por parte de un consumidor o productor. La huella hídrica de un individuo, comunidad o comercio se define como el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o comunidad así como los producidos por los comercios.

 

 "El interés por la huella hídrica se origina en el reconocimiento de que los impactos humanos en los sistemas hídricos pueden estar relacionados, en ultima instancia, al consumo humano y que temas como la escasez o contaminación del agua pueden ser mejor entendidos y gestionados considerando la producción y cadenas de distribución en su totalidad" señala el Catedrático Arjen Y. Hoekstra, creador del concepto de la huella hídrica y director científico de la "Red de la Huella Hídrica". "Los problemas hídricos están a menudo íntimamente relacionados con la estructura de la economía mundial. Muchos países han externalizado significativamente su huella hídrica al importar bienes de otros lugares donde requieren un alto contenido de agua para su producción. Este hecho genera una importante presión en los recursos hídricos en las regiones exportadoras, donde muy a menudo existe una carencia de mecanismos para una buena gobernanza y conservación de los recursos hídricos. No solo los gobiernos sino que también los consumidores, comercios y la sociedad en general pueden jugar un papel importante para alcanzar una mejor gestión de los recursos hídricos."

En la página web Waterfootprint.org encontramos una amplia base de datos en cuanto a consumo hídrico de los productos y bienes que utilizamos, haciendo una especial distinción entre aguas de "diferentes colores":

  • Agua Azul: son los recursos hídricos dulces superficiales y subterráneos, en otras palabras, el agua en los lagos de agua dulce, ríos y acuíferos.
  • Agua verde: es la precipitación que cae a tierra y no se escapa en escorrentía superficial o recarga las aguas subterráneas, sino que temporalmente se queda en la parte superior del suelo o la vegetación. Esta parte de la precipitación se evapora o transpira a través de las plantas. El agua verde puede ser productiva para el crecimiento del cultivo, aunque no todo el agua verde puede ser absorbido por los cultivos, ya que siempre existirá una evaporación del suelo y porque no todas las épocas del año o áreas son adecuadas para el crecimiento del cultivo.
  • Aguas grises: la huella de aguas grises de un producto es un indicador de la contaminación de agua dulce que puede estar asociado con la producción de un producto a lo largo de su cadena de suministro. Se define como el volumen de agua dulce que se requiere para asimilar la carga de contaminantes basadas en las concentraciones de fondo naturales y las normas ambientales existentes de calidad del agua. Se calcula como el volumen de agua que se requiere para diluir los contaminantes hasta tal punto que la calidad del agua se mantiene por encima de las acordadas normas de calidad del agua.

Además incluye una galería de productos que hace referencia gráfica al tipo de agua que consume cada producto, por ejemplo una taza de té o una manzana, acompañado de las publicaciones científicas de referencia.

Por último y no por ello menos importante, mención especial debe recibir la calculadora de huella hídrica individual que los creadores de este concepto ponen a nuestra disposición.

Todo esto y mucha más información podemos encontrar en Waterfootprint.org (información en inglés).

 
Boletín Novedades Ambientales