Estás en Ciencias Ambientales España, ¿Conoces Ciencias Ambientales México ciencias ambientales mexico?

PREOCUPA EL MEDIO AMBIENTE SI NO AFECTA AL BOLSILLO
Los españoles, ecologistas 'de boquilla'

Elmundo.es 25/07/2006

MADRID.- Los españoles se muestran cada vez más preocupados con el medio ambiente, una sensibilización que, sin embargo, no se ve reflejada a la hora de tener que asumir cualquier tipo de coste adicional. Según un informe elaborado por la Fundación BBVA, los ciudadanos rechazan un posible aumento de precios o tener que pagar más impuestos para defender el planeta y sus recursos.



Así se desprende del primer 'Estudio sobre medio ambiente en España', realizado por la Fundación basándose en una encuesta a más de 4.000 españoles, y que recoge los problemas medioambientales que más preocupan a los españoles.


La principal conclusión es demoledora: por el momento, el ecologismo de la sociedad española se mueve en un plano declarativo y no se plasma con claridad en acciones concretas. Apenas el 2% de la población pertenece a alguna asociación de protección de la naturaleza o de los animales.

Los incendios forestales, la contaminación en todas sus formas y causas, la escasez de agua dulce, el cambio climático y las centrales nucleares son las cuestiones que los españoles señalan como más problemáticas dentro de un contexto de preocupación generalizada sobre el estado del medio ambiente. Sin embargo, uno de cada dos españoles no ha oído hablar del Protocolo de Kioto.

Si algo queda reflejado en el estudio es que una cosa es la preocupación por el medio ambiente y otras distinta es lo que los españoles están dispuestos a hacer para protegerlo. En materia de agua, por ejemplo, el informe deja claro un rechazo frontal a tomar medidas como aumentar el precio del agua. Sí se muestran más favorables a que se construyan más presas o pantanos, a desalinizar el agua o trasvasar agua de un río a otro.

Pagar precios más altos para conservar el medio ambiente es una opción que rechazan totalmente el 44,3% de los ciudadanos. Hacerlo vía impuestos lo descartan el 48%.

En materias concretas como las gasolinas, los españoles preferirían restricciones al uso del coche que aumentar los impuestos de los carburantes. También elegirían las restricciones de agua a pagar más por la que consumen.

Buenas prácticas
Entre las pautas que los ciudadanos más ponen en práctica destacan el cuidado y ahorro en el consumo de agua y electricidad, más por cuestiones económicas de reducción de facturas que por conciencia medioambiental.

Cuando las conductas implican mayor nivel de exigencia el éxito no es tan elevado, solo está más extendida la práctica del reciclaje. Comprar electrodomésticos de bajo consumo, envases reciclados, limitar el uso del coche o comprar alimentos orgánicos, es una opción muy aislada. Lo que sí demuestra la encuesta es que estas prácticas están más extendidas entre la población con mayores estudios.

El 60% cree que dentro de 20 años la situación del medio ambiente en el conjunto de la Tierra habrá empeorado. Según los autores del estudio, esto demuestra un pesimismo que, sin embargo, no se convierte en fatalismo, ya que la mayoría cree que el deterioro del planeta es todavía reversible. También tienen claro como afrontarlo: cambiando nuestro modo y estilo de vida.

Sobre quién es el culpable de la mayoría de los problemas que hoy en día afectan al Planeta, el estudio deja claro que los ciudadanos son conscientes de que la mano del hombre está detrás de muchos de ellos, por ejemplo de la extinción de especies.

Sobre esta cuestión, el estudio señala la propuesta de los españoles de crear más espacios naturales protegidos, limitar la superficie urbanizada, mantener las especies en peligro en zoológicos o prohibir la caza de animales. Otra de las preocupaciones que muestran los encuestados se refiere al fenómeno del cambio climático y sus consecuencias, si bien hay un 2% que ni siquiera conoce el proceso. De los que sí lo conocen, el 80% reconoce además que es un proceso provocado por la actividad humana.

Preguntados por el origen de la energía que se consume en España, apenas un 37% acierta a responder que la que más se consume proviene principalmente del petróleo. Sí tienen mucho más claro que la eólica, y sobre todo la energía solar, son las fuentes más económicas y las que menos perjudican al medio ambiente y a la salud.

Por ello, cerca de la mitad de los españoles (48,8%) recomiendan al Gobierno que apueste por la energía solar, seguida de la eólica (18,1%) y la hidráulica (9,9%). La energía nuclear se queda en el último puesto en la tabla de preferencias con unos efectos a largo plazo que no son percibidos con claridad por la opinión pública.


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: