La Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), asociación sin ánimo de lucro que engloba a profesionales, empresas y expertos en el campo de la eficiencia energética en la edificación, incide en que es crucial construir edificios energéticamente eficientes que protejan el medio ambiente y minimicen o incluso anulen sus emisiones de CO2.

El día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el próximo 5 de junio, nos hace recordar una vez más que el parque inmobiliario consume aproximadamente el 40% de la energía final y suponen un 36% de las emisiones de gases en Europa. De ahí que el Parlamento Europeo haya dado su visto bueno a la revisión de la Directiva Europea sobre Eficiencia Energética en Edificios con la inclusión de normas más estrictas, reforzando así su compromiso de alcanzar la neutralidad climática en 2050, objetivo último del Pacto Verde Europeo.

Todos los ciudadanos estamos experimentando, precisamente en estos últimos meses, cómo de forma, cada vez más recurrente, se suceden periodos de sequía acuciante y de inundaciones. Los veranos son cada vez más extremos y la biodiversidad cada vez está más debilitada. No podemos seguir mirando hacia otro lado y debemos proteger el Medio Ambiente. Cada uno de los sectores implicados debemos poner de nuestra parte.

En este sentido, la Asociación destaca que el estándar Passivhaus puede reducir hasta un 90% la demanda de energía de los edificios y evitar así la emisión de grandes cantidades de CO2 . Al obtener esta certificación energética, la más exigente que existe a nivel mundial, se consiguen edificios resilientes, con un consumo casi nulo, que alcanzan la máxima eficiencia energética y que cuidan la salud del planeta y de las personas.

Arturo Andrés Jiménez, presidente de la Plataforma Passivhaus, insiste, “en nuestra labor por concienciar y divulgar sobre la construcción eficiente bajo el estándar Passivhaus, queremos incidir- aún más por el Día Mundial del Medio Ambiente- en que es fundamental construir de manera eficiente bajo los estándares más exigentes. Además, en estos momentos, apostar por la rehabilitación es clave y nuestra máxima es que el estándar Passivhaus se convierta en el modelo a seguir a la hora de rehabilitar una vivienda y transformarla en una edificación sostenible”.

Aprovechemos el momento en el que estamos para demandar a las administraciones su implicación al máximo con el fin de transformar el parque inmobiliario español. Sin duda, éste debería estar a la altura de las exigencias del planeta”.

La presencia de edificaciones Passivhaus en España cada vez es mayor. Según los
datos disponibles de la Asociación, actualmente hay más de 281.514m2 certificados Passivhaus en España repartidos en 250 proyectos. Además, las previsiones para los próximos 2 años es que se alcancen más de 380.000m2 en unos 352 proyectos, según datos recogidos por la asociación. 

Estos más de 280.000m2 certificados dejan de consumir 9.875.511,12 kWh al año y evitan la emisión de 1.877.698,38 kg de CO2eq, equivalente a lo que absorben 187.769,84 árboles, o igual a 12,451 parques del retiro.

El ahorro que supone construir Passivhaus

Construir edificios Passivhaus es más barato que construir edificios convencionales puesto que la sobreinversión inicial necesaria -que está estimada entre el 3% y el 10% en función del tipo de proyecto- se recupera en los primeros años de uso del edificio debido a los grandes ahorros energéticos que se obtienen, contando a partir de entonces con un ahorro constante y resultando en un edificio mucho más económico al final de su vida útil.

Para ponerlo en magnitud, el gasto de climatización de estos edificios, referido al consumo energético y antes de impuestos, se sitúa en torno a 1,5€ por m2 al año, es decir que para una vivienda de 100 m2 ronda los 150€ al año.

 

Contacto de prensa: Andrea Rodríguez-Miñón 670 407 397