Huelva se convertirá en el mayor polo de generación eléctrica con biomasa del país, ya que recibirá la inversión de 87 millones de euros para construir allí una planta de 40 MW de esa tecnología. La empresa Ence se adjudicó a finales del pasado 2015, la primera subasta de ayudas para nuevas instalaciones renovables organizada por el Gobierno.

Imagen de Oregon Department of Forestry, bajo licencia CC BY 2.0

Ence pensaba ubicarla originalmente en Pontevedra pero no podría estar operando antes del plazo límite fijado por las reglas de la citada subasta, marzo de 2020. La compañía ya dispone de otras dos plantas de biomasa en Huelva, con 50 MW y 41 MW, y obtendrá ventajas de ello: por un lado, aprovechará varias infraestructuras industriales ya construidas, como las de evacuación de energía a las redes eléctricas o las de recepción y acumulación de biomasa; y por otro lado, al igual que las otros dos centrales, la nueva planta consumirá recursos de origen agrícola, con lo que podrá aprovechar los mismos equipos especializados en comprársela a los agricultores de la zona.

El plan de negocio de la empresa es que el proyecto tenga todos los permisos en julio, que las obras puedan empezar en octubre y que esté terminado durante el segundo semestre de 2019. El crecimiento en biomasa es uno de los pilares de los planes de Ence, que ya es el primer generador eléctrico del país con esta renovable. En diciembre adquirió dos plantas a Endesa, con 16 MW cada una, dispone de otra instalación de 20 MW en Mérida y cuando esté lista la central de Huelva su capacidad ascenderá a 183 MW. También está buscando oportunidades de inversión en la tecnología en el extranjero, especialmente en Colombia e India.

 

Fuente: modificado de Retema.