La Sepi ha dado el visto bueno para la construcción del primer gran almacén en superficie de mercurio de España, a construir en Almadén, Ciudad Real, por la empresa estatal Minas de Almadén y Arrayanes (Mayasa). El proyecto puede convertir a la sociedad en un referente mundial en el tratamiento y estabilización de metales tóxicos y peligrosos.

La nueva Planta de Estabilización de Mercurio, que es como se llamará el complejo, empezará a funcionar a finales de 2018 y tendrá una capacidad de 317 toneladas al año. Se construirá en una comarca deprimida, de modo que ayudará a reactivar la economía local.

La Comisión Europea prohíbe la exportación de mercurio desde 2011 y este mismo año se redactó el Reglamento UE 2017/852 sobre el mercurio, que pretende que el uso de este metal y sus compuestos en los procesos de fabricación se elimine por completo de forma gradual. Es en este punto en el que Mayasa puede abrir una nueva línea de negocio. La empresa ha desarrollado una técnica novedosa en Europa que solidifica el mercurio y que procura una elevada capacidad de almacenamiento, de hasta 2.300 toneladas.

Fuentes cercanas a la empresa indican que varias compañías ya se han puesto en contacto con Mayasa interesadas por su tecnología. El nuevo salto cualitativo la sitúa en la primera línea de su sector en Europa, en competencia directa con otras tres compañías, que son la alemana Remodis, la suiza Batrec y alemana Econ.

La conocida como industria cloro-álcali, dejará 5.700 toneladas de este metal en Europa en busca de tratamiento. De ellas, 1.200 proceden de España. El proyecto será uno de los grandes retos del nuevo presidente de Mayasa, Isidro Javier Zapata Romero, designado a finales de septiembre.

 

Fuente: modificado de Expansión.