Estás en Ciencias Ambientales España, ¿Conoces Ciencias Ambientales México ciencias ambientales mexico?

Tags: Granada
noticias_medioambiente

Cada cierto tiempo, el amianto salta a los medios de comunicación: residuos contaminantes, denuncias de los sindicatos, indemnizaciones millonarias por enfermedades profesionales... Una investigación realizada en Granada ha encontrado una forma sencilla de localizar dónde está el amianto 'invisible'. Adelardo Mora, licenciado en Ciencias Ambientales, realizó ese estudio como proyecto de fin de curso para el Master en Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad de Granada.

Sin ir más lejos, en el mes de junio se celebró en Sevilla un juicio en el que 26 trabajadores de la fábrica de Uralita o sus familiares reclamaron ser indemnizados por las enfermedades laborales derivadas de su exposición al amianto. Sin embargo, poca gente sabe hasta qué punto está presente en nuestra vida ese grupo de minerales. Muchos, incluso, viven rodeados sin saberlo. También conocido como asbesto, durante siglos fue considerado un elemento de gran valor para diversas industrias por su dureza, sus propiedades aislantes y su resistencia al calor, las llamas y la corrosión química. Es abundante en la naturaleza y fácil de extraer. Desde 2002 su comercialización está prohibida por su potencial cancerígeno.

La 'invisibilidad' de la mayor parte del amianto se debe a que uno de sus usos más importantes se ha desarrollado en el mundo de la construcción y, en concreto, en piezas y morteros destinados a la estructura de los edificios. De ahí que no pueda verse... hasta que el inmueble en cuestión se reforma o se demuele.

El origen de la investigación de Mora fue un catálogo de la empresa Uralita de los años cincuenta en el que se ofrecía una gran variedad de productos realizados con ese mineral, desde cubiertas y tejados hasta tuberías, canalones, persianas y elementos decorativos. Le llamó la atención que el uso del amianto pasara de ser obligatorio en la legislación de la construcción en los años setenta y ochenta a ser, primero, sospechoso de causar miles de muertes por cáncer y, finalmente, prohibido. El problema es que en ese intervalo se construyeron millones de edificios en España, pero no existe un catálogo de casas 'envenenadas'.

 

Vuelo americano

Al joven investigador se le ocurrió que un modo sencillo y muy visual de localizar los edificios 'sospechosos' consiste en comparar fotografías aéreas. Y ahí está la famosa ortofotografía del 'vuelo americano': el Ejército estadounidense realizó entre 1956 y 1957 más de 59.000 fotografías desde aviones, que ofrecen una visión desconocida de España, antes del 'boom' urbanístico de los sesenta. En Granada, basta superponer ambas imágenes para descubrir que barrios enteros se levantaron en aquellas décadas en las que el amianto era obligatorio en la edificación: toda la zona del Camino de Ronda y Alhamar, el Zaidín, Jardín de la Reina...

La intención de Adelardo Mora y del director del proyecto, el profesor de la UGRJosé Millán, no es alarmar a la población sino, simplemente, advertir a la gente de que, cuando vaya a realizar reformas en su casa, ha de tener presente el riesgo de que algunos materiales resulten tóxicos. Hace ya años que los trabajadores de la construcción deben utilizar estrictas medidas de seguridad cuando manipulan amianto, por ejemplo, en la demolición de un inmueble. «Es obligatorio encapsular la zona, sellarlo todo mientras dura el trabajo, utilizar guantes y mascarillas especiales...», explica Mora. Los escombros deben recibir un tratamientos especial por parte de empresas cualificadas.

El profesor Millán es el comisario del pabellón Cultura de la Prevención del Parque de las Ciencias de Granada, donde se exhibe un documental de la cadena británica ITV que removió conciencias en 1982: el vídeo muestra a una moribunda Alice Jefferson, una mujer que a los 17 años trabajó durante nueve meses en la planta de amianto de Cape Insulation's Acre Mill. Murió con 47 años.

 

Fuente

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: