cat noticias

La Universidad de Vic ha obtenido su primera patente para el proceso de producción de un bioestimulante a partir de un microorganismo no peligroso que hace crecer los vegetales hasta un 30%. La autoría de la patente es de la profesora de Biociencias Marta Cullell y de los ex estudiantes Verónica Mosquera, de Biotecnología, y Rubén Hidalgo, de Ciencias Ambientales.

Mosquera e Hidalgo desarrollaron el proyecto en el marco de sus Trabajos Finales de Grado (TFG), en cuya elaboración crearon un bioestimulante que se obtiene del proceso patentado y que se aplica a la tierra a través del agua de riego y aumenta el crecimiento de las plantas en porcentajes que pueden llegar al 30% en algunos casos.

Según ha explicado Mosquera, "este efecto se consigue gracias a la simbiosis que se establece entre la raíz de la planta y la bacteria que se adhiere, que se proporcionan respectivamente nutrientes que de otro modo no obtendrían o que obtendrían en menor cantidad".

Según los investigadores, el valor diferencial de la patente reside en la ventaja económica y ecológica que representa la utilización de residuos biológicos industriales en el proceso de elaboración del bioestimulante.

"El producto obtenido a partir de este proceso consigue muy buenos resultados en la aplicación en el campo, pero, además, es beneficioso para el medio ambiente porque da salida a residuos que no serían recuperables", ha detallado Mosquera.

La idea inicial del proyecto que ha derivado en la patente la tuvieron los entonces estudiantes en el marco de la asignatura optativa de Biotecnología y Ciencias Ambientales, y la profundizaron a través del Startup Programme de la Unidad de Emprendimiento de la UVic-UCC, que durante ocho meses les acompañó y asesoró en el desarrollo de su plan de negocio.

Su proyecto, además, fue el finalista de la UVic-UCC en la Competición Interuniversitaria de Emprendedores Start-Up del mismo programa, celebrada en Madrid, donde obtuvo el premio a la viabilidad del proyecto.

Mosquera se ha centrado en el desarrollo del producto y de su medio de cultivo en el laboratorio, mientras que Hidalgo, junto con otro estudiante que formaba parte del mismo trabajo, asumió las pruebas de eficacia en el campo. Al finalizar el TFG, alumnos y profesora iniciaron los trámites para patentar el resultado obtenido bajo el paraguas de la UVic-UCC.

Una vez conseguida la patente, la universidad lo ha licenciado a la empresa biotecnológica Ecobium Biotech S.L, impulsada por los dos ex estudiantes. Actualmente es la única empresa en Cataluña dedicada al desarrollo y comercialización de productos innovadores que actúen como bioestimulantes y biofertilizantes agrícolas, y sustenta sus productos en el proceso patentado del que Mosquera e Hidalgo son copropietarios.

"De momento nos hemos centrado en el uso de los productos en los que hemos invertido más tiempo y recursos de I+D+i, mejorando el proceso. Seguimos investigando para sacar al mercado nuevos productos, perfeccionar técnicas y poder cubrir todas las necesidades de nuestros clientes", ha dicho Mosquera. La empresa lanzó su primer producto al mercado en septiembre, y cuenta con cuatro gamas, dirigidas a cultivos hortícolas, plantas ornamentales, en cantera y semillas y césped.

El vicerrector de Investigación y Profesorado de la UVic, Jordi Villà, ha destacado que esta primera patente "es el fruto de la apuesta de la universidad por una investigación de excelencia y por una transferencia de conocimiento real y bien enfocada a las empresas y a la sociedad en general. Hemos abierto una nueva vía de colaboración tecnológica con el territorio".

 

Fuente: EcoDiario.

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: