Una ingeniería española desarrolla un sistema para evitar que los residuos sólidos lleguen a ríos y mares

Unos tubos de malla que se integran en los colectores de aguas residuales, de bajo coste y fácil instalación, y que actúan de contención de residuos sólidos para evitar que lleguen al río o al mar. Ésta es la gran apuesta ambiental de TecnoConverting Engineering, una ingeniería española que ya está probando el sistema en algunas ciudades y ha podido hacer cálculos según los primeros resultados: en cada colector, estas mallas pueden llegar a contener aproximadamente entre 3 y 5 toneladas anuales de residuos.

5fc7845855fb5 malles buides

Los municipios cuentan con una red secundaria de desagüe que se utiliza en caso de lluvias abundantes, cuando el circuito habitual de alcantarillado no puede absorber el volumen de agua. En este caso, el agua se desvía por esta red de seguridad para evitar que rebose e inunde la vía pública pero el exceso de caudal llega a desembocar sin haber sido filtrado.

Tecno-Grabber es el nombre del sistema que está impulsando TecnoConverting y que aporta una solución muy sencilla a este gran problema de los residuos que llegan a ríos y mares. En estos colectores de seguridad se sitúan unas mallas de contención que retienen los residuos sólidos pero dejan pasar el agua. Con las primeras pruebas que se han hecho, se calcula que en cada punto donde se instala este sistema, y teniendo en cuenta la media de episodios de lluvias fuertes, se pueden llegar a contener entre 3 y 5 toneladas de plásticos y otros residuos cada año.

5fc78458d37ca malles plenes

En una prueba piloto en la ciudad de Sabadell, cada malla ha atrapado más de 100 kg de residuos que se han acumulado después de 3 episodios de lluvias. En total, durante un año se han recogido más de 2,7 toneladas de residuos y se ha evitado que llegaran al río. En Tarragona, otro municipio que ya ha instalado Tecno-Grabber, se espera que se retengan unas 5,5 toneladas anuales de residuos. En el caso de una ciudad de tamaño medio puede haber entre 150 y 200 puntos al alcantarillado susceptibles de actuar con este sistema, con lo cual se calcula que el ahorro de residuos podría ser de entre 500 y 1.000 toneladas anuales en un solo municipio.

Las mallas son de fácil instalación, a un precio muy asequible frente a otros sistemas alternativos y que hasta ahora se han mostrado menos efectivos, y se pueden reutilizar varias veces. Tecno-Grabber está fabricado en un material plástico de elevada resistencia, una malla trenzada, en forma de tubo de 2 metros de largo, capaz de soportar gran cantidad de material sin romperse. Habitualmente el sistema se puede instalar en pocas horas y queda totalmente operativo para funcionar en el primer episodio de lluvias que se produzca. La instalación está dimensionada para que consiga retener el mayor volumen de sólidos sin provocar atascos de agua.

 
boletin sobre

Colaboramos con: