¿Compites por un puesto? Gana la medalla

compites puestoTienes la oportunidad de conseguir un puesto mejor, sin embargo, hay un inconveniente: hay alguien que quiere el mismo puesto y competirá contigo. Prepárate, es hora de demostrar de qué estás hecho.

Antes de empezar, es importante aclarar que el tipo de “competencia” que se hablará en este artículo, se refiere a la capacidad de competir de forma sana; sin rivalidades negativas, envidias ni odio. Sabemos que es difícil competir sin ningún tipo de sentimiento negativo hacia tu “rival”, sin embargo, eso te dará armas para sentirte mejor, concentrarte en ti mismo y obtener una victoria limpia.

Mente de atleta

Es importante que te mentalices de la misma manera en la que lo hace un atleta: en ganar.

Estos son los 4 pasos para hacerlo:

  1. Fija el objetivo: El cual, es conseguir el puesto. Mentaliza tu estrategia, los recursos y los pequeños objetivos que tendrás que alcanzar antes de llegar a la meta final.
  2. Autoconfianza: No conseguirás nada si no crees en ti mismo.
  3. Disciplina: La constancia y el verdadero compromiso a lograr lo que quieres es la clave principal
  4. Mente positiva: Habrá obstáculos y momentos en que creerás que no puedes; lo importante es mantener los pensamientos positivos.

Saca tus mejores “armas”

El mejor parámetro que puedes tener eres tú mismo. Analiza tus propios recursos y los logros que has tenido en tu trabajo.

Sé honesto, ¿tienes la experiencia? ¿Te darías el puesto a ti mismo? ¿Qué características de ti mismo mejorarías? Es momento de sacar tus mejores cartas.

Elimina la envidia y negatividad

Trata de compararte lo menos posible con tu “rival”. A veces es inevitable, sin embargo, concéntrate en no generar sentimientos de envidia, odio o superioridad.

Tus jefes notarán tu “mala vibra” y esto puede perjudicarte a la hora del resultado final.

Gana (o pierde) con dignidad

La competencia puede ser dura y tus compañeros pueden llevarte cierta ventaja, sin embargo, debes probar que quieres y mereces el puesto.

Si lo obtienes, felicidades, has demostrado tus capacidades y experiencia para nuevas responsabilidades. ¡Disfrútalo!

 

Competir no siempre se trata de ganar, sino de aprender, mejorar y conocerte a ti mismo.

¡Éxito y ve por el puesto!

 

Fuente: Blog OCCMundial