Casi un millón de mexicanos se beneficiaran directamente o indirectamente de una donación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), para México, del Proyecto de Conservación de Cuencas Costeras en el Contexto del Cambio Climático.

El proyecto trabajará directamente con las comunidades más pobres y marginadas que habitan dentro o en los alrededores de áreas Naturales Protegidas (ANPs), sobre todo en los estados de Veracruz, Tabasco, Chiapas, Hidalgo, Puebla y Campeche, entre otros.

Los beneficiarios directos serán los ejidos, los pueblos indígenas y los residentes y propietarios individuales; alrededor de 100.000 personas, que recibirán Pagos por Servicios Ambientales (PES, según siglas en inglés). Otras 800.000 personas se beneficiarán de manera indirecta como miembros de las familias que reciben PES o por ser residentes de las comunidades adyacentes que se beneficiarán económicamente dentro de dos áreas marinas protegidas.

"El proyecto representa una iniciativa interinstitucional de cooperación financiera y técnica que busca fortalecer la organización social en torno a la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos asegurando el manejo integrado de cuencas costeras que drenan en el Golfo de México y de California", aseguró Luis Fueyo Mac Donald, Comisionado Nacional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

"De manera primordial, identifica la necesidad de vincular el manejo de las áreas naturales protegidas con una planeación a escala de paisaje, asegurando así la integridad y funcionalidad de los ecosistemas, comunidades y sistemas productivos en un contexto de cambio climático", agregó.

El proyecto pretende conservar los ecosistemas de cuencas costeras prioritarias por su importancia global en biodiversidad y resguardarlas de los impactos del cambio climático. Para ello se enfocará en preservar la biodiversidad, la resiliencia al cambio climático y la sustentabilidad en el uso de suelo.

"México ha hecho importantes avances en el sector ambiental y es un líder global en sus esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático. Reconocemos su compromiso constante por un desarrollo incluyente y sustentable", dijo Gloria M. Grandolini, Directora del Banco Mundial para México y Colombia.

Esta asociación público-privada en el sector constituye un esfuerzo sin precedentes de coordinación entre cuatro instituciones con amplia experiencia en la conservación: la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C. (FMCN).

El proyecto contribuirá a crear valor social y económico a nivel local mediante la participación de las comunidades en la implementación de prácticas para mejorar la productividad de las parcelas agrícolas y forestales, y mejorar los mecanismos de monitoreo y seguimiento. Esto ayudará a reducir emisiones de carbono por la introducción de prácticas de conservación en regiones cruciales para la biodiversidad global. Se espera así que el proyecto reduzca la deforestación y promueva la conservación de la cubierta forestal de un millón de hectáreas en las zonas aledañas a las áreas protegidas.

  

Fuente