La Red emprendeverde de la Fundación Biodiversidad da a conocer, cada cierto tiempo, distintas experiencias de éxito desarrolladas por emprendedores ambientales. Para este mes nos proponen tres iniciativas de emprendimiento en entornos rurales basadas en el cultivo ecológico, como son Sel d’Aiz, Huertos de Soria y AlgaYield.

Sel d’Aiz, vino producido de forma sostenible en los valles pasiegos

En 2009 Asier Alonso y Miriam Pinto empezaron a plantar viñas en el Valle de Toranzo, en los valles pasiegos, a 500 metros de altitud. Así nacieron las Bodegas Sed d’Aiz. “Cultivamos cinco hectáreas de viña, en un sistema de gestión integrada, en un relieve contrastado y enérgico, con una naturaleza exuberante y un paisaje con fuerte personalidad, donde las condiciones para la viña son inmejorables”, explica Asier, uno de los fundadores del proyecto.

La filosofía de la empresa se resume en “intentar combinar el saber hacer tradicional con innovaciones que nos permitan obtener productos diferenciados, de alta calidad y respetuosos con el medio ambiente”. Con su apuesta por una producción sostenible el equipo de Bodegas Sel d’Aiaz, que además de Asier y Miriam integran Mariano Alonso y otros familiares y Juan, Javi y Slavi en los viñedos, Asier espera “poder disminuir de manera considerable el uso de recursos, tanto en campo como en bodega, sustituyéndolos por otros más respetuosos con el medio ambiente”.

En cuanto al valor de las iniciativas de emprendimiento rural, Asier pone el acento en que ”lo rural, la dimensión “micro”, es, a menudo, un espacio privilegiado para la experimentación y para el desarrollo de prácticas culturales innovadoras, capaces de inducir dinámicas de cambio más amplias a nivel social”.

Huertos de Soria, venta de verduras ecológicas para crear empleo en entornos rurales

Huertos de Soria es una empresa social que vende verduras y frutas ecológicas con el objetivo de crear puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión del mercado laboral”, comenta Roberto Ortega, responsable de comunicación de la iniciativa. La empresa nació en 2011 como un proyecto de economía social impulsado por la ONG Cives Mundi. Siete años después han logrado involucrar a agricultores de la provincia de Soria, “convenciéndoles de que es una buena opción apostar por la agricultura ecológica, que es una agricultura cada vez con más extensión cultivada y más reclamada por los consumidores”.

El proyecto contribuye a reactivar la economía en un entorno claramente rural. “La iniciativa pueden servir para reactivar tierras en desuso, lo que supone más actividad para los pueblos y ayuda a mantener la población”, matiza Roberto, que destaca que el mundo rural ofrece muchas más posibilidades para el emprendimiento que los entornos urbanos.

AlgaYield, producción de algas en la comarca malagueña de la Axarquía

Belén y Javier Domínguez pusieron en marcha el pasado año AlgaYield, un proyecto centrado en el cultivo de un microalga, la espirulina, que esperan poder comercializar el próximo año. “Una vez que tengamos toda nuestra espirulina en el mercado, empezaremos a estudiar y aplicar métodos de cultivo de otras especies de microalgas que pueden ser usadas en aplicaciones como la cosmética, la agricultura o la biorremediciación, siempre con el foco bien puesto en el desarrollo sostenible”, explica Belén.

La producción la realizan en la comarca malagueña de la Axarquía. “Decidimos localizarnos en el entorno rural para ser una experiencia clara de desarrollo rural ligado a la innovación, que generalmente se sitúa en polos industriales o en edificios de oficinas”, destaca esta emprendedora.

Para esta ambientóloga las ventajas de emprender en entornos rurales son muchas y más en el caso de un proyecto de emprendimiento verde. “En lo que a sostenibilidad se refiere, resulta mucho más inspirador ser coherente con el mensaje del respeto cuando se ve de primera mano cómo afecta una mala práctica sobre el medio ambiente. Y cuando se está en plena naturaleza, el verde llama al verde”, insiste.

 

 

Conoce más sobre estas experiencias de emprendedores verdes en las entrevistas a Sel d’Aiz, Huertos de Soria y AlgaYield.