Según un artículo publicado por Environmentalleader, el cambio climático y la energía verde, han sido algunos de los principales temas tratados en la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, que se celebró entre el 22 y el 25 de enero. En dicho Foro, líderes mundiales y directivos de todo el mundo, han debatido sobre cómo afectarán esas cuestiones a la economía mundial y a la productividad de las empresas, entre otros aspectos, entre lo que ha destacado los temas relativos a la economía verde.

Por una parte, según dice el artículo, El Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur junto con la consultora McKinsey & Company, han lanzado un Proyecto de colaboración, alegando que podría ayudar a las empresas a cambiar hacia una economía circular, lo que conllevaría un ahorro de 500 millones de dólares en materiales y evitaría la generación de 100 millones de toneladas métricas de residuos de forma global. Algunas compañías como Philips, Kingfisher, Veolia, DSM e Indorama, ya se han comprometido con este Proyecto.

También se ha debatido sobre los fenómenos meteorológicos extremos, que suponen actualmente la segunda mayor amenaza para las economías, según El Informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial. El artículo destaca que Christiana Figueres, la Responsable de Clima de la ONU, dijo a la agencia de noticias alemana Deutsche Welle que obviar el problema del cambio climático tendría graves consecuencias negativas sobre la economía. Sin embargo, hacerle frente supondría un motor para la economía mundial y conllevaría la creación de nuevos nichos de empleo.

Además, la empresa PWC presentó en Davos la Encuesta a Directivos 2014, en la que éstos reconocen de forma mayoritaria la importancia de calcular la huella ecológica global de las organizaciones, contemplando los aspectos económicos, fiscales, sociales y ambientales. Sin embargo, en la práctica, la mayoría de las empresas sólo consideran e informan sobre su rendimiento económico.

 

Fuente