A principios del mes de febrero la Comisión Europea adoptó la Revisión de la aplicación de la política medioambiental, un nuevo instrumento para mejorar la aplicación de esta política europea y de las normas adoptadas conjuntamente. La Comisión, junto con los Estados miembros, estudiará las causas de las deficiencias de aplicación y buscará soluciones para ellas antes de que se hagan apremiantes.

Según la Comisión, una plena aplicación de la legislación medioambiental de la UE podría ahorrar a la economía de la UE 50.000 millones de euros al año en gastos sanitarios y costes directos para el medio ambiente; de acuerdo con información del Eurobarómetro, tres de cada cuatro ciudadanos piensan que la legislación europea es necesaria para proteger el medio ambiente en su país, y cuatro de cada cinco que las instituciones europeas deben comprobar si la legislación se cumple correctamente.

Karmenu Vella, comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, ha declarado que "una aplicación fragmentaria y desigual de la legislación medioambiental no redunda en beneficio de nadie. Mejorar la forma en que se aplican las normas ambientales beneficia a los ciudadanos, las administraciones públicas y la economía. Aquí es donde entra en acción esta Revisión de la aplicación de la política medioambiental. La Comisión Europea tiene gran interés en ayudar a los Estados miembros a que la calidad del aire, la del agua y la gestión de los residuos cumplan las normas más exigentes. La Revisión que nos ocupa dispone de la información, los instrumentos y el calendario necesarios para lograrlo”.

El paquete de medidas publicadas incluye 28 informes de países que presentan los puntos fuertes y débiles, así como las posibilidades nacionales; una comunicación que resume las conclusiones políticas de los informes por países y examina las tendencias comunes en ámbitos como la calidad del aire, la gestión de los residuos y la economía circular, la calidad del agua y la protección de la naturaleza y la biodiversidad; y recomendaciones de mejora para todos los Estados miembros.

El reto de la gestión de los residuos en Europa

De acuerdo con la Revisión, en el ámbito de la gestión de los residuos, la prevención sigue siendo un reto importante para todos los Estados miembros, seis de los cuales no han logrado limitar el arrojo en vertederos de los residuos urbanos biodegradables. El pleno cumplimiento de la política de residuos de la UE de aquí a 2020 podría suponer la creación de 400.000 puestos de trabajo.

La pérdida de Biodiversidad

“A pesar de los éxitos que, a nivel local, se han logrado en el campo de la naturaleza y la biodiversidad”, señala la Comisión, “es preciso impulsar la ejecución de la legislación de la UE, como confirma el control de adecuación de la UE de las Directivas de Aves y de Hábitats. De lo contrario, la pérdida de biodiversidad seguirá siendo un hecho en la UE, poniendo en peligro la capacidad de los ecosistemas de satisfacer en el futuro las necesidades humanas”.

La calidad del aire es el principal enemigo de las ciudades europeas

En 23 de los 28 Estados miembros, las normas de calidad del aire se siguen rebasando, afectando a más de 130 ciudades de toda Europa. El transporte es una de los elementos que más problemas causa en relación con la calidad del aire. Es preciso también redoblar los esfuerzos por reducir el ruido ambiental, el segundo peor problema de medio ambiente con consecuencias sanitarias.

Infracciones en la recogida y tratamiento de ARU

En lo relativo a la calidad y la gestión del agua, la mayoría de los Estados miembros se debaten por cumplir plenamente las normas de recogida y tratamiento de las aguas residuales urbanas; trece de ellos se enfrentan a acciones legales de la UE por infracción. Las concentraciones de nitratos y los niveles de eutrofización siguen siendo un problema grave en casi todos los Estados miembros.

Nueva herramienta: Revisión de la aplicación de la política medioambiental

“Hay una serie de razones que explican estos hechos y que son comunes a varios Estados miembros: una coordinación poco eficaz entre los distintos niveles administrativos, una capacidad insuficiente y falta de información”, indica la Comisión en su Revisión. Al lanzamiento del nuevo instrumento de Revisión de la aplicación de la política medioambiental seguirán conversaciones con cada uno de los Estados miembros, la puesta en marcha de un instrumento horizontal que permita a los Estados miembros asistirse mutuamente a través de sus experiencias, y debates políticos en el Consejo de Medio Ambiente.

 

Revisión de la aplicación de la política medioambiental de la UE: retos comunes y cómo combinar los esfuerzos para obtener mejores resultados.

Fuente: Fundación para la Economía Circular.