El zoo tinerfeño Loro Parque ha conseguido un nuevo logro conservacionista, y esta vez, por partida doble. Con la satisfacción que supone el trabajo bien hecho, el equipo de profesionales de AquaViva ha conseguido reproducir por primera vez en España a una especie de medusa muy delicada cuyos tentáculos llegan a medir hasta 2 metros: la medusa Chrysaora colorata. A este éxito se une también la reciente reproducción de la medusa amakusa (Sanderia malayensis) por primera vez en el parque.

Chrysaora colorata es una hermosa medusa de las cuales 5 individuos se encuentran actualmente a la vista del público en la exhibición y 4 permanecen en proceso de crecimiento en la cuarentena. La cría de esta especie se considera un éxito sin precedentes dado que es una especie complicada de reproducir porque el pólipo es más delicado que en otras medusas; una vez que se obtienen los bebés (éfiras) el pólipo se degrada. Su hábitat se encuentra en el Estado de Washington y Sur de California, y su campana (umbrella) puede alcanzar un tamaño de 150 a 700 milímetros. Su alimentación principal consiste en crustáceos pequeños, zooplancton y otras medusas.

Por otro lado, la reciente reproducción de la medusa amakusa por primera vez en Loro Parque es un hecho remarcable, ya que después de casi un año de intenso trabajo del equipo en la cría se ha conseguido que los pólipos fueran estrobilando, obteniendo pequeñas éfiras, y optimizando dietas y necesidades de calidad de agua.

Para la conservadora del acuario, Ester Alonso, “esta consecución significa para nosotros conocer más sobre el ciclo de vital de esta especie, es decir, nos interesa y es un objetivo como acuario, conocer la biología y necesidades de vida de cada especie; nuestro reto con medusas consiste en saber cuál es el factor de estrés que provoca una estrobilación donde se obtiene éfiras de forma natural asexualmente, a su vez, tener claro qué necesita la medusa para crecer, hacerse adulta y obtener nuevamente pólipos”. En este sentido, añade que “Loro Parque debe ser un punto de consulta, por lo que es importante extrapolar lo que hemos obtenido y aplicarlo”.

La Sanderia malayensis es una medusa que se extiende principalmente por el Este de China y Sur de Japón, con una alimentación que se basa en macrozooplancton, artemia nauplii, peces y medusas. Tiene una vida media de un año en un hábitat cuya temperatura oscila entre los 20 y 26 grados. La longitud de sus tentáculos presenta unas dimensiones de 40 y 100 centímetros, con una picadura muy urticante.

 

Más información: Natalya Romashko

  • +34 922 – 373 841 – Ext.: 319
  • dir.comunicacion@loroparque.com