Reducir el impacto medioambiental es un reto al que se enfrenta actualmente la sociedad. La construcción, con mucho peso en nuestro país, es uno de los sectores con más demanda energética. La entidad líder en servicios técnicos, de seguridad y certificación a nivel mundial, TÜV Rheinland, detalla las ventajas de rehabilitar una vivienda para hacerla más eficiente.

Durante los últimos años, las instituciones europeas están priorizando la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que resultan principalmente por el aumento del consumo energético en todos los sectores. En ese sentido, los edificios representan aproximadamente un 40 por ciento de la demanda energética, de ahí la importancia de obtener el mayor ahorro energético en el sector de la construcción.

Para reducir el impacto medioambiental, TÜV Rheinland, entidad líder en servicios técnicos, de seguridad y certificación a nivel mundial, explica las ventajas que supone reformar una vivienda para hacerla más sostenible:

  1. Respeto medioambiental: Un menor gasto energético se traduce en una reducción de emisiones y de la huella de carbono. Que el hogar sea eficiente es una forma de demostrar que utiliza adecuadamente los recursos energéticos que precisa la sociedad para funcionar sin agotar al planeta.

  2. Mayor durabilidad: Llevar a cabo reformas de aislamiento térmico y acústico, cambiando por ejemplo ventanas y puertas, aporta mayor seguridad frente a los desperfectos ocasionados por el paso de los años, como son las grietas, humedades, fugas de calor… Una vivienda eficiente energéticamente es de mayor calidad que otras, con lo que se mantiene en mejores condiciones durante mucho más tiempo.

  3. Ahorro económico: Las facturas del día a día, como la electricidad, gas y agua, son más bajas porque se reduce el uso de aparatos como el aire acondicionado, calefacción… De este modo, un menor gasto de energía supone un ahorro para el bolsillo.

  4. Beneficios fiscales: Los edificios construidos de manera eficiente pueden verse beneficiados con rebajas fiscales e incluso con subvenciones públicas. En ciertos municipios se han aplicado importantes reducciones en impuestos como el IBI.

  5. Aumento del valor de la vivienda: Invertir en la eficiencia energética supone atractivo tanto para futuros compradores como para arrendatarios. Rehabilitar una vivienda, mejorando por ejemplo la protección solar, modificando el acristalamiento o la carpintería y sellando las infiltraciones, termina revalorizando el hogar.

  6. Mayor confort: Los edificios eficientes hacen que sea mucho más agradable vivir en ellos, ya que la temperatura que se alcanza es más confortable para los inquilinos, menos pérdidas de calor, más homogeneidad de temperatura en todos los habitáculos, etc.

  7. Mejorar el diseño: una casa que se adapte a los cambios mediante una distribución y organización del espacio flexibles y diáfanas, que reduzcan al máximo la tabiquería ciega convencional, hará que evolucione al compás de nuestras necesidades y será más sostenible a largo plazo.

¿Cómo saber si el edifico es eficiente?

Para demostrar que un edifico es eficiente existe el certificado energético, un documento que incluye información objetiva sobre las características de la vivienda en ese aspecto. Esta evaluación la tiene que llevar a cabo un técnico o entidad independiente, como TÜV Rheinland.

Se elabora calculando el consumo energético que cada construcción u hogar necesita durante un año, en condiciones normales de funcionamiento y ocupación. A partir de ahí se le pone una nota, que va desde la A (edificio más eficiente energéticamente) hasta
la G (edificio menos eficiente energéticamente).

Según Jessica España, Business Field Manager Electrical Engineering Building Technology en TÜV Rheinland, “Cada hogar español emite de media unas 5 toneladas de CO2 al año, esto se debe a la energía consumida para vivir en una situación de confort. Poner límites al derroche generado por aislamientos deficientes, electrodomésticos antiguos y hábitos inadecuados, no es sólo una cuestión de sensibilidad medioambiental, sino también económica. Ahorrar está considerado como un sacrificio en el bienestar, pero ahora, el buen diseño y la tecnología hacen que ya no sea sinónimo de incomodidad, sino de inteligencia”.

 

Contacto de prensa: Víctor Goded 656 555 824