cat noticias

Durante las más de dos décadas de existencia, la Agencia Espacial Europea, ESA, ha compartido gran cantidad de información, imágenes y datos con científicos, empresas, medios de comunicación y público en general a través de plataformas digitales como la web y las redes sociales. Ahora una nueva política de acceso abierto a la información y los datos de la ESA facilitará un uso más amplio del material que generan, así como la redifusión de imágenes, vídeos y otros datos para el público, los medios de comunicación, el sector educativo y cualquier otra persona tratando de utilizar y construir algo sobre ellos.

ESA Proba V acceso abierto creative commons

España por Proba-V, un satélite miniaturizado de la ESA que realiza un mapa de la cubierta terrestre y de crecimiento vegetal.

La ESA lanza los subconjuntos de contenido bajo el régimen de licencias de Creative Commons IGO, más concretamente bajo Creative Commons BY-SA 3.0, que permite al usuario copiar, modificar y redistribuir en cualquier medio o formato para cualquier propósito, incluso comercial. Como es de esperar, dicho contenido requiere atribución, proveer un enlace a la licencia y usar la misma licencia en caso de redistribución. Las licencias CC IGO se han diseñado para ser utilizado por organizaciones intergubernamentales y permiten, en este caso por ejemplo, que las imágenes se utilicen en Wikipedia y su repositorio de medios Wikimedia Commons.

Otro tipo de contenido libre y abierto, como los datos del Archivo de Ciencia Planetaria de la ESA (PSA) o misiones de observación de la Tierra de la ESA, como por ejemplo, Copernicus Sentinel, Envisat, ERS or Earth Explorers están sujetos a políticas individuales que se pueden encontrar en el enlace de la fuente. Además se añadirá más contenido abierto cuando esté disponible.

Si estas pensando en usar contenido de la ESA para algún proyecto deberías leer en detalle las condiciones de uso y las preguntas frecuentes desde la web oficial de la agencia, con tal de saber lo que tienes permitido hacer o no.

 

Fuente: Open acces at ESA.

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: