Air Bubble, la primera burbuja de aire purificadora del mundo

La contaminación atmosférica se considera la mayor amenaza para la salud ambiental del mundo y, según la OMS, el 93% de los niños respiran aire contaminado cada día. Y es que, aunque los niños son los que menos contribuyen a la contaminación atmosférica, son algunos de los más vulnerables a sus efectos debido a su respiración más rápida (toman más aire en relación con su peso corporal) y por su sistema inmunológico aún en desarrollo, los niños sentirán la carga de la contaminación atmosférica a través de su salud física ahora, y durante toda su vida.

fd118b56 13d5 4959 a571 098684468bcfaugure

En un intento de concienciar sobre el devastador impacto en la salud de esta "crisis invisible" y mostrar lo que es posible, la marca experta en salud nasal Rhinomer ha diseñado Air Bubble, una arquitectura educativa única, que utiliza la biotecnología para purificar el aire.

La nariz es una de nuestras primeras líneas de defensa a la hora de filtrar las partículas contaminantes del aire que respiramos. Como líder mundial en salud nasal, Rhinomer está demostrando que una tecnología innovadora basada en la naturaleza puede ampliar la funcionalidad de nuestra nariz para "limpiar" el aire que respiran nuestros hijos en entornos urbanos contaminados.

Se ha desarrollado un proyecto piloto en Polonia, uno de los países más contaminados de Europa que ha derivado en una exitosa prueba de esta tecnología durante seis meses en la ciudad de Varsovia. Mediante el uso de microalgas para filtrar activamente y metabolizar de nuevo las partículas contaminantes y el dióxido de carbono en un entorno interactivo especialmente diseñado, la ‘Air Bubble’ Rhinomer proporcionó una reducción del 80% en los niveles de PM2,5 (partículas) de media en Varsovia, logrando niveles de calidad del aire más saludables y permitiendo a los visitantes experimentar un aire más limpio de forma atractiva.

Farhad Nadeem, Director Global de Marca de Rhinomer, comenta, "La contaminación del aire es un problema de salud mundial devastador que no hace más que empeorar, y es inaceptable que los niños soporten la carga de la misma, aunque sean los que menos contribuyen al problema. Rhinomer existe para ayudar a la gente a respirar mejor, así que con ‘Air Bubble’ queríamos que la gente supiera que es posible limpiar el aire que respiramos, al tiempo que defendemos la necesidad de que todos tomemos medidas individuales ahora, para respirar más limpio. La burbuja de aire forma parte de nuestra campaña "Acciones para respirar mejor" y ofrece una forma interactiva de enseñar a los visitantes sobre la contaminación del aire. Además, ahora mismo los escolares de todo el Reino Unido están participando en un programa de aprendizaje y control de la contaminación atmosférica. “Acciones para respirar mejor" ayuda a los niños a descubrir, mediante una "búsqueda detectivesca", la calidad del aire que respiran y las sencillas acciones cotidianas que pueden llevar a cabo, como encontrar una ruta menos contaminada para ir al colegio o simplemente lavarse la nariz, la primera línea de defensa”.

El espacio ‘Air Bubble’ se desarrolló en colaboración con ecoLogicStudio, especializado en el desarrollo de soluciones arquitectónicas escalables basadas en la naturaleza para entornos urbanos, abordando el inminente impacto del cambio climático.

El Dr. Marco Poletto, cofundador de ecoLogicStudio, añade: "El Air Bubble de Glasgow es una arquitectura biotecnológica compuesta en un 99% por aire, agua y cultivos de algas vivas, envuelta en una fina membrana de TPU transparente y 100% reciclable. Cuenta con 24 biorreactores que albergan cultivos vivos de algas Chlorella sp, que "comen" activamente las moléculas contaminantes y capturan el dióxido de carbono para liberar después oxígeno fresco y limpio. Esta burbuja de aire se alimenta principalmente de dos fuentes de energía renovables e ilimitadas: la luz del sol y el impulso instintivo de los niños de interactuar y aprender. De este modo, crea un microclima purificado, una verdadera burbuja de aire limpio.”

Rhinomer espera que, al aprovechar el poder de la ciencia de la salud, la microbiología y la arquitectura, todos nos sintamos inspirados para tomar medidas inmediatas contra el impacto sanitario de la contaminación atmosférica. Para Sarah McDonald, Vicepresidenta de Sostenibilidad de GSK Consumer Healthcare: "Como empresa de atención sanitaria al consumidor, tenemos muy claro que para que las personas estén sanas, tienen que vivir en un mundo sano. Ambas cosas están íntimamente relacionadas. La gente necesita aire limpio para respirar, agua limpia para beber, alimentos nutritivos para comer y, desgraciadamente, el cambio climático está afectando a todas esas cosas. Esperamos que “Acciones para respirar mejor” inspire a la gente y les anime a poner en práctica algunas de las acciones fáciles de adoptar que pueden ayudarles a respirar mejor”.

Además de la Air Bubble, las “Acciones para respirar mejor” de Rhinomer también pretenden crear el mayor movimiento de "jóvenes agentes del cambio", que harán un seguimiento de sus datos individuales sobre la calidad del aire mientras reciben educación sobre las pequeñas acciones diarias personales que pueden llevar a cabo para ayudar a respirar más limpio. 

 

Contacto de prensa: Miguel Angel Rodriguez

 
boletin sobre

Colegios Ambientales:

Colaboramos con: