cat noticias

La semana pasada surgió la polémica cuando el usuario conocido como TeckFire en Reddit midió el rendimiento de un iPhone 6s antes y después de reemplazarle la batería. Apoyándose en Geekbench como herramienta para medir el rendimiento de la CPU, llegó a la conclusión de que Apple ralentizaba los iPhone cuyas baterías disminuían en su capacidad. La controversia surge porque ésta y otras evidencias vendrían a demostrar la aplicación de la renombrada obsolescencia programada en los dispositivos electrónicos.

El problema de esto es que todo son conjeturas y no existe una versión oficial por parte de Apple, lo que llevó a otro tipo de análisis como el del mismo John Poole, fundador de Geekbench, quien midió el rendimiento de un iPhone 6s y un iPhone 7 donde descubrió que en iOS 10.2.1 y 11.2.0 Apple incorporó un mecanismo para bajar la frecuencia de la CPU y así evitar que el dispositivo se apagará repentinamente debido a la carga de procesos.

Apple tampoco confirmó el hallazgo del fundador de Geekbench, pero finalmente están rompiendo el silencio al mencionar que sí, los viejos iPhone disminuyen su rendimiento en medida que la batería se deteriora con el tiempo. Antes de que Apple saliera a confirmar la ralentización intencional de los iPhone, las conclusiones tanto de TeckFire como de Poole hicieron que la comunidad de usuarios soltara todo tipo de comentarios en contra de Apple, ya que prácticamente se estaba confirmando la existencia de la famosa "obsolescencia programada" que orillaba a los usuarios a adquirir un nuevo iPhone, ya que nadie había sido capaz de echarle la culpa a la batería de esta disminución en el rendimiento.

Después de esta polémica y malestar entre los usuarios, Apple salió a tratar de calmar las aguas al confirmar (de un modo muy sui generis) que dicha ralentización es real:

"Nuestro objetivo es ofrecer la mejor experiencia para nuestros usuarios, que incluye el rendimiento general y la vida útil de sus dispositivos. Las baterías de iones de litio se vuelven menos capaces de satisfacer las demandas de trabajo en bajas temperaturas, cuando tienen poca carga de batería o éstas han envejecido con el tiempo, lo que puede provocar que el dispositivo se apague inesperadamente con el objetivo de proteger sus componentes electrónicos.

El año pasado lanzamos una función para iPhone 6, iPhone 6s y iPhone SE que suaviza dichas las cargas de trabajo solo cuando es necesario, para así evitar que el dispositivo se apague inesperadamente durante estas condiciones. Ahora ampliamos esa función al iPhone 7 con iOS 11.2 y planeamos agregar soporte para otros productos en el futuro ".

Es decir, Apple disminuye la frecuencia de la CPU de aquellos iPhone con batería con cierta degradación en su capacidad, esto con el objetivo de proteger el dispositivo y sus componentes. Es por ello que cuando se le cambia la batería a uno de estos iPhone el dispositivo vuelve a aumentar su rendimiento de forma considerable. Al menos así lo demostraron las pruebas tanto de TeckFire como de Poole, incluso hay más usuarios que se han lanzado a efectuar las mismas pruebas.

Con todo esto, ahora mismo la solución para aquellos propietario de un iPhone 6, 6s, SE o 7 es reemplazar la batería, con lo que lograrán recuperar en buena medida el rendimiento del dispositivo, además de que será muchísimo más barato que cambiar de iPhone.

 

Fuente: Xataka.

 


Buscar Masters, Cursos, Congresos...